viernes, 9 de diciembre de 2011

Creaando un futuro prospero


“Jesús continuó: El reino de Dios se parece a quien esparce semilla en la tierra. Sin que éste sepa cómo, y ya sea que duerma o esté despierto, dia y noche brota y crece la semilla.”
Marcos 4:26-27

Seguramente alguna vez se preguntó qué será de usted dentro de unos años ¿No es así? Quizá soñó o se sentó a planificar su futuro. Hoy quiero contarle que existe una sola manera de obtener un buen futuro. Primero, su futuro debe estar de acuerdo con aquel que Dios ha preparado para su vida. Segundo, sólo podrá obtenerlo a través del poder de la semilla. ¿Cómo es esto? Existe una ley en lo natural e igualmente en lo espiritual por la cual se mueve el Reino de Dios: la ley de la siembra y la cosecha. En la agricultura cuando usted siembra una semilla en tierra sabe que seguramente va a cosechar una planta del mismo género al que pertenece la semilla sembrada. En lo espiritual es igual. Observe este pasaje bíblico: “ Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra; y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo.”



Todo lo que tiene que ver con nuestro futuro, tiene que ver con sembrar y cosechar. Porque si estamos sembrando las palabras correctas, palabras de amor y bendición, y actuamos sobre la palabra de Dios, nuestra cosecha va a responder a esa semilla que sembramos.  

Así que no le de lugar a equivocaciones del pasado tampoco, y no diga: “Estoy pagando la consecuencia.” Ya Cristo pagó por usted y por mí, somos libres, redimidos y canales de bendición. Y si alguna cosa no está funcionando como usted espera, cambie las semillas que está plantando y créale a Dios por algo superior, porque la bendición está destinada para usted. Ese es su futuro: de bendición y prosperidad. No existe otra cosa para los hijos de Dios. La clave para alcanzarlo es creerle a Dios y caminar en lo que él dice. Comience a sembrar cosas buenas para su futuro, verá cuán bendecido estará.

lunes, 21 de noviembre de 2011

La obediencia es un requisito para la cosecha

 
 “Si ustedes obedecen fielmente los mandamientos que hoy les doy y si aman al SEÑOR su Dios y le sirven con todo el corazón y con toda el alma, entonces él enviara la lluvia oportuna sobre su tierra, en otoño y en primavera, para que obtengan el trigo, el vino y el aceite.”
Deuteronomio 11:13-14

Lea muy bien este versículo de Deuteronomio 11. Dice que hay que obedecer cuidadosamente.  Hay que obedecer, amar y servir, y el resultado será que Dios dará la lluvia a su tiempo, la temprana y la tardía.  El fruto vendrá si hacemos esto.  El versículo dice que Dios intervendrá para traer la manifestación poderosa por causa de hacer las cosas en una forma poderosa.  Isaías dice que si oímos y quisiéremos, comeremos del bien de la tierra.  A causa de obedecerle a la Palabra de Dios viviremos las bendiciones que les pertenecen a los hijos de Dios.  Al obedecer empezamos a caminar hacia nuestro destino de cosecha. 
Ha llegado el tiempo en el cual la tierra se tiene que llenar de la gloria de Dios.  Avanzando en el conocimiento de Dios, veremos Su manifestación sobre esta tierra, proseguiremos en conocerlo, como dice Oseas 6:3.  Diga: “¡Está cerca la cosecha y viene!  ¡El fruto precioso viene a mi vida!” 
Estos versículos tienen una dirección clara para traer un crecimiento sostenido de cosecha.  Debe enfocarse en eso y traerá la manifestación a su vida.  Lo que dice Dios, lo debe practicar.  Mientras  piensa si será o no será el diezmo, el pacto, otros lo están recibiendo y disfrutando.  Mientas hay personas que piensan si es o no de Dios que tenga buenas casas, otros ya están entrando a ellas.  Usted está creando la atmósfera para que venga la intervención de Dios para su mañana.  Usted tiene la expectación de que eso va a venir y camina con paciencia hacia esa meta, que es la cosecha gloriosa para su vida.  Dios nos amó primero y lo hizo dándonos a Jesucristo, y todo lo de Él lo tenemos para que comience a manifestarse a través de nosotros.  Dios ama a todos y ese amor se ha revelado en su vida para que fluya a través de usted y se vaya manifestando el reino en todas las áreas.  Hay que amar en forma incondicional y hay que hacerlo con toda las fuerzas para que el amor de Dios se manifieste en todo.  Si usted ama a Dios le obedecerá en todo.
Comience hoy a demostrarle su amor siendo obediente a su Palabra y sirviendo ¡Su cosecha estará asegurada!

martes, 15 de noviembre de 2011

Todo lo de Dios viene en aumento para su vida

“Pues donde tengan ustedes su tesoro, allí estará también su corazon.”
Lucas 12:34

Hoy quiero mostrarle cómo es que todo lo de Dios viene en aumento para su vida. Lo vemos en el ejemplo de Zaqueo.  Dice la escritura que desde un árbol lo atrajo a Jesús.  Él tuvo una actitud que superó algo y demostró que tenía interés.  Entonces hubo alguien que lo vio.  Jesús estaba con la multitud pero lo vio, y le dijo que descendiera porque le era necesario ir a su casa.  En ese tiempo los recolectores de impuestos eran considerados personas desagradables, pero Jesús lo vio y quiso ir a su casa.
Zaqueo, no prestó atención a lo que decía la gente, sino que sembró semillas y las semillas tienen poder.  Luego de conocer personalmente a Jesús, Zaqueo prometió que iba a dar la mitad de sus bienes a los pobres y que le iba a pagar cuadruplicado a los que les debía algo.  Lo primero que hizo fue abrir sus manos para dar. Y enseguida, apareció la intervención de Jesús quien le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a tu casa.”  

La palabra salvación significa cosas importantes como salud, liberación, prosperidad, preservación, seguridad. Todo esto son cosas que no se pueden comprar con nada.  Salvación también significa que su nombre está escrito en el libro de la vida, que usted es un hijo de Dios.  Jesús no le dijo que la salvación era sólo para su vida, sino para su casa, para su familia también.  

La semilla es la oportunidad para crear su futuro.  ¿Qué hizo Zaqueo?  Decidió dónde poner su tesoro.  Porque dijo Jesús que donde está su tesoro, allí está su corazón.  Usted es sabio porque sabe que Dios no puede ser burlado y elige cada vez mejor la semilla para preparar la cosecha que va a venir,
cosecha en trabajos y negocios de excelencia.  Donde se presenta una oportunidad de sembrar la semilla, sea espiritual, emocional o financiera, seleccione semillas que van de acuerdo con Dios y su Palabra, y prepare el corazón para recibir la cosecha de bendición.

 Mas reflexiones para nuestra alma
clic al siguiente enlace:

http://ity.im/0pJMo

lunes, 7 de noviembre de 2011

¿ Preparados para la abundancia ?

Voy por el camino de la rectitud, por los senderos de la justicia, enriqueciendo a los que me aman y acresentando sus tesoros.”
Proverbios 8:20-21
Dios le va a dar mucho para que sea de bendición. El proverbio dice que tendremos heredad y él llenará nuestros tesoros. La abundancia va a correr por su vida porque la idea de Dios es que usted tenga más que suficiente, en exceso. ¿Sabe dónde se encuentra la abundancia para usted? En los depósitos divinos. Pero no están ahí para que usted los mire desde abajo como algo inalcanzable, sino que fueron preparados por Dios  para ser abiertos por usted y que se derramen las bendiciones en sobreabundancia sobre su vida acá en la tierra. Él ha hecho toda la provisión para que usted tenga esa abundancia. Fíjese que en el pacto que Él hizo lo liberó de la maldición. Así que a partir de hoy todo lo que es maldición tiene que salir de su vida y tiene que comenzar a fluir toda la bendición.  Debe estar preparado para que Dios llene sus tesoros. 
Le pregunto: ¿Se siente capacitado para recibir la abundancia?  Es importante que se haga esa pregunta. Tiene que atraer los resultados que vienen de Dios. Algunos le piden a Dios algo más allá de su capacidad para recibir y cuando no viene se acostumbran a que no venga.  Y cuando oran ya saben que la respuesta no va a venir.  Quizás el primer día que usted vino a la iglesia le pidió a Dios cosas grandes y estaba muy entusiasmado creyendo que las iba a recibir, pero después de un tiempo de no recibirlas se acostumbró más a soportar que a recibir.  La clave es que desarrolle su capacidad de recibir.  A veces hay algunos que si no se chocan contra algo no se dan cuenta que eso hay que cambiarlo para que tengan un destino de bendición.  El salmo 1 dice que por meditar en la Palabra usted va a prosperar y va a dar fruto a su tiempo, dice una verdad que la tiene que creer para usted:  “que todo lo que haga va a prosperar”. 
 
Tiene que meditar en la Palabra y ponerla por obra para luego ver los resultados.  ¿Se está formando como un árbol plantado?  ¿Está dando el fruto conforme a los planes de Dios?  ¿En cada cosa que hace está prosperando?  Porque si camina en la Palabra, todo lo que haga prosperará.  Créalo y comience hoy a caminar en esa dirección.

Oración: Padre, hoy entendí que tengo que estar preparado para recibir todo lo que tienes para mí en abundancia. Examinaré mi vida y quitaré aquello que impida que lo pueda recibir. Creeré a tu Palabra porque sé que es la Verdad. Gracias por amarme tanto. En el nombre de Jesús, amén.

clic para ingresar
 http://ity.im/0pJMo   Un blog lleno de reflexiones

lunes, 31 de octubre de 2011

Canalizando su vida hacia la fe de Dios

 “Abram creyó al SEÑOR, y el SEÑOR lo reconoció a él como justo.”Génesis 15:6 

Quizá usted ya se ha dado cuenta que a medida que se va moviendo en la voluntad de Dios, hay cosas que no tiene claras, pero que la Palabra de Dios se las viene a aclarar.  Por eso no hay que rendirse en el camino. Porque los planes de Dios son grandes y maravillosos.
A veces estamos apurados y queremos que ya esté listo lo que Dios ha dicho, pero Dios se va a ir moviendo para que las cosas se manifiesten a su tiempo y a su manera.  Mientras tanto, usted y yo tenemos que mantener nuestra confianza en el Señor. De esta manera, en el camino hacia su destino Él le va a ir diciendo: “Yo soy tu protección y seré tu recompensa, soy tu escudo.”  El Señor es quien lo va a cubrir de cualquier forma de ataque.  
Cuando usted va escuchando la Palabra y estudiando los mensajes comienza a tener una apertura a la visión de Dios, a sus planes y le  irá mostrando el camino. Ahora, lo importante es que usted lo tiene que creer. Tiene que canalizar su vida en la fe en la Palabra de Dios.

Cuando Dios le da la promesa a Abraham de un hijo y una descendencia incontable, él podía haber puesto un montón de excusas.  Él era ya muy mayor y su mujer más y encima estéril. A veces en la parte más importante de lo que estamos desarrollando con Dios, por algunos retrasos, hay personas que comienzan a poner excusas. Pero usted no se debe olvidar que Dios tiene planes con su vida hasta el último día en esta tierra. Entonces tiene que creer a todos los planes de Dios que vienen a ser revelados a su vida.  Abraham le creyó a Dios y le fue contado por justicia.  Abraham creyó que Dios era poderoso para todo lo que había prometido, aún estando en la edad que estaba y con la mujer que tenía.  Pudo haberse cansado de esa rutina y de los años que pasaban sin que nada apareciera. Pero con Dios hay que moverse hacia su destino y Abraham creyó a Dios.  

No se desespere porque lo que Dios ha prometido viene.  Si Dios está indicándole desde su interior que está caminando hacia su destino, tome fuerzas en el Señor y sepa que vienen cosas grandes para usted.  Canalice su vida hacia la fe de Dios. Usted la encontrará oyendo a diario su palabra. Fortalézcase en él y no desmaye. Dios prometió estar con usted siempre. Y él no falla. Créale y verá la bendición manifestarse en su vida y en su familia.



martes, 25 de octubre de 2011

Aplicando los principios


“Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. en este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡ anímense! Yo he venciodo al mundo”.
Juan 16:33 

Todo lo que Dios nos va dando en su Palabra es para que lo vayamos aplicando en todas las áreas de nuestra vida y para que llevemos una vida de excelencia.
En el Reino de Dios usted puede encontrar suficientes principios de sabiduría para aplicarlos con autoridad. Como resultado va a ver que puertas se abren, que caminos nuevos se iluminan y va a ir subiendo de nivel con Dios. De esta manera usted irá viendo el respaldo de Dios cuando lo hace de acuerdo o en línea con la Palabra.
 Quizá usted se pregunte ¿mientras espero que se manifiesten las cosas prometidas en la Palabra, qué debo hacer cuando aparecen contratiempos o retrasos de aquello que estoy esperando recibir?  Ahí es donde tiene la oportunidad de afirmar su fe en Dios y en la Palabra para transformar esa situación en victoria y no resignarse a una vida sin resultados.  Dios quiere que tenga resultados en todas las áreas de su vida.
Podemos encontrar en la Biblia personas que en sus vidas retrasaron algún proyecto divino, y tuvieron que estar fuertes en la fe y perseverar sabiendo que si Dios dijo que vendría ¡vendrá!  Vemos personas que al empezar a desarrollar los planes de Dios sufrieron contratiempos y aunque uno no los esté esperando, aparecen.  Pero Jesús dijo: “Confiad, yo he vencido al mundo.” Él ha vencido y nos ha provisto la victoria.  A veces son muchas las aflicciones que vive el justo, pero de todas ellas nos librará el Señor.
Algunas de esas personas permitieron que el retraso los destruyera y otros generaron grandes victorias. Los que permitieron que se les destruyera dicen: “Esto no funciona, no vienen los resultados.”  Pero si usted está firme y está creyendo en la Palabra de Dios,  aunque no vea todavía los resultados va a seguir haciendo todo a la manera de Dios, porque sabe que Dios no falla.  Usted va a producir victoria para su familia y va creando un futuro para ella. Aplique los principios y espere el tiempo correcto: ¡La cosecha va a venir a su vida!  Usted va a ver el futuro de bendición para la gloria de Dios.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Leyes espirituales


“Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche;cumple con cuidado todo lo que en él está escrito.”
Josué 1:8 

Quizá usted nunca haya escuchado estas palabras alguna vez: “leyes espirituales”. ¿A qué se refiere? Voy a explicarle un poco. La Palabra de Dios, que es la Verdad, contiene leyes espirituales. Si nosotros aceptamos las leyes espirituales de la Palabra como verdad absoluta, vamos a ver que funcionan en nuestras vidas y en los que nos rodean porque ¡Todo en el Reino de Dios funciona!  Las leyes espirituales son para ser aplicadas y respetadas, y tenemos que confiar que van a producir resultados con recompensa divina.  Toda ley es para ponerla en práctica. En todas las áreas de la vida funciona el reino de Dios y al renovar su manera de pensar va cambiando su estilo de vida. Acepte lo que viene de parte de Dios.  Usted vivirá una vida gloriosa e irá transmitiendo esas verdades. Se sentirá fuerte, lleno de sabiduría, fortalecido en el Señor, una persona triunfadora y victoriosa. 

Observe ahora una ley espiritual que Dios nos ha dado y que es la clave de todas las otras leyes espirituales, y es llamada la Ley de la meditación. Tiene que tenerla en cuenta porque todo el tiempo debe profundizar y meditar en la Palabra. Si su alma prospera, todo prosperará. Pero si permite pensamientos de duda, dejará que las mentiras del enemigo estén en su manera de pensar. Si la Palabra de Dios está en su manera de pensar, no va a aceptar esos pensamientos de duda o incredulidad y todo lo que usted haga prosperará, porque le estará dando lugar a Dios en su manera de pensar. Dios hoy le está revelando esta verdad de la ley de la meditación. Mire este ejemplo ¿Por qué fue tan importante esta ley para el pueblo de Israel?  Josué estuvo en Egipto con una manera de pensar de esclavitud y luego estuvo en el desierto por cuarenta  años, pero ahora, tenía que cambiar su manera de pensar porque iba a entrar a otro nivel y tenía que llevar a la gente a ese nivel.  Usted necesita que la verdad de Dios se vaya revelando en su vida para entrar a otro nivel. 

miércoles, 5 de octubre de 2011

Del error a la honra

Gn.38.1” Acontecio en aquel tiempo, que Juda se aparto de sus hermanos, y se fue a un varon adulamita que se llamaba Hira”, hubo un tiempo en la vida de Juda hijo de Jacob donde el se aparto de su familia, hasta ese momento siempre los hijos de Jacob habían permanecido juntos, a excepción cuando los mismos hermanos vendieron a Jose como esclavo a Egipto, ahora, ¿Cuál fue la razón por la que Juda se aparto de su familia?, Gn.37:3,11,26-28, 31-34” y amaba Israel a Jose mas que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores…..Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en esto…Entonces Juda dijo a sus hermanos: ¿Qué provecho hay en que matemos a nuestro hermano y encubramos su muerte? Venid, y vendamosle a los ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre el; porque el es nuestro hermano, nuestra propia carne. 

Y sus hermanos convinieron con el.Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a Jose de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron a Jose para Egipto….Entonces tomaron ellos la túnica de Jose, y degollaron un cabrito de las cabras, y tiñeron la túnica con la sangre; y enviaron la túnica de colores y la trajeron a su padre,…Entonces Jacob rasgo sus vestidos, y puso cilicio sobre sus lomos, y guardo luto por muchos días”. En este pasaje observamos como José hijo de Jacob fue vendido como esclavo a Egipto por la envidia de sus hermanos, Jose y Benjamin eran los hijos menores de Jacob con su amada Raquel, entonces en estos versos dice claramente que fue Judá el que propuso que vendieran a su hermano José, fue el autor intelectual, lo que quiere decir que Juda se apartó de su familia por la culpa, por el grande error cometido y que le ocasiono una gran aflicción a su padre Jacob, durante esos años de separación aparte de sus sentimientos de culpa, Judá la pasó muy mal (Gn.38), murieron dos hijos suyos, y por engaño embarazó a su nuera, pero, pasados los anos Juda volvió a su familia y hubo hambre en la tierra, entonces Israel (Jacob), envió a sus hijos exceptuando al Benjamín el menor a Egipto a comprar alimentos, y resulta que el Gobernador de Egipto era José su hermano, al cual ellos habían vendido como esclavo, cuando se le presentaron a Jose, él los reconoció pero ellos no, entonces como José era sabio los probó para ver en todos esos anos que habían transcurrido después que lo vendieron habían o no cambiado, y les dijo que se devolvieran a su tierra y que trajeran a su hermano menor Benjamín para que probaran que ellos no eran espias, y los despacho y dejó preso a Simeon, Gn.43:8-9 ”Entonces Juda dijo a Israel su padre: envía al joven conmigo, y nos levantaremos e iremos, a fin de que vivamos y no muramos nosotros, y tu, y nuestros niños. Yo te respondo por el; a mi me pediras cuenta. Si yo no te lo vuelvo a traer, y si no lo pongo delante de ti, sere para ti el culpable para siempre”, Gn.44:32-34 ”Como tu siervo salio por fiador del joven con mi padre, diciendo: si no te lo vuelvo a traer, entonces yo sere culpable ante mi padre para siempre; te ruego, por tanto, que quede ahora tu siervo en lugar del joven por siervo de mi señor, y que el joven vaya con sus hermanos. 

Porque ¿Cómo volveré yo a mi padre sin el joven? No podre por no ver el mal que sobrevendrá a mi padre ”, después de la vuelta de los hijos de Jacob de Egipto se empezó a acabar el pan, y Jacob no quería enviar a sus hijos a Egipto por temor también a perder a Benjamin su hijo menor, hijo de su amada Raquel, ya que la condición que les impuso Jose para volverles a vender pan y soltar a Simeon es que llevaran a Benjamin a Egipto, de esta manera ellos le demostrarían que no eran espias, pero esta fue la oportunidad que le dio Dios a Judá, al que había cometido el grave error de ser el autor intelectual de la venta de su hermano, acabamos de leer como Juda le dijo a su padre que dejara ir a Benjamin a Egipto porque el se iba a responsabilizar por la vida del joven, donde su padre acepto, y partieron de esta manera a comprar pan llevando consigo a Benjamin.

Al llegar a Egipto Jose vio a Benjamin y solto a Simeon, los atendio, les dio provisiones, y los despidió, pero para probarlos mando a uno de sus sirvientes que escondiera su copa de plata en el costal precisamente de Benjamin, una vez que ya iban de camino, Jose los mando a interceptar por el supuesto robo de su copa de plata, y la encontraron en el costal de Benjamin, posteriormente Jose les dijo que Benjamin por ese robo se iba a quedar como siervo en Egipto (Gn.44:17), y los demas se podían marchar, entonces Juda le dijo a Jose que el se había responsabilizado delante de su padre por la vida de hijo, y que lo dejara a el como esclavo en Egipto, ya que no podía volver y observar el dolor de su padre por la perdida de otro hijo, esto demuestra que después de años viviendo en la vergüenza, Juda prefirió ahora quedar como esclavo y no que su padre sufriera, es decir, Juda de verdad había cambiado, ya no era el hombre capaz de causarle un gran dolor a su padre, después de esto Jose se dio a conocer a sus hermanos. Esto quiere decir repito que en esos años Judá si había cambiado, el error de Judá Dios lo utilizó para tratarlo en su corazón y hacerlo una mejor persona, un intercesor, su corazón había cambiado, ya no tenia aquel corazón de piedra que no le importaba el dolor de su hermano y su padre.

Gn.46:28 “y envió Jacob a Judá delante de sí a José, para que le viniese a ver a Gosén, y llegaron a la tierra de José”, después de todo esto Jose envio a sus hermanos a buscar a sus padre Jacob y a toda la familia para que habitaran en Egipto, y de acuerdo al verso que acaban de leer, ¿a quien tomo en cuenta Jacob para que fuese delante de ellos a Jose?, efectivamente a Juda, es decir, Juda se ganó el respeto y la confianza de su padre y de sus hermanos, paso del error a la honra, ahora su padre lo tomaba en cuenta para los asuntos importantes de la familia, eso es lo que quiere Dios hacer contigo, no importa el error, el tiempo que haya transcurrido, o como te hayas sentido por años, incluso si has estado apartado o escondiéndote de tus familiares o incluso de hermanos en Cristo por la verguenza, Dios te dará una nueva oportunidad, lo primero que debes hacer es aceptar el perdón, y volverte como lo hizo Juda, que se devolvió a sus familiares, es decir, se enfrento al dolor de ver nuevamente la tristeza que le causo a su padre por la aparente muerte de su hijo Jose, una vez que Juda hizo lo correcto Dios permitio las circunstancias exactas para que el se redimiera y pasara de la vergüenza a la honra, después de aceptar el perdón de Dios debes hacer lo que es correcto de acuerdo a lo que te haya sucedido, tal vez debes devolverte a tus padres, iglesia, empleos, etc., restituir, pedir perdón, en fin estar donde Dios quiere que estes, y recuerda fue después de que nuevamente Juda regreso a su padre que Dios inicio el proceso de su restitucion.

Antes de la muerte de Jacob, este llamo a sus hijos para declararles lo que les acontecería en lo días venideros, y por favor lean solo una parte de lo que le profetizo a Juda, Gn. 49: 8-11 “Judá, te alabarán tus hermanos: Tu mano en la cerviz de tus enemigos; los hijos de tu padre se inclinarán a ti…..”. A Juda el que hizo lo malo, al que vivio por anos en verguenza su padre le profetizo nada mas y nada menos, que lo alabarian y se inclinarían ante el sus hermanos, y que iba a tener dominio sobre sus enemigos, es decir, la vida de Juda iba a ser una vida de honra, de respeto, incluso en 1Cr. 5:2, esta escrito que Juda efectivamente llego a ser el mayor sobre sus hermanos, y el príncipe de ellos, que impresionante lo que puede hacer Dios con una vida que se rinda a El sin importar su pasado, te puedo hacer la pregunta a ti que le has fallado a Dios y a mucha gente, ¿Cómo quieres terminar?, Dios te esta haciendo el llamado a que ya no te escondas y te vuelvas a El, y El te restaurara y te dara un futuro que para tu mente es imposible porque lo ves desde tu perspectiva, desde el punto de vista de tu imperfección o fracaso, pero los pensamientos que Dios tiene para ti son de bendición y no de maldición, lo que se requiere para terminar como Judá es un verdadero arrepentimiento y buscar la presencia de Dios todos los días de nuestra vida, y el Espiritu Santo te guiara a toda verdad.

Salmo 37: 5-6 “Encomienda a Jehova tu camino, y confía en El, y El hara. Exhibira tu justicia como la luz y tu derecho como el medio dia”

martes, 20 de septiembre de 2011

Procuraré Señor

Procuraré Señor, en mis momentos de angustia y amargura, recordar tu nombre y alabarlo por ponerme a prueba.

Procuraré Señor, a la hora de pedirte, tener más fe que el día anterior.


Procuraré Señor, al encontrarme en crisis, pedirte de la mejor forma la luz para encontrar la solución.


Procuraré Señor, recordar que en el desaliento, Tú eres el consuelo y el impulso para seguir viviendo en medio de injusticias y sinsabores.


Procuraré Señor, la relación en comunidad con mis semejantes.


Procuraré Señor, dar amor en vez de odio, ayudar y no hundir, tender la mano y no empujar.


Procuraré Señor, perdonar y no juzgar, la caridad y no la avaricia.


Procuraré Señor, la amistad a la enemistad, la unión y no la desunión.


Procuraré Señor, la paz y no la guerra.


Procuraré Señor, en los momentos más controversiales, tener paciencia y esperanza.


Procuraré Señor, alentar a los demás y no desalentarlos.


Procuraré Señor, ser humilde como tu hijo y aceptar con fortaleza tu voluntad. 


http://creerenjesus.blogspot.com 

jueves, 8 de septiembre de 2011

Libres para elegir

Para ubicarte un poco en el pasaje que vamos a hablar, el pueblo de Israel estaba saliendo de la esclavitud de Egipto y ya estaban en el desierto, habían cruzado el mar,habían pasado por los primero peligros, ya se habían quejado delante de Dios que después se puso enardecido por esto.
Moisés intercedió por el pueblo y el Señor detuvo su ira. Éste pueblo se había ido desde Egipto hacia la tierra prometida, junto con ellos iba el populacho.

Números 11:4 “al populacho que iba con ellos le vino un apetito voraz y también los israelitas volvieron a llorar y dijeron – quien nos dará carne, como echamos de menos el pescado que comíamos gratis en Egipto. También comíamos pepinos, melones, puerros, cebollas y ajo. Pero ahora tenemos reseca la garganta y no vemos nada que no sea este maná”.

El pueblo se quejaba porque tenían solamente maná, querían comer carnes, entonces el Señor les envía las codornices pero junto con las codornices también apareció peligro. Ellos tenían que ir a la tierra prometida y Moisés estaba en una constante charla con el Señor, estaba en contacto directo con el Dios que cumplía su sueño. Dios le dice a Moisés que envíe a su gente, príncipes de cada una de las tribus para que inspeccione e investigue la tierra donde ellos iban a estar ingresando.

Números 13:28 dice que cuando vuelven los israelitas de hacer esa inspección hay unos cuantos que dan un informe totalmente negativo. Eran diez los que dijeron que el lugar era un desastre dijeron “Pero el pueblo que habita allí es poderoso y sus ciudades son enormes y están fortificadas. También vimos allí a los hijos de Anac. Amelec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán. Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés y dijo: subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque mas podremos nosotros que ellos. Mas los varones que subieron con él dijeron: no podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. Y hablaron mal entre los hijos de Israel falsos rumores acerca de la tierra que habían explorado”.

Números 14:7, acá habla Caleb y dice “y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: la tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis.”
Mujeres que van por mas

Hay mujeres que se juegan por lo que saben que Dios les ha prometido. Son mujeres que han descubierto que antes no tenían sueños y ahora los tienen, o que los tenían pero quedaban en fantasías y no pasaba nada. No lo podían alcanzar nunca pero hoy en día descubrieron que los pueden alcanzar.
Pero también hay otras mujeres que ven el sueño pero lo ven a la distancia. Lo ven como una vaga posibilidad de que se les de el anhelo que tienen. 

Pensá que te ves haciendo en un año, para vos, para tu familia. ¿Qué te ves haciendo en tres años, respecto a tu salud, tu economía, tu familia, y en cinco años y a diez años, te ves entrando a ese sueño? ¿Te ves alcanzando ese anhelo que hay en tu corazón? ¿Hace mucho tiempo que miras el sueño desde lejos pero no lo podes alcanzar? 

Hay mujeres que sienten que están por alcanzar su sueño pero están a una distancia tal que no pueden entrar al cumplimiento de eso. Son mujeres que quizás están dando vueltas en el desierto como le pasaba al pueblo, están esperando que se desate el momento de poder entrar en ese sueño. 

El día que vos aceptaste a Jesús comenzaste una nueva vida, una nueva esperanza, una nueva manera de ver y vivir la vida. Te transformaste en una mujer con visión que quiere decir que ves. Dios nos da una visión de éxito, de abundancia. En cambio, antes solo tenías visión de muerte, escasez, desastre, esperando el día que falte la plata, el día para ponerte vieja mirando todo en forma negativa.

Pero cuando entras al Señor entras a una visión de bendición y sabes que todo lo que estás viendo a través de Dios es si y amén sobre tu vida. Si Dios te lo mostró es algo que tenes que esperar y por lo cual tenes que trabajar teniendo la seguridad de que si podes hacerlo. 

Cuando vos estás segura de que lo podes hacer, te llevas el mundo por delante, nada te detiene, tenes una pasión y ganas de ver esa familia transformada, de ver a tus hijos adorando a Dios. Pero primero tenes que verlo en tus ojos espirituales y después lo vas a ver en tus ojos naturales. Tenes que saber que lo que estas viendo en tu espíritu, lo vas a ver en lo natural también, tenes que tener esa certeza.

http://creerenjesus.blogspot.com 

martes, 30 de agosto de 2011

Un retraso no es un fracaso

Nunca vea un retraso como un fracaso, así como nunca debepensar que porque ha orado y el Señor no ha respondido, Él le ha dado un “no” rotundo. El “no” puede ser un “no” temporal, no permanente. Cuando Moisés clamó a Dios para que sanara de lepra a Miriam, el Señor inmediatamente dijo que no: no por el momento, pero ella fue sanada siete días después con el fin de seguir el patrón de la ley y enseñarle a la boquifresca hermana del profeta Moisés que evitara hacer comentarios imprudentes (consulte números 12).

¡Algunos retrasos son en realidad temporadas de preparación para sacar lo que no sirve de nosotros y para que el Señor pueda poner en nosotros su dirección! No siempre estamos listos para llevar a cabo la voluntad de Dios aunque creamos estarlo. Uno de los peligros más grandes en el ministerio es cuando un ministro, o incluso una iglesia, cree que ya lo ha alcanzado y que tiene todas las respuestas. Mientras el fruto que se encuentre en un árbol esté verde, crecerá, pero si continúa

colgado después de madurar, finalmente se pudrirá. Si nosotros mantenemos un espíritu enseñable en el proceso de movernos hacia el favor de Dios, siempre aprenderemos y pasaremos al siguiente nivel de la revelación del Reino de Dios. Si llegamos a pensar que ya lo hemos alcanzado, podemos estancarnos.

Cuando nació el hijo ilegítimo de Betsabé y David, se enfermó. David pasó los siguientes siete días con el rostro postrado en intercesión, pidiéndole a Dios que sanara al niño. El niño murió después de siete días. Dios no sanó al niño, pero aquí no termina la historia. Betsabé tuvo un segundo hijo de David, quien fue llamado Salomón, que significa “apacible” y “amado del Señor” (2 Samuel 12:24). La tristeza por la temprana muerte de un hijo fue reemplazada por el gozo del nacimiento de otro hijo. ¡Salomón se convertiría en el hombre más sabio de la Biblia y quien edificó el templo más magnífico en la historia de Israel!

No todos los caminos son rectos. Habrá baches, obstáculos y desviaciones en el viaje. Y esto se debe a que usted debe lidiar con gente mientras persigue su sueño. Siempre recuerde que la gente nunca comprende lo que usted siente de la misma manera que usted. Cuando nuestro ministerio comenzó a crecer y contraté a muchas personas maravillosas, me llevó años darme cuenta de que no sentirían la carga por el bebé (el ministerio) que yo di a luz y cuidé, de la misma manera que yo.

Una niñera puede amar al niño que cuida, pero una vez que sale de la casa, su carga o responsabilidad se termina, hasta la siguiente vez que regresa a la casa del niño. Cuando era ministro adolescente asistí a varias reuniones de ministros muchos pastores y evangelistas maravillosos de la misma denominación. Muchas veces al regresar de las largas reuniones de avivamiento (de cuatro a once semanas en una iglesia donde cientos se convertían a Cristo). Entraba al salón como un torbellino, emocionado por la bendición del Señor y los resultados espirituales. ¡Imagínese una reunión de avivamiento que había durado once semanas con más de quinientos convertidos! La mayor parte del tiempo no podía dejar de contar lo que había sucedido y la respuesta que recibía era una sonrisa y una mirada que decía: “Que bueno, vamos a hablar de otra cosa”. Parecía que los demás hermanos no estaban tan emocionados, y en realidad no lo estaban. ¡Se hubieran emocionado más si la reunión de avivamiento hubiera sido en su iglesia y no en la de alguien más!

Sucederán rápidamente:

La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar
a sus siervos las cosas que deben suceder pronto. Apocalipsis 1:1

Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el
Señor, Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado
su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben
suceder pronto. Apocalipsis 22:6

En ambos versículos la palabra “pronto” no quiere decir que sucederán en un futuro cercano (o poco tiempo después de la muerte de Juan). Ambas palabras griegas significan “rápidamente, velozmente, con rapidez”. Cristo estaba indicando que cuando venga el tiempo, estos acontecimientos comenzarán a sucederse rápidamente, uno después de otro.

Un retraso en un sueño o visión hará que la persona ejercite la paciencia al esperar que suceda el acontecimiento. En la Biblia, la fe y la paciencia son dos poderes gemelos que evitan que el espíritu del creyente se agote y se debilite mientras esperamos que la oración sea respondida o suceda lo que esperamos.

Como está escrito:

Deseamos, sin embargo, que cada uno de ustedes siga mostrando ese mismo empeño 
hasta la realización y completa de su esperanza. no sean perezosos; mas bien, imiten a 
a quienes por su fe  y paciencia heredan las promesas. Hebreos 6:11–12

Asi no pierdan la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. 
Ustedes necesitan perseverar para que después de haber cumplido la voluntad 
de Dios, reciban lo que él ha prometido  Hebreos 10:35–36
Recuerde que un retraso no es un fracaso. Ser paciente (tener mucha resistencia) 
es parte de caminar en fe. Al final sucederá lo que Dios le ha revelado; 
lo cual normalmente sucede muy rápido

sábado, 20 de agosto de 2011

La decisión está en sus manos

Decidió no volver a la iglesia. Estaba avergonzado. El escándalo que protagonizó el fin de semana, no tenía parangón en la historia de aquél conjunto residencial. Él mismo no comprendía el por qué.

Riñó con uno de sus hijos; intervino Laura, su esposa. Estalló la diferencia. Ella insistía en que era inconsciente. Se sintió herido. Reaccionó. Elevó la voz. En cuestión de segundos estaba gritando. No comprendía la razón. Ahora estaba avergonzado.

“¿A qué vuelvo a la iglesia si soy un fracaso?”, se preguntaba una y otra vez.

Su esposa, más calmada, le insistía en que regresara. Roberto no sabía qué decisión tomar. Es cierto, Dios le hacía falta en su vida; no obstante, tenía hasta vergüenza se salir del apartamento, pensando en el qué dirían sus vecinos.

¿Qué final escoge usted?

Uno de los ganadores de un importante de los realitys más famosos de Europa, el cantautor, David Bisbal, tiene un tema: “Dígale usted” que tiene dos finales en el video original. Cada quien puede escoger el de su preferencia. Uno es feliz, como si fuera en telenovela, el otro, nostálgico y triste. Pero no es el único caso. Hay muchos. Incluso hay filmes que tienen dos finales que son opcionales para el cineasta.

Pienso en estas posibilidades cuando vuelvo la mirada a lo que es mi vida y la de millares de personas. Hay dos finales y cada quien determina cuál. Uno es el final a la manera de Dios, y el otro, el que escogemos y que es producto de todo cuanto hacemos a lo largo de nuestra existencia.

Voy a ilustrar una respuesta a su interrogante, partiendo de cuatro capítulos del libro de Jueces: desde el 13 hasta el 16. Sin duda ya habrá descubierto que se trata de la historia de Sansón. Él pudo haber tenido un final de victoria, pero fue trágico, porque se distancio de su Creador y adoptó decisiones desacertadas.

Desde antes de la fundación del mundo, Dios tiene planes maravillosos para usted y para mi. Le invito a considerar la escogencia de Sansón: “Pero los israelitas volvieron a hacer lo malo a los ojos del Señor, y el Señor los entregó al poder de los filisteos durante cuarenta años. En Sorá, de la tribu de Dan, había un hombre que se llamaba Manoa. Su mujer nunca había tenido hijos, porque era estéril. Pero el ángel del Señor se le apareció y le dijo: “Tú nunca has podido tener hijos, pero ahora vas a quedar embarazada y tendrás un niño. Pero no tomes vino ni licor, ni comas nada impuro, 5 pues vas a tener un hijo al que no se le deberá cortar el cabello, porque ese niño estará consagrado a Dios como nazareo desde antes de nacer, para que sea él quien comience a librar a los israelitas del poder de los filisteos.”(Jueces 13:1-5)


Con fundamento en el texto, observe que desde antes que naciera, Dios tenía puestos los ojos en Sansón como sin duda con nosotros. Segundo, le trajo para cumplir una misión, en un tiempo en el que los israelitas estaban bajo el asedio de los filisteos. ¿Se ha preguntado cuál es su misión en esta tierra y si la está cumpliendo?

Sansón nació de una madre estéril, reafirmando un hecho y es que para Dios no hay nada imposible. Él, nuestro Supremo Hacedor sabía cuál sería el inicio de este libertador del pueblo escogido, y cual sería su fin, en caso que Él se hubiera movido en Su voluntad. No obstante, Sansón—como veremos un poco más adelante--, tomó sus propias decisiones.

El texto continúa diciendo que: “A su tiempo, la mujer tuvo un hijo, y le puso por nombre Sansón. El niño crecía y el Señor lo bendecía. Y un día en que Sansón estaba en el campamento de Dan, entre Sorá y Estaol, el espíritu del Señor comenzó a manifestarse en él.”(Jueces 13.24, 25, versión Dios habla hoy)

En su tiempo, Dios cumplió el propósito que tenía planeado desde siempre, y la madre –que era estéril—pudo concebir y conforme iba creciendo Sansón, fue lleno más y más de la presencia de Dios (versículos 24-25)

Igual con nosotros cuando nos movemos en la voluntad de Dios. Hay quienes, bajo las presiones, renuncian a su fe. Algo que ocurre a muchas personas que no quieren ser el blanco de burlas y críticas de sus congéneres. Pero ha dado un paso importante y es reconocer el error. Eso es algo esencial, base para el cambio y el crecimiento personal y espiritual.

¿Quizá cayó en esta situación? Es tiempo de volverse a Cristo. Hoy, ahora, en este momento sin dejar pasar la oportunidad. Dios lo espera con los brazos abiertos. Siempre nos ofrece una nueva oportunidad cuando hay un arrepentimiento sincero…

sábado, 6 de agosto de 2011

Sólo dando, recibimos

 No tengas miedo, entrégate sin medida para que Dios tenga espacios vacíos que pueda llenar.

Todos llevamos dentro muchas cosas valiosas que podemos compartir. Cada persona tiene virtudes y cualidades que otros necesitan y admiran. Somos como recipientes que tienen forma y propósito. Contenemos algo que es necesario dar a los demás. Por ejemplo, cuando nos duele el estómago, buscamos una medicina y abrimos el frasco para tomar lo que contiene y sentirnos mejor. Nosotros somos iguales, somos recipientes llenos de bendición para nuestras familias, nuestra pareja y nuestro trabajo. Lo vemos en el hogar, nadie es igual, siempre hay alguien que tiene un don especial que no tienen los demás. Hay un risueño, un cariñoso, un fuerte y dominante. Cada uno aporta lo que tiene para beneficio y alegría del resto. No serás de utilidad para otros, a menos que estés dispuesto a abrirte.

Si no estás dispuesto a vaciarte, si no deseas compartir con tus amigos o personas necesitadas, te estancarás y no avanzarás porque no tendrás espacio para recibir y crecer. Las personas que atesoran y no comparten, sienten que ya llegaron a la meta, se acomodan y no superan otras expectativas, ya no pasan a otro nivel porque se han estancado.

Como un garrafón de agua que nunca se usa por miedo a que se termine. El resultado será que efectivamente, siempre tendrá agua, pero con el tiempo, se llenará de microorganismos y ya no servirá. Nadie querrá tomarla porque está estancada y contaminada. Las empresas no quieres trabajadores estancados que no buscan desafíos porque se llenan de los “microbios” de malos pensamientos y ya no avanzan. Para evitar que esto te suceda, debes consumirte, debes permitir que beban de lo que tienes y dejen espacio que puedas llenar de nuevo.

Jesús es el mejor ejemplo porque vino para gastarse y consumirse. Derramó Su sangre por nosotros, no le quedó una sola gota en el cuerpo, ¡eso es ser de utilidad! Aunque suene duro, la gente que no es útil, es inútil, así de sencillo. El problema de guardarnos y cuidarnos tanto es que nuestros dones se desperdician y no son de provecho para nosotros, ni para otros.

Nuestros lógica terrenal nos dicen que para tener, hay que guardar y acumular porque si gastamos y repartimos, nos quedamos si nada. Pero el Señor dice que si repartes, tendrás más y si retienes, verás la pobreza en tu vida (Proverbios 11:24). La economía nos dice que debemos “acumular para los tiempos malos”. Claro que es bueno ahorrar, pero la Palabra aclara que debemos retener lo que es justo, no más que eso, porque acumular conduce a la pobreza. Cuando uno reparte, está abriendo el espacio para los milagros. Dar es justo y recibir también.


En la Biblia, vemos la historia del profeta Eliseo quien le pregunta a una mujer qué tiene para ofrecer. Era tiempo de escasez y ella le responde que sólo tiene una vasija de aceite. Entonces él le da la instrucción de que pida muchas vasijas prestadas y comience a derramar su aceite en ellas. ¡Y sucede el milagro! Porque se llenan todas las vasijas que sus hijos le llevan (2 Reyes 4:3-6). Lo que tú tienes y puedes derramar en otros es lo que Dios necesita para que ocurra el milagro de la sobreabundancia. Cuando eres un recipiente dispuesto a vaciarse, llamas al cielo tu propio milagro para que empiece a multiplicarse. La bendición de vaciarte está en la oportunidad que le das al Señor para que vuelva a llenarte.

Si quieres cosas mejores y nuevas, primero debes vaciarte y hacer espacio para que puedan venir a tu vida o será imposible recibirlas. Cuando entregas lo que tienes, alza tu mirada al cielo y dile al Señor: “Ya entregué lo que tenía, ¿dónde está lo mío?”

Para que nuestro Padre tome la decisión de derramarse, debe ver que la tierra está seca (Isaías 44:3). Si te sientes seco y vacío por dar lo que tenías, prepárate porque Él te llenará. No digas: “Me he guardado porque tengo miedo”. El temor a entregarse es el mayor enemigo de recibir bendición. Tal vez abusen de ti y se aprovechen, pero Él es suficientemente justo para darse cuenta que das lo mejor y mereces recibir.

Dios promete que bendecirá hasta que sobreabunde a quienes dan y se ofrecen sin medida, como dice en Malaquías 3:10 sobre el diezmo. Recibes el 100% de tu paga por el trabajo que realizas, entonces el Señor dice que le hagamos el favor de abrirle un espacio del 10% para que pueda llenarlo de nuevo, derramarse en ti y bendecirte. ¡Cuando diezmamos pasan cosas extraordinarias en nuestra vida porque Él no se queda con nada! Nuestro Señor es abundante en Sus promesas, no es escaso o egoísta, no puede dar poco, es generoso sin medida. Eso es lo que nos enseña y como buenos hijos, debemos aprender de Su ejemplo.

Ofrece lo que eres y lo que tienes sin medida en tu casa, en el trabajo y en la Iglesia. Hacerlo traerá bendición a tu vida. Echa fuera el temor y empieza a entregar lo que sea necesario.

Dale gracias porque tienes espacio para que Él lo llene. Dile que estás dispuesto a abrirte para que salga lo que Él y otros necesitan. Abre tus brazos y pídele que tome lo que quiera de ti. Pídele que llene los espacios que has vaciado, que no te deje sin recompensa porque deseas experimentar toda Su abundancia. Entrégale tu vida y tu corazón, declara que te darás a otros, que les bendecirás porque es tiempo de vaciarnos para que Dios nos llene de nuevo. 

miércoles, 3 de agosto de 2011

Con Dios podemos realizar grandes cambios

Cuando empezamos a dar nuestros primeros pasos con Dios, sin dudas, nuestra vida cambia para siempre porque nunca volvemos a ser los mismos si es que guardamos Su Palabra con amor en el corazón.

El Padre puede restaurar el corazón más lastimado, darle fuerzas al corazón más débil y enternecer al corazón más obstinado. Porque Dios trabaja de adentro hacia afuera. Él nos transforma y nos va cambiando la vida en todos los aspectos para que lleguemos a lo que Él desea, para Su gloria.

Un ejemplo muy dulce que se encuentra registrado en la Palabra es la transformación de Pablo, quien, antes de llegar a ser el apóstol Pablo era un hombre que asolaba a la iglesia de Dios, mataba creyentes y consentía en la muerte de quienes predicaban el evangelio.

Pero todo cambió el día en que Jesucristo le reveló que lo que estaba haciendo sólo iba a lastimarlo a él, en lugar de bendecirlo. Al respecto, el Dr. John Gill menciona lo siguiente:

Dura cosa te es dar coces contra el aguijón, o resistirme (...) es un refrán que se toma de las bestias que tienen aguijones, que dan coces contra los aguijones o espuelas, y se lastiman más al hacerlo, y Cristo lo usa, sugiriendo así que si Pablo continua persiguiéndolo a Él o a Su gente, oponiéndose al Evangelio (...) se hallaría (...) grandemente lastimado por ello (1).

Y lo mismo afirma el Dr George Lamsa, quien menciona que este orientalismo significa lastimarse a uno mismo, hacerse daño a sí mismo (2), de todo lo cual podemos inferir que cuando vamos en contra de los planes que Dios tiene para con nosotros, al final, perdemos tiempo y terminamos sintiéndonos mal.
Leer Hechos 9. 1 al 5

Es cierto que si nosotros decidimos cambiar de esta manera, las personas se asombrarán pues ya no seremos los mismos. Nuestros corazones se ablandarán y caminaremos con más dulzura, firmeza y fe que antes, y esto, a veces confunde a la vez que llena de admiración. Por eso, vale la pena cambiar con Dios, juntos, Él mediante su llamado y asistencia, y nosotros, esforzándonos, levantándonos y poniéndonos de Su lado para servirlo y agradarle.

El cambio, entonces, lo promueve Dios y lo recibimos y ejecutamos nosotros. Somos un equipo. El Padre nos llama. Puede ser a través de una revelación o de otras personas o de Su misma Palabra. Él da el primer paso y muchos de los subsiguientes, (como lo demuestran los pasajes que enmarcan este maravilloso y dulce relato de Pablo) pues nunca nos suelta la mano.

Pero nosotros también debemos proponernos crecer, aprovechar la oportunidad que el Padre nos está brindando, recibir Su perdón y gracia y así, armarnos de un pensamiento íntegro y superador que nos sane interiormente para crecer en madurez y potencia espiritual. 1 Timoteo 1. 12 al 15

Dios nos robustece, nos vigoriza y nos ayuda a sacudir toda telaraña anímica que nos esté paralizando para vivir una vida victoriosa, que es lo que a Él le agrada. A Él no le importa lo que hayamos sido antes pues el pasado no tiene poder para separar a una persona del Padre. El pasado consiste en hechos, en aciertos y errores que pueden ser sanados y restaurados por Dios. Así que, podemos estar seguros de que ya no cuenta delante de Él.

Lo que sí cuenta es Su gracia, es decir, Su ayuda, Su presencia incondicional en nosotros. La gracia implica, así, una ventaja siempre porque nos permite dejar atrás lo que éramos y extendernos hacia lo que está delante. Siempre implica una ayuda gratuita, nunca es onerosa, nunca se recibe por méritos pues de otra manera ya dejaría de ser lo que es en esencia.

Y por último, y como uno de los aspectos más sobresalientes, vemos en estos pasajes algo maravilloso, que es el hecho de que ella, la gracia de Dios, siempre es más abundante, más grande, más amplia, más extensa, profunda y anchurosa que todos nuestros pecados juntos. Y esas características, sumadas al amor y a la fe que recibimos en Cristo nos dan una excelente base para empezar a transformarnos hasta llegar a ser todo lo que el Padre desea. 


http://creerenjesus.blogspot.com 

viernes, 29 de julio de 2011

Mirando Hacia Adelante

El SEÑOR dijo a Samuel: ¿ Cuan to tiempo vas a quedarte llorando por Saúl, si ya lo he rechazado como rey de Isrrael? Mejor llena de aceite tu cuerno, y ponte  en camino. Voy a enviarte a Belén, a la de Isaí, pues he escogido como rey a uno de sus hijos.
1 de Samuel 16:1

Es interesante notar que aun el profeta Samuel pasaba por estas cosas, él se aferró a un líder y la escritura dice que lo lloraba, pues Saúl como rey de Israel había fracasado y no había seguido cumplidamente a Dios, por lo cual el señor lo apartó de si. Esto era ocasión para que el profeta Samuel lo llorara todos los días, sin embargo con su lloro no cambiaba la voluntad de Dios, al contrario, el señor se arrepentía de haberlo puesto como rey de Israel. Y tanto fue el llorar de Samuel, que hasta el señor se cansó y le dice ¿hasta cuando llorarás? Y es que Samuel lloraba una visión que el señor ya la había dejado a un lado. ¿No nos pasa esto también a nosotros? pues a veces nos encontramos mirando hacia atrás, y por mirar hacia atrás no vivimos el presente ni miramos hacia el futuro. Para dejar de mirar hacia atrás y poder mirar hacia delante, el señor emplea estos principios muy importantes y el primero es que:

1. Nos confronta

Note usted como el señor confronta al profeta y le dice que está haciendo algo equivocado al llorar a Saúl pues se hallaba mirando hacia atrás y no hacia delante, ¿No estaremos nosotros también mirando hacia atrás? ¿Como sabemos si esto nos está sucediendo? Es tan sencillo, esto nos puede suceder cuando miramos los fracasos y errores pasados, cuando nos hallamos mirando a los líderes pasados, y menospreciamos a los líderes actuales, cuando nos hallamos mirando los progresos anteriores y esto en cualquier área, y solo lamentamos el estar viviendo en el presente.

2. Nos aconseja

Note usted el consejo: Llena tu cuerno de aceite. Ese cuerno se hallaba vacío, ¿A cual fue la causa? Simplemente que el rey de Israel había fracasado. Cuando miramos los fracasos tanto nuestros como los de otra persona, nuestra vida espiritual se comienza a vaciar, esto nos puede estar sucediendo cuando solo lloramos, cuando solo lamentamos, cuando solo nos quejamos, cuando solo nos criticamos, cuando solo nos miramos los defectos, pero todo esto se puede ir de nosotros si tan solo dejamos que ese aceite fresco del Espíritu Santo llene nuestra vida. Mire la orden de Dios al profeta: llena tu cuerno de aceite, la llenura no es una opción, sino una orden pues la escritura nos manda a sed llenos del Espíritu. Efesios 5:18

3. Nos envía

Ven, te enviaré a Isaí de Belén, porque de sus hijos me he provisto de rey. El llamado del profeta se había estancado, ya no iba en misión, ni recorría el país de Israel como lo solía hacer antes, pues una visión pasada lo había dejado estancado en el camino, y así te puede estar sucediendo a ti también, pero el señor con una nueva misión puede sacarte de allí como lo hizo con el profeta Samuel. ¿No miramos aquí la gran comisión del señor?, la cual nos dice: Id por todo el mundo y predicar el evangelio. Id y haced discípulos a todas las naciones. Escuche la vos del señor que le dice: Ven, te enviaré, porque hay una familia, porque hay un pueblo, porque hay una ciudad, porque hay una nación, porque hay un mundo que necesita oír mi evangelio.

4. Nos da una nueva visión

Para que dejemos de mirar una visión que ha fracasado y poder seguir mirando hacia delante el señor nos revela un nuevo plan, y él no cuenta con una segunda opción, como lo es un plan B, o un plan C, no, cuando el plan A del señor falla, (y esto por causa del hombre) él cuenta con un súper plan A. ¡Aleluya! (exalte su santo nombre) y para esto el señor nos da una nueva visión, note usted lo que le dice al profeta Samuel: Ven, te enviaré a Isaí de Belén porque de sus hijos me he provisto de rey. Cuando Samuel pensaba que todo se había perdido, se encontraba equivocado pues lo mejor para la nación de Israel estaba por venir, porque el mejor rey, las mejores victorias y conquistas, las mejores épocas, los mejores reinados, las mejores glorias, y la mayor prosperidad estaban por delante, pues tanto el reinado de David como el de su hijo Salomón formaron las épocas y reinados de oro en la historia de la nación de Israel, y por si fuera poco de allí saldría el reinado eterno del Mesías el Hijo de Dios.

Quizás un fracaso en tu vida, o en la vida de una persona a quien amas ha estancando tu vida y tu ministerio, o ha sido una desilusión, o desepción, por tal motivo tu vida se ha detenido y solamente te encuentras llorando. No sigas mas pensando que hasta aquí llegaste pues el señor tiene una nueva visión y un súper plan A para ti, pues la mayor prosperidad, la mayor bendición, la doble porción, la vida victoriosa que siempre has deseado, los mayores refrigerios espirituales, los mayores gozos y alegrías, y los mejores días están por llegar a tu vida, solo sigue su visión, y su voluntad. Si hacemos lo que el señor nos aconseja estaremos mirando hacia delante, hacia lo que el señor desea que miremos, para ir de victoria en victoria y de triunfo en triunfo en el señor. Amé.


Dios los bendiga y hasta la proxima 

http://creerenjesus.blogspot.com

viernes, 22 de julio de 2011

Rendirse totalmente a Jesús

¿Se ha sentido temeroso de entregarse totalmente al Señor porque piensa que podría privarse de algún placer en esta vida? Hay muchas posibilidades de que sí. Eso se debe a que Satanás trabaja tiempo extra para convencerle de que él puede hacer que su vida en realidad tenga mérito. Pero no le crea ni por un instante. La verdad es que rendirse por completo al Señor no le costará nada que valga la pena tener. Sólo hará que usted viva su vida en abundancia.

La vida de Jesús sobre la tierra fue un ejemplo perfecto de una vida totalmente entregada. Él fue un ejemplo vivo de los beneficios que trae el vivir santamente. A dondequiera que iba, Jesús hizo a los sordos oír, los ciegos ver, los paralíticos caminar. Él vivió en perfecta paz y absoluta victoria.

Todo eso me parece muy bien. Todo lo que Jesús se perdió fue que el diablo tuviera dominio sobre Él para matar, hurtar y destruir. De hecho, el diablo no pudo hacerle nada hasta que, por la voluntad del Padre, Jesús dio su vida. Hasta esa hora Jesús anduvo en victoria total sobre el enemigo.

¿Cree usted que se perdería mucho si viviera de esa manera? ¡Claro que no! Al igual que Jesús, usted puede andar en la misma unción, el mismo poder y la misma gloria de Dios.

¿Tiene que abandonar toda su vida para hacerlo? ¡Sí! Usted tiene que cambiar su vida por la vida de Dios. Tiene que cambiar su enfermedad por la sanidad, su pobreza por la prosperidad, su inquietud por la paz y su pecado por la justicia.

Por lo tanto, ¿por qué dudar? Al fin de cuentas, francamente usted no tiene nada que perder.
 

jueves, 14 de julio de 2011

El lapiz

Un hacedor de lápices toma un lápiz justo antes de meterlo en su caja y le dio consejos. Le dijo: "Hay 5 cosas que debes saber antes que seas enviado al mundo. Siempre recuérdalas y serás el mejor lápiz del mundo."
Las 5 cosas fueron las siguientes:
1- Siempre harás cosas grandiosas, pero solo si te dejas sostener en la mano de alguien.
2- Experimentarás el dolor en algunas ocasiones de que te saquen punta, pero será necesario para que seas un mejor lápiz cada vez.
3- Tendrás errores, pero tendrás un borrador para corregirlos todos.
4- La parte más importante de ti es la que lleva dentro Y......
5- En cualquier superficie que seas usado, tendrá que dejar tu marca. No importan las circunstancias o las condiciones, deberás continuar escribiendo.



El lápiz entra en su caja prometiendo recordar estas 5 cosas y con un propósito en su corazón de ser útil.
Ahora podríamos ponernos nosotros en el lugar del lápiz y recordar estas 5 cosas para ser la mejor persona del mundo

1- Siempre harás cosas grandiosas, pero solo si te dejas sostener en la mano de Dios
2- Experimentarás el dolor en algunas ocasiones de las luchas y tribulaciones, pero será necesario para que seas más fuerte y valiente cada vez.
3- Tendrás errores, pero tendrás humildad para corregirlos todos y crecer por medio de ellos.
4- La parte más importante de ti es la que llevas dentro del Corazón Y......
5- En cualquier superficie que camines, tendrás que dejar tu marca. No importan las circunstancias o las condiciones, deberás continuar sirviendo a Dios en todo.

Servir a Dios es uno de los privilegios más hermoso que tiene el ser humano.

"Señor, hazme un instrumento de tu paz. Que donde hay odio yo traiga siempre amor; donde hay injuria y ofensa yo siempre otorgue perdón; donde hay duda ponga fe; donde hay desespero, esperanza; donde hay tinieblas, luz; donde hay tristeza, gozo"

"Romanos 8:28 Ahora bien, sabemosque Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su proposito."


http://creerenjesus.blogspot.com 

miércoles, 6 de julio de 2011

La decisión está en sus manos

Decidió no volver a la iglesia. Estaba avergonzado. El escándalo que protagonizó el fin de semana, no tenía parangón en la historia de aquél conjunto residencial. Él mismo no comprendía el por qué.

Riñó con uno de sus hijos; intervino Laura, su esposa. Estalló la diferencia. Ella insistía en que era inconsciente. Se sintió herido. Reaccionó. Elevó la voz. En cuestión de segundos estaba gritando. No comprendía la razón. Ahora estaba avergonzado.

“¿A qué vuelvo a la iglesia si soy un fracaso?”, se preguntaba una y otra vez.

Su esposa, más calmada, le insistía en que regresara. Roberto no sabía qué decisión tomar. Es cierto, Dios le hacía falta en su vida; no obstante, tenía hasta vergüenza se salir del apartamento, pensando en el qué dirían sus vecinos.

¿Qué final escoge usted?

Uno de los ganadores de un importante de los realitys más famosos de Europa, el cantautor, David Bisbal, tiene un tema: “Dígale usted” que tiene dos finales en el video original. Cada quien puede escoger el de su preferencia. Uno es feliz, como si fuera en telenovela, el otro, nostálgico y triste. Pero no es el único caso. Hay muchos. Incluso hay filmes que tienen dos finales que son opcionales para el cineasta.

Pienso en estas posibilidades cuando vuelvo la mirada a lo que es mi vida y la de millares de personas. Hay dos finales y cada quien determina cuál. Uno es el final a la manera de Dios, y el otro, el que escogemos y que es producto de todo cuanto hacemos a lo largo de nuestra existencia.

Voy a ilustrar una respuesta a su interrogante, partiendo de cuatro capítulos del libro de Jueces: desde el 13 hasta el 16. Sin duda ya habrá descubierto que se trata de la historia de Sansón. Él pudo haber tenido un final de victoria, pero fue trágico, porque se distancio de su Creador y adoptó decisiones desacertadas.

Desde antes de la fundación del mundo, Dios tiene planes maravillosos para usted y para mi. Le invito a considerar la escogencia de Sansón: “Pero los israelitas volvieron a hacer lo malo a los ojos del Señor, y el Señor los entregó al poder de los filisteos durante cuarenta años. En Sorá, de la tribu de Dan, había un hombre que se llamaba Manoa. Su mujer nunca había tenido hijos, porque era estéril. Pero el ángel del Señor se le apareció y le dijo: “Tú nunca has podido tener hijos, pero ahora vas a quedar embarazada y tendrás un niño. Pero no tomes vino ni licor, ni comas nada impuro, 5 pues vas a tener un hijo al que no se le deberá cortar el cabello, porque ese niño estará consagrado a Dios como nazareo desde antes de nacer, para que sea él quien comience a librar a los israelitas del poder de los filisteos.”(Jueces 13:1-5)


Con fundamento en el texto, observe que desde antes que naciera, Dios tenía puestos los ojos en Sansón como sin duda con nosotros. Segundo, le trajo para cumplir una misión, en un tiempo en el que los israelitas estaban bajo el asedio de los filisteos. ¿Se ha preguntado cuál es su misión en esta tierra y si la está cumpliendo?

Sansón nació de una madre estéril, reafirmando un hecho y es que para Dios no hay nada imposible. Él, nuestro Supremo Hacedor sabía cuál sería el inicio de este libertador del pueblo escogido, y cual sería su fin, en caso que Él se hubiera movido en Su voluntad. No obstante, Sansón—como veremos un poco más adelante--, tomó sus propias decisiones.

El texto continúa diciendo que: “A su tiempo, la mujer dio a luz un hijo, y lo llamó Sansón. El niño creció y el Señor lo bendijoY un día en que Sansón estaba en el campamento de Dan, entre Sorá y Estaol, el espíritu del Señor comenzó a manifestarse en él.”(Jueces 13.24, 25, )

En su tiempo, Dios cumplió el propósito que tenía planeado desde siempre, y la madre –que era estéril—pudo concebir y conforme iba creciendo Sansón, fue lleno más y más de la presencia de Dios (versículos 24-25)

Igual con nosotros cuando nos movemos en la voluntad de Dios. Hay quienes, bajo las presiones, renuncian a su fe. Algo que ocurre a muchas personas que no quieren ser el blanco de burlas y críticas de sus congéneres. Pero ha dado un paso importante y es reconocer el error. Eso es algo esencial, base para el cambio y el crecimiento personal y espiritual.

¿Quizá cayó en esta situación? Es tiempo de volverse a Cristo. Hoy, ahora, en este momento sin dejar pasar la oportunidad. Dios lo espera con los brazos abiertos. Siempre nos ofrece una nueva oportunidad cuando hay un arrepentimiento sincero…

miércoles, 29 de junio de 2011

Todo lo de Dios viene en aumento para su vida

"Pues donde tengan ustedes su tesoro, allí estará también su corazón "
Lucas 12:34

Hoy quiero mostrarle cómo es que todo lo de Dios viene en aumento para su vida. Lo vemos en el ejemplo de Zaqueo.  Dice la escritura que desde un árbol lo atrajo a Jesús.  Él tuvo una actitud que superó algo y demostró que tenía interés.  Entonces hubo alguien que lo vio.  Jesús estaba con la multitud pero lo vio, y le dijo que descendiera porque le era necesario ir a su casa.  

En ese tiempo los recolectores de impuestos eran considerados personas desagradables, pero Jesús lo vio y quiso ir a su casa.  Zaqueo, no prestó atención a lo que decía la gente, sino que sembró semillas y las semillas tienen poder.  
Luego de conocer personalmente a Jesús, Zaqueo prometió que iba a dar la mitad de sus bienes a los pobres y que le iba a pagar cuadruplicado a los que les debía algo. Lo primero que hizo fue abrir sus manos para dar. Y enseguida, apareció la intervención de Jesús quien le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a tu casa.”  

La palabra salvación significa cosas importantes como salud, liberación, prosperidad, preservación, seguridad. Todo esto son cosas que no se pueden comprar con nada.  Salvación también significa que su nombre está escrito en el libro de la vida, que usted es un hijo de Dios.  Jesús no le dijo que la salvación era sólo para su vida, sino para su casa, para su familia también.  

La semilla es la oportunidad para crear su futuro.  ¿Qué hizo Zaqueo?  Decidió dónde poner su tesoro.  Porque dijo Jesús que donde está su tesoro, allí está su corazón.  Usted es sabio porque sabe que Dios no puede ser burlado y elige cada vez mejor la semilla para preparar la cosecha que va a venir, cosecha en trabajos y negocios de excelencia.  Donde se presenta una oportunidad de sembrar la semilla, sea espiritual, emocional o financiera, seleccione semillas que van de acuerdo con Dios y su Palabra, y prepare el corazón para recibir la cosecha de bendición. 

viernes, 24 de junio de 2011

Crezcamos de fe en fe

Quiero contarle el único secreto verdadero para salir adelante en esta vida. Es fácil: dele prioridad a la Palabra de Dios en su vida todos los días.

"Bueno -dirá usted-, yo he oído eso antes. No es ningún secreto".

Pero cuando entienda lo que quiero decir, podrá ser una revelación para usted. La Biblia no es tan sólo un libro de texto o de historia. Es un manual para vivir. Es la sabiduría del Dios Omnipotente escrita para que usted pueda aplicarla en las situaciones que a diario enfrenta.

Dios dice que la sabiduría "ante todo"; o sea, que la sabiduría es lo primero. Eso quiere decir que la Palabra de Dios debe ocupar el lugar más importante en todas nuestras actividades. Sé por experiencia el impacto que eso puede tener en su vida.

Hace veinte años decidí leer los evangelios y el libro de los Hechos tres veces en 30 días. En ese tiempo parecía una tarea imposible. Con dos niños pequeños y mi casa al revés por una reciente mudanza, no veía cómo podía pasar todo ese tiempo leyendo la Palabra y todavía lograr hacer lo demás. Pero me propuse dejar a un lado otras cosas y hacerlo. Bastante sorprendida, al final del primer día había logrado más de lo que hubiera hecho en circunstancias normales. Al final de esos 30 días, no sólo había leído los evangelios y el libro de los Hechos tres veces, sino que había hecho todos los quehaceres domésticos, el cuidado de mis niños y además había aplicado un nuevo acabado a varios muebles. Yo estaba asombrada.

Usted también se asombrará de lo que suceda en su vida si le da prioridad a la Palabra de Dios. Pero déjeme advertirle, no espere hasta creer que tiene el tiempo para hacerlo. Satanás se encargará de que usted nunca lo tenga.

Haga lo que yo hice y deje las otras cosas a un lado. Invierta su tiempo primero en la Palabra y muy pronto podrá ver los resultados de esa inversión en todo aspecto de su vida.

Proverbios 4:7, 8


http://creerenejesus.blogspot.com

sábado, 18 de junio de 2011

Hablándole al problema


“Luego subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. de repente, se levantó en el lago una tormenta tan fuerte que las olas inundaban la barca. pero Jesús estaba dormido los discípulos a despertarlo. Señor gritaron, sálvanos, que nos vamos ahogar!"
Mateo 8:23-25

¿Pensó alguna vez cómo reaccionaría frente a una tormenta en el medio del mar? Creo que cualquier persona que no tiene conocimiento sobre barcos y tormentas se asustaría, y mucho.

En la Palabra de Dios encontramos un ejemplo de esto. Observemos la actitud de Jesús y la de los discípulos.  Jesús está durmiendo y los otros atemorizados.  Ellos miraban el problema con temor, miraban sólo las circunstancias. En cambio, el maestro estaba muy tranquilo, descansaba.

¿No deberían ellos haber mirado la actitud de Jesús e imitarlo? Justamente eso fue lo que no hicieron. Él se levantó y reprendió la tormenta. Pero eso no fue todo: retó a los discípulos porque  no habían tenido fe. La actitud correcta debía haber sido levantarse y enfrentar el problema. Hablarle “al problema” con fe para que se detuviera. Pero no, ellos qué hicieron: despertar al maestro para hablarle “del problema”. 

Tomemos esta enseñanza. Usted tiene que utilizar lo que Dios le ha dado para enfrentar todo aquello que quiere obstaculizar el plan de Dios en su vida.  Deje de hablar de sus problemas y en cambio háblele con fe a sus problemas. Ordéneles, como dice la palabra de Dios, que se muevan de su vida. Tiene que tener una actitud de autoridad.  Tiene que tener una actitud de fe y de alegría.  Tiene que revelar la gloria de Dios. La preparación mental de renovarse con la Palabra va a generar en usted una actitud correcta de tal manera que donde ponga su mano la bendición se va a manifestar. 

No se deje manipular por las circunstancias porque son sólo circunstancias. Pasarán. Pero cuánto demoren en irse depende de qué actitud tome usted frente a ellas. Usted puede mover montañas con su fe. Lo dice la palabra de Dios ¡Creálo!

miércoles, 15 de junio de 2011

La imagen de Cristo en usted

“Porque a los que Dios conoció de antemano,también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.”
Romanos 8:29

¿Sabía que una persona que se ve como un perdedor, nunca podrá tomar la actitud de un ganador? Porque la actitud demuestra la imagen que usted tiene de sí mismo, si es víctima o vencedor, perdedor o ganador. La buena noticia hoy es que su imagen interior se puede ir renovando. Así que no se preocupe si se sintió identificado con la pregunta que le hice.

Lo que usted puede ir renovando en su interior es la imagen de Cristo. Ya no se crea un fracasado si sabe que tiene victoria en Cristo Jesús. Él vive dentro de usted desde el momento que le abrió las puertas de su corazón. Tiene al Espíritu Santo viviendo dentro de usted que lo guía y tiene su Palabra que le trae revelación y sabiduría. 

Ahora sabe que es más que vencedor por medio de Aquel que lo amó.  Entonces su actitud va a responder a su imagen interior, porque su imagen interior no lo dejará pensar que va a seguir perdiendo, ahora tiene una imagen correcta.  Vive en Cristo, tiene todo lo que Cristo dice y se para confiado frente a todo lo que tiene que emprender.

Romanos 8:29 dice que nos predestinó para ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, Cristo. Fuimos hechos a su imagen y semejanza. Seres espirituales igual que él. Por eso usted se tiene que ver como él. Esa imagen debe tener de usted. Imagínese un lavarropas viéndose como un televisor y viviendo como tal. Su creador no lo creó con esa imagen, lo hizo para que se vea como un lavarropas y que actuara como semejante. De la misma manera, Dios con nosotros.

Ahora que ya conoce todo esto lo invito a que comience a renovar su imagen interior cada día. No pretenda cambiarla de un día para otro. Vaya paso a paso. Estudie la palabra, medite en ella y descubra lo que Dios piensa de usted. Comenzará a verse correctamente y actuará conforme a esa imagen. La que Dios tiene de usted.



sábado, 11 de junio de 2011

Tres grandes enemigos

 
Existen tres enemigos que atentan contra nuestra imagen interior. Ellos batallan para distorsionarla.
1- El miedo
La primera vez que el hombre sintió temor fue cuando cayó en pecado y se sintió desnudo. Pero dice el libro de 1° Juan 4:18, Si no que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo,así que no ha sido perfecccionado en el amor.

Muchos cristianos oran pidiendo amor y no se dan cuenta que ya ha sido derramado sobre ellos. Usted  no debe orar por lo que ya tiene. Pero sí debe derramar en otras personas lo que Dios ya le ha dado. El perfecto amor cubre la desnudez.
El miedo atenta contra la salud espiritual, emocional y física. Muchos temen al futuro, otros al presente, por causa del fantasma del pasado. En uno de mis libros, enseño sobre el poder de la confesión de derrotas y fracasos. Cuando declaramos ser inútiles e inservibles, lo hacemos a causa de la mala imagen interior.
Pero, Dios dice que dentro nuestro hay un gigante victorioso. Esa es la imagen correcta que debemos tener. Todo lo podemos en Cristo, y nada les faltará a quienes en Él confían. Entonces, qué ha de temer, si todo lo que usted necesita será provisto por su Padre Celestial.

2- La culpa

Durante años, los predicadores basaban sus mensajes en el sentimiento de culpa, y permítame  decirle que usted y yo éramos culpables pero ya no lo somos.
A causa de la mala enseñanza de la Palabra de Dios tenemos una imagen personal de culpa. Por ejemplo, cuando no alcanzamos una meta nos sentimos culpables por ello. El no haber solucionado problemas de nuestra vida, o tal vez el pecado que vivía en nosotros antes de conocer a Dios. Pero Él nos dice que los que estamos en Cristo somos nuevas criaturas, ya no hay culpa ni condenación en nosotros.
Dios nos ha llamado a vivir una vida libre de culpas. Mi consejo es que no debe culparse más, no debe vivir con el yugo de la culpa, porque cada minuto de culpabilidad que permanezca sobre usted es un minuto menos de bendición para su vida.

3- La duda 

La duda es el engaño personal de la misma gente. Pero, además es un espíritu que hace desconfiar de todo y de todos.
Usted debe deshacerse del factor duda porque creer es positivo y trae bendición, pero dudar produce insatisfacción personal.
¡Deshágase de la culpa, el miedo y la duda!  Sea libre de todos estos flagelos de la vida espiritual.

miércoles, 8 de junio de 2011

No se quede con las buenas intenciones

 “Había  en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas. Esta se esmeraba en hacer buenas obras y en ayudar a los pobres”
Hechos 9:36
 
Las buenas intenciones sólo tienen valor cuando van seguidas con buenos hechos.  Con buenas intenciones no pasa nada, hasta que no haya hechos, no hay retribuciones.  Es como dijo Jesús que un hombre salió a sembrar y después se fue a dormir y en algún momento vio que la planta estaba saliendo.  De esa forma funcionan todas las áreas de nuestras vidas. 

Imagínese si su jefe a fin de mes le dice: “Mi intención era pagarte por tu trabajo pero…” Creo que a usted no le gustaría oírlo y menos quedarse  con las buenas intenciones de su jefe. Usted quiere los hechos, el dinero. De la misma manera ocurre en todas las áreas. Usted no puede tener buenas intenciones sobre lo que Dios le manda a hacer. Debe obedecer y hacerlo.
Nosotros tenemos los testimonios bíblicos para ser sabios. En ellos vemos a gente que no se quedó con las buenas intenciones, de ayudar, de sembrar, de accionar. Y lo más grande de todo esto es que obtuvieron muy buenos resultados. Dios recompensa lo que hacemos realmente. Por eso, hay quiénes reparten y Dios les añade más en todos los niveles y direcciones. Hay algunos que retienen más de lo que es justo y se vuelven a pobreza.

Veamos la vida de una mujer que dicen las escrituras que “abundaba en buenas obras”. Dorcas. Más adelante dice que enfermó y murió. Pero ella no era de las que tienen buenas intenciones y se quedan sólo con eso, ella era una accionadora. Abundaba en buenas obras y en limosnas dice el versículo. Aquí hay alguien que se ganó la reputación de dadora por practicar el principio de dar.  Era una mujer que amaba bendecir a la gente y ser generosa, una persona que tenía sus manos abiertas para dar.  Ella murió y lo llamaron a Pedro.  Él oró por ella y se levantó.  Esa fue su ganancia, lo que ella cosechó.

Comience hoy a poner por obra lo que dice y piensa, que debe ser lo que dice y piensa Dios. Sea un accionador. Ponga por obra cada cosa que va siendo sembrada en su corazón y verá los frutos de su cosecha en abundancia.

Seamos como el lápiz

Todos los días nos levantamos buscando ser mejores tratando de corregir nuestras imperfecciones, de reparar el daño que hicimos y procur...