Ampliando la fe

Nuestro Dios es un Dios grande y sus planes son tan maravillosos que exceden aún nuestros mayores sueños. Es por eso que necesitamos ensanchar nuestra fe e imaginación.
Los grandes descubrimientos surgieron de grandes soñadores. Pero cuanto más puede ocurrir con los hijos de Dios si decidimos dejarnos usar por el Señor. Dios es un Dios de sueños!
El Señor te ha dado la capacidad de soñar.
Tal como lo declara 1 Corintios 2:9, Dios te está por sorprender. Por tanto, no sigas tu rutina por inercia, puesto que ni lo que viste, ni lo que oíste, ni aún lo que te hayas imaginado es lo que te espera, sino algo muchísimo más grande y superior.


En el plano espiritual, es necesario atreverse y dar pasos de fe en pos de nuestros sueños. Es necesario apropiarse de la bendición y no tan solo dejar que llegue. Toma lo que te pertenece. Cuanto más Dios te levante, más vas a poder bendecir a otros.


En Efesios 3:20 otra vez más se afirma cuanto excede el Señor a nuestros pensamientos e imaginación. Es más, tu mayor sueño es más pequeño de lo que Dios está por soltar! Para recibir lo que Dios te quiere dar, solo hay que creer  Dios hizo todo lo que existe, de lo que no existía, y ese mismo espíritu es el que está hoy en tu vida! Pero es necesario que te prepares y que no limites tu fe.


Tenemos el ejemplo de alguien que se dejó sorprender por el Señor y fue Josué. El pueblo de Israel marchaba en pos de la promesa. Pero Moisés no pudo llegar a introducir a la nación a Canaán. Fue allí que Dios llamó a Josué y lo desafió a continuar la obra.
Él sería el líder que entraría a la tierra prometida junto con la nueva generación. Y en este llamamiento podemos desprender secretos que nos conducirán a recibir las promesas que Dios ha sembrado en nuestro espíritu.


Aunque todavía no veas nada de lo que soñaste y por lo que estás orando, levántate cada mañana agradeciendo por adelantado y declarando que, tal como en el ejemplo de Josué, no vas a parar hasta alcanzar la victoria. ¡Dios es poderoso y tiene un plan para ti!


Entonces, para poder obtener la bendición de Dios y alcanzar lo que nunca has imaginado, es necesario que pongas en práctica los siguientes secretos:


1) Dejar de dudar puesto que la duda te hace inestable en todos tus caminos. En Santiago 1, queda de manifiesto la importancia de dejar la duda de lado. 

En lo espiritual no puedes dudar. Es necesario creer, aferrarse al camino del Señor y seguir adelante.
Es más, la palabra inestable es la esencia de la misma inestabilidad de un ebrio; que aunque lo intente, no puede ir en camino recto. Dios quiere que te decidas, para poder así seguir avanzando. 
Vemos que en Josué 1:1-7 Dios lo alentaba a no dudar en lo que se venía por delante. Era muy entendible que tuviera dudas por ser la sombra de un personaje tan prominente como lo era Moisés, sin embargo creyó, avanzó y conquistó la promesa. 

No te rijas por lo que ves, sino cree en lo que Dios puede hacer. ¡Dios es poderoso!
Pero es tiempo de dejar las dudas de lado para darle paso a la fe. Y, con respecto a esto, hay dos cosas que te hacen dudar  hoy veremos una y en próxima actualización veremos la otra :


a. La comparación: Es cuando te comparas con otros y te ves inferior. Allí, al detenerte más en tus debilidades que en tus fortalezas, es cuando comienzas a dudar de ti mismo. Sin embargo, Dios te dice que no te compares con otro porque lo que Él tiene preparado solo tiene TU medida!


espero que este tema sea edificante para su vida  y en próxima actualización veremos  la segunda de lo que te hace dudar 

No olviden dejar sus comentarios e inquietudes y ser un seguidor de esta página 


Hasta la próxima 
Juan Guillermo Ruiz 
  

Comentarios

  1. cristianos medio ambiente7 de abril de 2011, 14:58

    La duda fue lo que hizo hundirse a Pedro cuando estaba caminando sobre las aguas. Bendiciones

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Generaciones de influencia e impacto

Siguientes pasos para una vida cambiada

Creciendo a Través de los Retos