lunes, 30 de mayo de 2011

Recibiendo tu milagro

La Biblia nos enseña que Dios desea bendecirnos (Génesis 12:2), para que también nosotros podamos ser de bendición a otros. Sin embargo, uno de los aspectos que se ha perdido mucho es justamente la generosidad. A lo cual debemos volver, puesto que hoy tenemos mucho para dar. El libro de Romanos es un carta que trae bendición, enseñanza y nos motiva a buscar la santidad para también ser de bendición a otros. Es una epístola de profunda riqueza doctrinal que nos revela el carácter de Dios, fiel, compasivo y permanente. Y donde también vemos varias expresiones del corazón, las cuales reflejan nuestra profunda necesidad del Espíritu Santo a cada paso. Sin embargo, hoy nos detendremos en la historia de Bartimeo, un judío que supo ir en busca de Dios en el momento justo. 

La lástima es enemiga de los sueños

Bartimeo era ciego y a pesar de su situación, clamó con fe por su milagro y pudo ver con sus propios ojos el amor de Jesús manifestarse. 

Lógicamente, tenía muy baja estima. Dependía de la lástima de los demás y sus días transcurrían a un costado del camino esperando las limosnas de la gente. Hoy en día, una persona sin la capacidad de ver, tiene una vida bastante acotada, sin embargo puede llegar a leer a través de un código especial, puede ser guiado por un perro entrenado y demás ayudas. Pero en el tiempo de Bartimeo, nada de eso existía. Era solo él, su capa y la ayuda de las personas.

Lo peor que le puede ocurrir a una persona es justamente vivir de la lástima de los demás, porque termina por sentir lástima de sí mismo. ¡Qué problema cuando un Hijo de Dios vive como un mendigo! Deja que Dios limpie tu mente y así puedas vivir como quien verdaderamente eres: ¡un hijo con el mismo ADN espiritual que el del Dios Soberano de toda la tierra!

Cuando alguien tiene lástima de si mismo, baja los brazos y considera que sus sueños ya son inalcanzables. Sin embargo, este personaje pudo oír acerca de Jesús que sanaba a la gente de sus males y pensó: ¡esta es mi oportunidad! Y con lo primero que se enfrentó fue con el temor.

La comodidad de lo seguro o el desafío de lo nuevo

Se encontró entre la disyuntiva de seguir en la seguridad de lo que ya conocía o lanzarse a lo nuevo. Y el temor al que dirán fue su primer obstáculo. 

Si decidía acercarse a Jesús, ¿qué irían a pensar de él? Cuando intentamos agradar a las personas siempre nos encontraremos limitados por el famoso “qué dirán”, mientras que no podemos ignorar que los demás en realidad están pensando en sus propios problemas como para ocupar demasiado tiempo pensando en nuestras reacciones o vivencias.

Esto muchas veces inhibe a las personas y no los deja crecer. Mientras que los demás están demasiado ocupados pensando en sus propios asuntos. 

El caso fue que Jesús estaba pasando y Bartimeo tenía la chance de clamar por su milagro. Y aprovechó su oportunidad. Con todas sus fuerzas y desoyendo a quienes intentaban callarlo, buscó llamar la atención de Jesús.
Y al lograrlo, la misma gente que intentaba aquietarlo, comenzó a animarle que se acercara al Maestro. 

Las oportunidades son para aprovecharlas hoy.

¿Qué hubiera ocurrido si no gritaba por su milagro ese día? Hubiera muerto sin ver la luz del sol jamás. Dios deseaba bendecirle pero estaba esperando que él hiciera su parte.

A menudo encontramos tantos obstáculos que preferimos postergar lo que sabemos que debemos hacer. Nos olvidamos de la perseverancia y nos acomodamos en “mañana lo hago”

Dejar las cosas para otro momento, no siempre facilita la vida. Muchas veces, ocurre lo contrario. Dios te puede sorprender. No dejes pasar más oportunidades, busca tu milagro con una actitud de fe y humildad. Y aunque algunas oraciones tarden más que otras, siempre habrás dado un paso para acercarte a Jesús. 

Tus palabras tienen que pedir el milagro

Jesús se acercó a Bartimeo y le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Es decir, lo llevó a declarar por fe su necesidad, lo guió a clamar por su milagro. Aunque era bien clara su necesidad, el Señor buscó que saliera de su condición de auto conmiseración para ir en pos de su sanidad. De igual manera, tenemos que declarar con nuestras palabras lo que estamos anhelando en el corazón. Y si lo que pides está de acuerdo con la voluntad de Dios, entonces lo verás concretarse. Y, si no, verás que otra puerta se abre. 

Esta es una procesión de fe. No es solamente creer en tu corazón sino también confesar con tu boca. Dios tiene planes y muchos milagros para ti, pero no lo dejes para otro momento. Busca a Jesús hoy y clama por tu vida y tu necesidad.

¡Hoy es el día! Renueva tus expectativas y busca el fuego que el Espíritu Santo quiere derramar sobre los corazones encendidos. Toma la decisión de obedecerle a Dios con un corazón Dispuesto. ¡Hay mucho más que puedes recibir si tan solo clamas con fe!

Dejame tus comentarios e inquietudes 

miércoles, 25 de mayo de 2011

Paga con el Bien , el mal

"Porque esta es la voluntad de Dios: que practicando el bien, hagan callar la ignorancia de los  insensatos". 1 Pedro 2:15

Sé por experiencia personal que cuando la gente comienza a criticar y a perseguirle porque usted vive por fe, su reacción humana y natural es la de querer vengarse. Es fácil el querer comenzar a difundir un poco de la misma crítica de ellos. Usted puede pensar: "Bueno, a lo mejor si prueban un poco de su propia medicina dejarán de estar criticando y hablando de otros".

¿Pero sabe qué? No lo harán. Sus palabras simplemente añadirán combustible al fuego, y le criticarán y alzarán la voz más fuertemente que antes.

Sin embargo, según la Palabra de Dios, hay una manera de callarlos. No hay que discutir con ellos ni defenderse, sino que hay que guardar silencio y seguir haciendo las buenas obras que Dios le ha llamado a hacer.

A Jesús lo criticaron severamente los religiosos de su tiempo. Pero Él nunca se defendió, sino que continuó haciendo el bien, como dice Hechos 10:38.

Cuando la gente comience a ridiculizarlo por vivir la vida de fe, sea como Jesús: siga bendiciendo a la gente, siga orando por personas que son oprimidas por el diablo y libérelas, siga poniendo las manos sobre los enfermos y sánelos, siga haciendo lo que Dios le ha llamado a hacer.

Eso molestará al diablo porque su propósito principal es anular su eficiencia en el reino de Dios. Satanás quiere que usted participe de las críticas. Quiere distraerle para desviar su atención del trabajo que Dios le ha dado. El diablo realmente quiere que usted se rinda.

¡No lo haga! En lugar de eso, siga las instrucciones de 2 Timoteo 3:14: "Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido". Continúe haciendo el bien y viviendo por fe para que haga callar las críticas de las personas ignorantes. Y cuando se hayan desvanecido todas las palabras necias de esas personas, usted todavía estará firme.

sábado, 21 de mayo de 2011

7 hábitos de cristianos muy bien establecidos

1. Alimentan su espíritu tomando el hábito de leer la Palabra de Dios todos los días   
    (Proverbios 4:20).
 Hijo mío, atiende mis consejos;
escucha atentamente lo que digo.


2. Edifican su fe escuchando la Palabra de Dios todos los días (Romanos 10:17).
17 Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la Palabra de Cristo. palabra de Dios.

3.  Se fortalecen y alientan a sí mismos diariamente hablando la Palabra de Dios sobre ellos mismos y sobre sus vidas (Mateo 8:8).
Señor, no merezco que entres bajo mi techo. Pero basta con que digas una sola palabra, 
y mi siervo quedara sano.  
4. Dominan y controlan sus pensamientos llenando sus mentes con la Palabra de Dios
   (Filipenses 4:8).
 Por ultimo, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio.

5. Echan anclas y establecen sus corazones dando continua alabanza y acción de gracias
    (Salmos 34:1).
 Bendeciré a Señor en todo tiempo;
mis labios siempre lo alabaran .


6.  Se edifican a sí mismos y “cargan su batería” orando mucho en otras lenguas 
    (1ª Corintios 14:4).
El que habla en lenguas  se edifica a sí mismo; en cambio, el que profetiza edifica a la iglesia.

7. Se vuelven aerodinámicamente sanos liberándose del “exceso de equipaje” (Hebreos 12:1).
 Por tanto, nosotros también, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémosnos del lastre del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.  

martes, 17 de mayo de 2011

Leyes espirituales

 
“Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito”
Josué 1:8

Quizá usted nunca haya escuchado estas palabras alguna vez: “leyes espirituales”. ¿A qué se refiere Apóstol? Voy a explicarle un poco. La Palabra de Dios, que es la Verdad, contiene leyes espirituales. Si nosotros aceptamos las leyes espirituales de la Palabra como verdad absoluta, vamos a ver que funcionan en nuestras vidas y en los que nos rodean porque ¡Todo en el Reino de Dios funciona!  Las leyes espirituales son para ser aplicadas y respetadas, y tenemos que confiar que van a producir resultados con recompensa divina.  Toda ley es para ponerla en práctica. En todas las áreas de la vida funciona el reino de Dios y al renovar su manera de pensar va cambiando su estilo de vida. Acepte lo que viene de parte de Dios.  Usted vivirá una vida gloriosa e irá transmitiendo esas verdades. Se sentirá fuerte, lleno de sabiduría, fortalecido en el Señor, una persona triunfadora y victoriosa.

Observe ahora una ley espiritual que Dios nos ha dado y que es la clave de todas las otras leyes espirituales, y es llamada la Ley de la meditación. Tiene que tenerla en cuenta porque todo el tiempo debe profundizar y meditar en la Palabra. Si su alma prospera, todo prosperará. Pero si permite pensamientos de duda, dejará que las mentiras del enemigo estén en su manera de pensar. Si la Palabra de Dios está en su manera de pensar, no va a aceptar esos pensamientos de duda o incredulidad y todo lo que usted haga prosperará, porque le estará dando lugar a Dios en su manera de pensar. Dios hoy le está revelando esta verdad de la ley de la meditación. 

Mire este ejemplo ¿Por qué fue tan importante esta ley para el pueblo de Israel?  Josué estuvo en Egipto con una manera de pensar de esclavitud y luego estuvo en el desierto por cuarenta  años, pero ahora, tenía que cambiar su manera de pensar porque iba a entrar a otro nivel y tenía que llevar a la gente a ese nivel.  Usted necesita que la verdad de Dios se vaya revelando en su vida para entrar a otro nivel.

viernes, 13 de mayo de 2011

Las manos del Maestro

Pueblo de Isrrael, ¿acaso no puedo hacer con ustedes lo mismo que hace este alfarero con el barro? afirma el SEÑOR.  Ustedes, pueblo de isrrael, son en mis manos como el barro en las manos del alfarero. 
Jeremías 18:6

Al ver una estatua como el «David» de Miguel Ángel, quedamos impresionados por el poder creador que trasmite esta obra. Sentimos lo mismo cuando observamos a un alfarero que toma una masa informe de arcilla, la coloca en un torno y, algunos minutos más tarde, obtiene un jarrón de forma elegante. El artista imagina lo que puede crear a partir de la materia que debe trabajar. Tiene una idea de lo que desea obtener. El escultor sabe qué debe quitar, limpiar, pulir, y qué herramientas debe utilizar para llegar al resultado deseado.

En la Biblia Dios se compara, con respecto a su pueblo, a un alfarero que moldea la arcilla para hacer un vaso. Los creyentes son comparados a piedras vivas que Dios trabaja para colocarlos en el lugar adecuado en el edificio espiritual que él está construyendo. Así, cada hijo de Dios es como un bloque de arcilla o de mármol en la mano del divino creador. Mejor que cualquier artista, el Maestro, entre cuyas manos descansa cada creyente, sabe cómo debe trabajar. Cada persona es una pieza única; el divino escultor conoce la naturaleza de cada uno de sus hijos, y emplea el tiempo y los instrumentos necesarios para llevar a cabo su obra.
Creyentes, estemos seguros de que todas las circunstancias por las cuales pasamos están en las manos del Maestro y son necesarias para que nos parezcamos más a Cristo. Así veremos con otros ojos las cosas que nos suceden.
La buena semilla


http://creerenjesus.blogspot.com 

lunes, 9 de mayo de 2011

Bendicion total


En Romanos 8:11 habla de que el Espíritu Santo mora en aquellos que han creído en Jesús. De igual manera, en 2 Samuel 6:11-12 el arca representaba la morada de la presencia de Dios en medio del pueblo de Israel.
En esta oportunidad, veremos como a causa del arca del pacto, la bendición de Dios entró en forma total a la casa de Obed-edom. Y como revivir lo mismo en tu propia vida.
¿Quieres vivir en una bendición completa, total, en todas las áreas de tu vida?

Solo Cristo lo puede hacer en nuestros corazones. Cuando uno mira la historia del hombre que le abrió las puertas a la presencia de Dios, y como todo lo que tenia fue bendecido, uno podría decir: “Bueno, eso pasó en el Antiguo Testamento”. Pero si uno lee en el libro de Efesios 1:3, lo mismo que ocurrió con Obed-edom ha ocurrido con nosotros.
Cristo lo hizo posible  En Gálatas 3:29 dice “Y ustedes pertenecen a Cristo, son la desendencia  de Abraham sois, y herederos según la promesa”. La bendición no es que va a venir, sino que ya está en nuestra vida. Dios ya te ha bendecido con toda bendición espiritual.
Ya es un hecho. Sin embargo, muchos conocen y saben de todas las bendiciones que Cristo nos ha dado, pero aún así, hay áreas en la vida que están bloqueadas. Y vemos que ese plan de bendición de Dios no se completa.
¿Cómo vivir en la bendición total?
1. Ser fiel:  La Biblia habla de la respuesta de Dios a la fidelidad. Esto no apunta a la perfección, sino a un corazón manso y enseñable, tal como el apóstol Pablo nos viene mencionando en Romanos 8.

2. Actitud de victoria:
En  Juan 16:33 Dios nos llama a tener una actitud de victoria en medio de un mundo contaminado y negativo. El que vive en nosotros es más poderoso que el que está contra nosotros y por lo tanto, vamos a tener victoria en toda circunstancia. Solo tenemos que levantarnos en fe y vivir sabiendo que Dios está de nuestro lado.
Dios nos llama a vivir en santidad, en victoria, a no permitir que la contaminación nos destruya; ese es el plan de Dios para nuestras vidas.
Hoy es vital mantenerse limpio, sin condenación, buscando las cosas del Espíritu de Dios, confiando en Él y en su Palabra, siendo positivo y fiel.

Y aunque vivamos en un mundo intoxicado por los chismes, por la competencia, por la murmuración, y por la violencia, aún así podemos marcar la diferencia. Es posible resaltar los valores y sobre todo a Cristo. ¡Tú puedes dejar una huella en quienes te conocen!   
Dios te llama a vivir en una dimensión nueva de bendición. ¡El Señor ya te ha bendecido! Necesitas ese tiempo personal con Él y conocerle más para dejarte sorprender por su frescura de cada día.
Sea cual sea el tamaño de los problemas a los que te tengas que enfrentar, delante de Dios toda situación es pequeña y de su mano, ¡viene la victoria!

En el Salmo 34:19 el Señor te vuelve a decir que aunque pases por tormentas, siempre verás la salida. Y aunque muchos puedan ser negativos y decirte que no lo vas a lograr, si permaneces fiel, ¡vas a ver la victoria total!

Hay un tiempo que Dios ya ha preparado para darte la victoria. Pero es necesario que no imites las costumbres del mundo sino que sigas los pasos de Jesús. Muchas veces es necesario reflexionar en cómo hubiera reaccionado Él en nuestro lugar y allí nos llega la claridad de cómo avanzar nosotros mismos. Dale rienda suelta al Espíritu Santo, no lo limites y verás como todo se encarrila.

¿Cómo mantenerte firme en un mundo negativo?

Tener un espíritu de alabanza y de fe. Para ello debemos mirar las batallas desde la perspectiva de Dios y declarar que no importa cuanto tiempo tendremos que esperar, pues ¡Dios cumplirá sus promesas en tu vida!

Tal como en Números 13, que Moisés envió 12 espías a la tierra prometida, del los cuales solo dos volvieron envueltos de fe y confianza en Dios, así también tenemos que avanzar en este tiempo. No importa lo que vean los ojos naturales, puesto que Dios está en el asunto y te ha bendecido para que marques la diferencia.

El Espíritu Santo mora en tu vida y has sido declarado bendecido. Puedes vivir amargado o bien, darle lugar a Dios ante cada situación. Si tu mirada está en Jesús, entonces verás que Él te ayuda a crecer y avanzar hacia la victoria.

Ten un espíritu de alabanza y fe, mantente firme y deja que el Espíritu Santo de Dios, te ayude a crecer.

http://creerenjesus.blogspot.com 

domingo, 1 de mayo de 2011

Nunca diga nunca

¿Alguna vez ha enfrentado usted una situación y dicho: "No hay manera alguna de que eso sea posible"? Tal vez una o más de estas ideas de "no es posible" hayan agobiado su pensar como: No es posible que pueda resistir la presión del trabajo. No es posible que pueda pagar mis cuentas al final de mes. No es posible que pueda salvar mi matrimonio.

No es posible que mis hijos crezcan y se conviertan en adultos responsables. O quizá una de estas otras ideas: No es posible que pueda abrir mi propio negocio. No es posible que pueda regresar a la universidad a estudiar. No es posible que pueda perder el peso que necesito. Sepa una cosa: Siempre hay una manera.

Puede ser que no sea fácil, que no sea conveniente, que no sea rápido; pero si determina continuar adelante y no rendirse, usted encontrará una manera.

Quiero que se prometa que nunca más dirá: "No hay manera que sea posible". Aun cuando parezca que no haber posibilidad, con Dios, siempre hay una manera posible. Si es usted un cristiano nacido de nuevo, el Espíritu Santo vive dentro de usted. Toda la creatividad del mundo reside en Él, y usted tiene acceso a ello.

El Espíritu Santo puede darle ideas que a usted nunca se le ocurrirían. Él le puede mostrar maneras de realizar cosas que usted nunca pensó poder hacer.

En vez de sólo pensar en las dificultades, concéntrese más en el hecho de que Dios es con usted y su poder obra en usted. A menudo, nos damos por vencidos fácilmente y decimos: "Es muy duro" o "Esto se está tardando demasiado".

Usted necesita dejar de mirar las situaciones en su vida y pensar: Realmente, no puedo lidiar con esto; es demasiado para mí. Ya he tratado muchas veces. Tengo que aceptar que no hay manera alguna de que eso pudiera suceder jamás.

En cambio, usted necesita decir: "No me importa si parece haber una manera posible o no. Jesús es el Camino, su Espíritu vive en mí y ¡yo encontraré la manera!". Dios prometió que abriría camino en el desierto y ríos en la soledad (ver Isaías 43:19)


http://creerenjesus.blogspot.com

Seamos como el lápiz

Todos los días nos levantamos buscando ser mejores tratando de corregir nuestras imperfecciones, de reparar el daño que hicimos y procur...