lunes, 28 de febrero de 2011

Un nuevo intento


Observa al Señor acercarse a la barca de los discípulos. Están resignados, trataron de pescar toda la noche. Y ahora lavan las redes en silencio. Solo molestas algas y basura de mar, son el saldo de una noche de fracaso. «Vamos a pescar», propone el Maestro. Ahora detente por un momento en la expresión de los apóstoles. Observa a Pedro. Está literalmente desencajado, molesto. «Tú dedícate a levantar muertos, y nosotros a pescar», piensa el hombre de Capernaúm.
Pero no mires a Pedro como a un mal educado. La propuesta es descabellada. Ya lo intentaron toda la noche. No unas horas, sino toooooooda la noche. Una cosa es hacerle una propuesta así a quien aun no lo intentó, pero no a quienes ya hicieron todo lo que se suponía que se podía hacer. ¿Pasaste por eso alguna vez?, claro que sí.

Recuerda la mañana en la que desconectaste la línea telefónica para que no te llamaran los acreedores. Esperabas el milagro temprano, después de una larga vigilia, pero como nada sucedió, decidiste que lo mejor era quedar incomunicado. Vuelve a la febril y extensa noche en que te la pasaste colocando un pañuelo helado sobre la frente de tu niño. Toda la noche. Hora tras hora, hasta el amanecer. ¿Puedes recordar cómo te sentías cuando los primeros rayos de sol invadían tu ventana sin darte tregua a un merecido descanso? ¿O aquella vez que regresaste con las manos vacías luego de haber buscado empleo todo el día?, estabas descorazonado, profundamente angustiado. La noche anterior tenías esperanzas, pero después de haberlo intentado todo, solo quedó la desazón. El gusto amargo, la red vacía de peces y repleta de basura de mar. Diste lo mejor en el examen, pero te reprobaron. Trabajaste duro, pero al cliente no le gustó y prefirió la competencia. Preparaste tu mejor sermón y la gente no lo valoró. Oraste toda la noche y, a la mañana siguiente, el enfermo empeoró. Enviaste un currículum excelente, y lo colocaron debajo de un montón de papeles. Y ahora aparece el Señor en la amarga playa de tu vida y te propone volver a intentarlo.

«Echa la red», dice. «Parece que no estás enterado de la noche que acabo de pasar. Estoy agotado, me siento muy cansado. Necesito dormir un poco, una siesta reparadora tal vez, pero no pescar».

A ver si nos entendemos, no estás hablando con un vago, te estás dirigiendo a alguien que lo intentó todo. Y cuando digo todo, es todo. Pero el Señor insiste. Él quiere que comiences, cuando los demás abandonan. Quiere quitarte la mentalidad de montón. Desea que burles a la guardia soviética; que neutralices al francotirador del rascacielos. Quiere que seas único. Que mañana salgas a buscar ese empleo, otra vez. Que te prepares para el examen como si nunca antes lo hubieses rendido. Que pases otra noche de fiebre, sabiendo que podría ser la última. Que enfrentes, de nuevo, a tus acreedores y les pidas otro plazo. Que tires la red, por enésima vez. Recuerda, otro round puede marcar la diferencia.

Pedro medita un momento y se da cuenta de la ventaja. Esta vez, el Maestro estará en la barca. Es como jugar un mundial de fútbol con el árbitro a tu favor. Y entonces, pronuncia la frase. Son las palabras de los que hacen la segunda milla. Es la declaración de los condenados al éxito: «Mas en tu palabra, echaré la red». Los peces perciben quién está en la barca y deciden que es mejor morir en la red del Creador antes que vivir sin tener el honor de conocerlo. Y ahora, la red explota de peces.

Alguien lo intentó cuando los recursos estaban agotados.
Alguien más comenzó mientras otros lavaban redes.

Cuando logras convencerte de que eres una persona para misiones únicas, entonces descubres el potencial de lo que Dios puede hacer a través de ti. Por Dante Gebel

Juan Guillermo Ruiz 

viernes, 25 de febrero de 2011

Libérese del Stress


“ Confía en el SEÑOR de todo Corazón, y no en tu propia inteligencia.”
Proverbios 3:5
Muchas personas que no pudieron solucionar en el día sus problemas, se acuestan y no pueden dormir. Están con su mente cargada de preocupaciones.
Hoy en día es muy común escuchar que el excesivo trabajo y las muchas responsabilidades producen stress, y que sólo se solucionan acomodándose a la situación, a través de libros o psicólogos y consejeros. Pero es en la palabra de Dios donde encontramos como ser libres verdaderamente de este mal.
En Proverbios, la Biblia nos enseña a descansar nuestra mente en Dios, a confiar en Él. El Stress no viene por causa del trabajo, sino por fallar en encontrar el objeto correcto de nuestra confianza.
Jesús nos enseña en Mateo 6:24-34 que no debemos estar ansiosos. El Stress viene por preocuparse por lo terrenal, por poner nuestra mente en el vestir, comer, y en el servicio al dinero. Servir al dinero es hacer lo que hacen los que no tienen Pacto con Dios.
Si usted es una persona de pacto, entonces coloque primero a Dios y las demás cosas vendrán añadidas. Primero el Reino de Dios, camine en el Pacto, haga las cosas a la manera de Dios. Entonces será libre del Stress que le producen las cosas materiales y las recibirá como parte de las promesas de Dios.
Por confiar, Abraham, que utilizó este proceso de descansar su mente en Dios, recibió a su tiempo innumerables bendiciones. Usted también puede recibirlas. Sólo descanse en su Dios, y Él lo llenará de Paz y abundancia.
Juan Guillermo Ruiz 

miércoles, 23 de febrero de 2011

El Gozo de vencer los impedimentos parte 2

El impedimento de ser pequeño

Zaqueo deseaba ver a Jesús pero no podía a causa de la multitud pues era pequeño de estatura, y aquí está otro impedimento al cual se tuvo que enfrentar, a su estatura, pero su experiencia tocante a estas cosas no lo dejaron con tan solo el deseo de mirar a Jesús, sino que pensó rápido y corriendo adelante se subió a un árbol, note que corrió adelante y no se quedo a la orilla del camino sino que subió a un árbol y ahora si desde ese lugar ningún impedimento ni ninguna multitud le impedirían mirar a Jesús. 

Miremos ahora su pequeña estatura, esta puede ser la poca autoestima que tenga de usted mismo, su pequeña imagen que tiene de usted, la pequeña estatura del conocimiento que tiene de las cosas de Dios, el pequeño valor que cree tener, quizás a pecado y se siente tan índigo, sus fracasos y errores de la vida le hacen sentirse tan pequeño como para llegar a pensar que Jesús no se interesa por usted, pero cualquiera que sean los impedimentos, ya sea la reputación, las riquezas, las multitudes, o su pequeña imagen de usted mismo, debe de correr hacia adelante cual Zaqueo y subirse ya no a un árbol sicómoro sino subirse a la fe, si, y desde allí mirará al señor, Jesús va pasando por su vida en esta hora y usted debe de tomar la decisión de correr y subirse a la fe para poder conocerle.

El gozo de conocer a Jesús tras vencer los impedimentos

Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba le dijo: Zaqueo date prisa desciende porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Note que el señor le llama por su nombre, y es que él conoce todo de nosotros y a pesar de eso no nos condena, al contrario desea convivir con nosotros, Jesús desea vivir en nosotros y en nuestro hogar. 

Zaqueo descendió del árbol gozoso, y no era para menos pues a pesar de que él una persona rechazada por la sociedad y aun por la religión, Jesús le amó y se detuvo para platicar con él y deseó su compañía. Pero pronto surgió la critica de que Jesús había ido a posar en la casa de un hombre pecador, si, era cierto que Zaqueo era un pecador, pero Jesús ama a los pecadores y desea perdonarles y cambiar su vida, la palabra de Dios dice que nosotros siendo aun pecadores Cristo murió por nosotros. 

¡Que fuera de nosotros si Jesús no amara a los pecadores! ¿Donde estuviéramos ahora si Jesús no se hubiera interesado en perdonarnos? El mismo apóstol Pablo dijo: palabra fiel y digna de ser recibida por todos; que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores de los cuales yo soy el primero. 

Y como resultado del cambio que hizo Jesús en Zaqueo, éste puesto en pie dijo al señor: he aquí, señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado y el señor Jesús sierra esta historia diciendo: Hoy a llegado la salvación a esta casa por cuanto el también es hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. Que cambio tan maravilloso hizo Jesús en Zaqueo, ya que sin duda él era un hombre amador del dinero, avaro, egoísta, pero después de que Jesús llenó su corazón, todas estas cosas se fueron de él, y su pensamiento ahora se enfocaba en ayudar a los pobres de su ciudad. 

¿Quién puede hacer estas cosas en un corazón así? Solo Jesús el Hijo de Dios lo puede hacer, y lo puede hacer también contigo. Usted también puede encontrar el verdadero gozo de conocer a Jesús tras vencer los impedimentos, el gozo de ser perdonado, el gozo de conocer a Jesús como su señor y salvador, el gozo de orar y de leer su palabra cada día, el gozo verdadero, el gozo abundante, porque en su presencia hay plenitud de gozo. 

Recuerde son varios los impedimentos y su estatura pequeña para mirar a Jesús por tal motivo debe de correr hacia delante y subirse al árbol de la fe para poder mirarle.
La fe es el medio por el cual llegamos a conocer a Jesús
La fe es el medio por el cual nos acercamos a Jesús para ser salvos
La fe es el medio por el cual recibimos de Dios su gracia salvadora
Desde allí, desde la fe, encontrarás el gozo de conocer a Jesús tras vencer los impedimentos. Desde allí, desde la fe, mirarás a Jesús ya que él va pasando, corre en estos momentos y sube a esa fe, y Jesús te mirará, y se detendrá para tener comunión contigo.

lunes, 21 de febrero de 2011

Gozo al vencer los impedimentos

Lucas 19:1-10
Esta historia es una de las mas bellas en el Nuevo Testamento y puede ser comparada a un atleta que se encuentra listo para competir en la carrera, y tras escuchar el disparo sale corriendo con todas sus fuerzas buscando ser el campeón en la competencia y en el camino se encuentra con varios obstáculos los cuales debe de brincar y al llegar a la meta resulta ser el ganador y levanta sus brazos en señal de victoria y una sonrisa aparece en su rostro con la satisfacción de haber ganado la carrera. 

En esta historia un hombre llamado Zaqueo trataba de ver quien era Jesús pero no podía en su intento, ya que se encontró con varios obstáculos en su camino ¿Se encuentra usted también tratando de conocer a Jesús? ¿Desea llegar a hasta él, pero parece que no le es fácil hacerlo? ¿Ha tratado de acercarse a Jesús pero encuentra obstáculos en su camino?
Esta historia le ayudará a encontrar el gozo de conocer a Jesús tras vencer sus impedimentos.

El impedimento de la reputación

Este hombre llamado Zaqueo era jefe de los publícanos, un publicano era una persona que trabajaba en un puesto publico recaudando impuestos para el gobierno Romano, recuerde que en tiempo del señor Jesús, el mundo conocido se encontraba bajo el imperio de Romano.
Los judíos que trabajaban para este gobierno, eran despreciados por sus propios conciudadanos y aun por la religión de estos, ya que al hacer su trabajo cobraban de más y por tal motivo se ganaban una mala reputación pues al cobrarles sus impuestos les defraudaban. Sin embargo muchos de los publícanos se arrepintieron a la predicación de Juan el bautista y cuando estos vinieron preguntando a Juan: maestro ¿qué haremos? El les dijo: No exijáis más de lo que os está ordenado. 

Lucas 3:12 Jesús llamó a un publicano mientras se encontraba trabajando en su puesto diciéndole: Sígueme y este se levantó y le siguió y fue uno de sus discípulos, a Leví, llamado también Mateo quien escribió uno de los evangelios del señor. 

Lucas 5:27-32 Zaqueo no solo era publicano sino jefe de ellos. La buena o mala reputación es uno de los impedimentos que se debe de vencer para encontrar a Jesús.

El impedimento de las riquezas

De la mala reputación que Zaqueo tenía, pasamos ahora a su buena solvencia económica pues la escritura hace énfasis de que no solo era jefe de los publícanos sino que éste era rico, y sin duda que su riqueza la obtuvo como jefe de los publícanos y no dudamos que también se hizo rico a base de cobrar mas de la cuenta a sus propios conciudadanos. Las riquezas satisfacen muchas necesidades pero nunca han podido satisfacer la más grande necesidad, la espiritual, la necesidad del alma, el verdadero gozo que solo se encuentra en el señor Jesús. Zaqueo a pesar de ser rico poseía una pobreza espiritual y fue ésta la que le llevó a querer mirar a Jesús cuando pasaba por la ciudad. En muchas ocasiones han sido las riquezas el impedimento para que la gente no se acerque al señor. Recordemos el caso en que un hombre rico vino corriendo hacia Jesús con la pregunta de querer saber que podía hacer para obtener la vida eterna, y después de una platica con Jesús y al escuchar lo que tenía que hacer, se alejó triste porque tenía muchas posesiones ya que no estaba dispuesto a deshacerse de ellas para seguir a Jesús. La palabra de Dios no está en contra de que tu seas rico, sino que nos dice en 1 de Timoteo 6:10 que la raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. Y en la parábola del sembrador, el señor nos enseña que el engaño de las riquezas es como espinos que ahogan la palabra que has escuchado y se hace infructuosa dentro de ti. Mt 13:22

El impedimento de las multitudes

Cuando Zaqueo se dio cuenta que era Jesús quien pasaba por el camino, salió a prisa para tratar de mirarlo pero ya había delante de él una gran multitud queriendo hacer lo mismo, imagínese cuanta no era aquella gente que se hallaba en al calle que le impedía tratar de ver Jesús y si le conocían de mejor manera, le serraban el camino para obstruirle el paso. Como usted puede darse cuentea no siempre era fácil llegar hasta donde Jesús se encontraba ya que las multitudes rodeaban siempre al señor. 

Miremos otro hecho similar: Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. Y como no podían acercarse a él (a Jesús) a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico. Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. Y luego le dice: a ti te digo levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. 

Marcos 2:3-5,11 Y que diremos de el ciego Bartimeo cuando este clamaba a Jesús que iba pasando por el camino donde él se hallaba, Bartimeo clamaba a Jesús para detenerlo y muchos le reprendían para que callara pero el clamaba mucho mas diciendo: Jesús hijo de David ten misericordia de mi, y Jesús se detuvo y le sanó se su vista. Siempre habrá multitudes que tratarán de no dejarte llegar a Jesús, pueden ser miembros de tu familia, o amistades, o una gran multitud de circunstancias adversas que se oponen en tu búsqueda de Jesús, pero recuerda, estas personas que estamos considerando no se detuvieron al ver los impedimentos para acercarse al señor, si tu realmente deseas conocer a Jesús debes de vencer cualquier impedimento de multitudes para poder llegar hasta él. Y aun ya como creyentes debemos de vencer cualquier impedimento para orar y para leer su palabra y asistir a al casa del señor.

viernes, 18 de febrero de 2011

Ante todo sabiduría


“La Sabiduría es lo primero.  ¡adquiere sabiduría!;
Por sobre todas las cosas, adquiere discernimiento.”
Proverbios 4:7
La falta de sabiduría limita el crecimiento espiritual y especialmente el económico.
La sabiduría abre puertas y extiende nuestros caminos.
Si usted es un empleado y desea avanzar, busque sabiduría, ella le mostrará cómo llegar delante_de_los_grandes.
Usted ha sido equipado para emprender y encabezar grandes cosas, siempre extiéndase a más.
Si usted es un empresario, busque sabiduría para ampliar su empresa y convertirse en un buen inversionista.
Como hijo de Dios busque sabiduría para aprender cómo hacer que el dinero trabaje para usted y no usted para el dinero.
Sabe, esa es la clase de sabiduría que Dios da. Usted tiene que llegar a ese nivel. Los ricos así lo hacen, invierten y el dinero les genera más dinero. Ve, el dinero trabaja para ellos. En cambio, la mayoría trabaja para el dinero, por el sueldo de fin de mes.
Dios le quiere llevar a un nivel más alto, no limite a Dios. Usted hoy más que nunca necesita cambiar su forma de pensar para que la sabiduría divina fluya con poder en su vida. 
Invierta en usted tiempo para adquirirla. Sea sabio.
Hoy Dios desea que entienda esto. Usted puede hacer grandes cosas. No piense en lo que no tiene o no hizo. Hoy es el día para empezar a buscar sabiduría. No importa su edad o si ya fracasó en sus intentos. Hoy va a ser diferente si lo hace con Dios, y recuerde esto “ante todo sabiduría”
Dios lo bendiga y hasta pronto 

miércoles, 16 de febrero de 2011

La hora de la oración

Un día subían Pedro y Juan al templo a las tres de la tarde que es la hora de la oración.  
Hechos 3:1

El señor Jesús practicó mucho la oración y con ella tocó la vida a sus discípulos, ya que un día mientras se levantaba de la oración, estos le dijeron: Señor enséñanos a orar. Que hermosa petición, ¿no le parece?

En el libro de los Hechos encontramos a la iglesia practicando la oración y haciendo de ella su fuente de gozo, de comunión, de fortaleza, de poder. La oración fue de vital importancia para los discípulos y para toda la iglesia creciente del Nuevo Testamento, el apóstol Pablo nos recomienda en la carta a los Romanos 12:12 a ser constantes en la oración, el profeta Daniel oraba tres veces al día. El texto que estamos considerando vemos a Pedro y a Juan que iban juntos al templo y a una hora específica,  de la oración y mientras llegaban encontraron a un hombre cojo de nacimiento que pedía limosna fuera del templo a quien el señor sanó cuando le levantaron en su nombre.

Cornelio el centurión practicaba la oración a esa misma hora novena, y un día mientras oraba miró en visión a un ángel dándole instrucciones de mandar traer a Simón Pedro para que les predicara las buenas nuevas de salvación Hechos 10:1-6
Como podemos ver la iglesia primitiva tenía una hora determinada para la oración,  y Lucas nos aclara que era la hora de la oración, para enseñarnos la importancia de esa hora.  eran las tres de la tarde y estaba determinada exclusivamente para orar. Es cierto que se puede orar en cualquier lugar, y a cualquier hora del día, pero es indispensable tener una hora dedicada para la oración y ya sea a las tres o a las cuatro a las ocho, lo importante es orar tanto en el hogar como en la casa de Dios.

Es bueno practicar la oración a una hora específica, y ser constantes en ella. De una vida llena de oración Daniel sacó la confianza para no temer al edicto del rey, y ser librado del poder de los leones, de allí Cornelio tuvo visiones de Dios y fue dirigido para la salvación de su alma, y de toda su familia y de sus amistades, de la oración Pedro sacó el poder y autoridad para decirle al hombre cojo de nacimiento: No tengo plata ni oro pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret levántate y anda.

La ora de la oración es muy importante pues en ella hablamos con Dios, le contamos nuestras luchas, nuestras necesidades, en ella le adoramos, en ella recibimos su perdón, en ella encontramos el gozo de su presencia, y encontramos su poder, note usted lo que dice en la epístola de Santiago 5:13 ¿está afligido alguno entre ustedes? Que ore. Recuerde que debemos siempre de acercarnos en oración a Dios, por medio del Señor Jesús.

Juan Guillermo Ruiz

lunes, 14 de febrero de 2011

El Poder de la adoración

El pueblo de Israel durante un periodo de veinte años (1 Samuel 7:1-2 Ver), había perdido de vista la presencia de Dios. Ellos la habían olvidado dejándola a un lado y una de las causas era porque uno de los utencillos del templo que simbolizaba la presencia de Dios, era el arca y la misma había sido robada hacía 20 años atrás. Sin embargo, ellos no dejaron de realizar las actividades y continuaban con sus liturgias pero sin la presencia de Dios. Algunos vienen a la iglesia por una necesidad de religión, diciendo: “Yo tengo que ir a la iglesia porque tengo que pedirle algo a Dios, porque tengo que recibir", sin embargo, el verdadero motivo debería ser siempre el ir a la iglesia para conocer a Dios. Venimos para adorar a Dios, a través de las palabras que salen de nuestros labios, y también a través de las canciones de adoración. Para Dios es muy importante recibir frutos de labios que confiesan su nombre, ese es el ministerio de cada uno de nosotros, darle toda la gloria.


Adoremos sinceramente a Dios y sin duda encontraremos la llave que abre su corazón ¿Cuántos quieren la llave que abre la puerta por la que entró el rey David, por la que entró Moisés, los grandes hombres de Dios y contemplaron al Rey de reyes y al Señor de Señores? ¿Sabes como se llama esa llave? se llama "adoración". Es entrar por sus puertas con acción de gracias.
Debemos venir a la iglesia con una actitud de adoración y humildad reconociendo que todo lo que tengo es por la misericordia y el favor de Dios.

Después de pasados 20 años de haber perdido la presencia del Señor, cuando volvieron a Mizpa ofrecieron holocausto y celebraron adoración volviendo sus corazones hacia Dios otra vez. Allí pidieron perdón, porque se habían abierto a los ídolos, al mundo, a los malos hábitos y a cosas que Dios detesta. Pero cuando volvieron su corazón a Dios, arrepentidos Él tronó desde los cielos y los enemigos que los habían oprimido durante 20 años fueron dispersados.

Cuando cae la gloria de Dios, inevitablemente los enemigos son echados fuera.
Moisés le dijo: "Yo no quisiera vivir un día sin tu presencia, después de haber conocido tu gloria", David dijo: "Me puedes quitar cualquier cosa pero no quites de mí tu Santo Espíritu porque la alabanza abre los cielos". David era un hombre común y corriente, que tenía algunos atributos por los cuales Dios amaba a su corazón.
Esos atributos eran, en primer lugar un corazón adorador y en segundo lugar, aunque cometía errores David sabía reconocerlos y arrepentirse cambiando de actitud.

Veamos en  Juan 12:1-8 (Ver). Dios es Omnipotente (todo poderoso), Omnisciente (todo lo sabe) y Omnipresente (siempre está presente, en el pasado, en el presente y en el futuro).

En este pasaje Jesús estaba en un momento clave de su ministerio, ya que estaba preparándose para su sepultura. Podemos ver como Dios prepara a esta joven llamada Maria, quien hasta ese momento era una joven anónima, totalmente desconocida. Pero Dios ya la había preparado con un propósito especial. Ella era la encargada de ungir a Jesús para el momento de su sepultura.

¿Con que contaba esta mujer? Ella solo tenía un frasco de perfume muy costoso, proveniente de la India. Era de nardo puro y era un perfume que probablemente equivalía a todos sus ahorros, ya que era el salario de todo un año de trabajo. Ese perfume derramado simbolizaba para la época mucho dinero. Algunos estudiosos dicen que tal vez el padre se lo había entregado como un seguro para tener en la vida por alguna contingencia o era el dinero que le entregaría a su futuro marido en el momento de entregarle la dote (porque en esa época los matrimonios eran por arreglos entre padres y a la dama le tocaba llegar con una dote al joven. Depende su dote era el marido que obtenía, sin dote seguramente estaría un tiempo en la casa de los padres hasta que las cosas cambiaran, y si no podía tener dote tenia que ir a trabajar a casa de familia como esclava y si no la recibían posiblemente terminaba mendigando en la calle). Pero de alguna u otra manera, este fue el perfume que ella derramó en cinco minutos en los pies de Jesús. Era tan fuerte la fragancia que todo el lugar se llenó del aroma de nardo y cambió por completo la atmósfera de esa casa. Dios había preparado a esta joven para que en un momento le entregase todo; Dios preparó a la iglesia para adorarlo.
 No es solo el propósito de Dios que nos sentemos a escuchar una predica en la iglesia una vez a la semana, sino que el propósito de Dios es aún mayor y podemos observarlo en Efesios 1: 4 al 6 (Ver) donde dice el apóstol Pablo que Dios nos escogió, nos llamó, dándonos la oportunidad de que nuestro libre albedrío eligiera lo que ya Dios había preparado desde siempre, aunque nos cueste comprenderlo a través de la razón.
Nuestro trabajo al igual que Maria, es preparar el camino para la segunda venida del Señor. Mientras Cristo viene, nosotros como iglesia debemos aprovechar el tiempo para predicar, preparar discípulos, formar obreros y sobre todo adorarle. Nuestra función es presentarle diariamente nuestra vida para derramarla en su presencia. Es por eso que el entregarle ese perfume tenia un significado muy especial porque con esta entrega estaba diciéndole a Jesús: “Yo pongo mi confianza en ti, dejando mi futuro en tus manos”. Ella estaba entregando su vida, su riqueza, todo lo que le pertenecía para agradar al enviado de Dios. En cinco minutos ella entendió quien era Jesús, entendió cual era su destino y entendió que ella tenía algo muy valioso para darle.
¿Qué tiene que ver esto con nosotros?
El derramamiento de ese perfume nos habla de adoración y de entrega.

Cuando ella entrega el perfume hace algo muy fuerte socialmente hablando. Vs 3 (Ver). Luego de derramar el perfume sobre los pies de Jesús, soltó sus cabellos. Dice la tradición que en aquel tiempo se usaba el velo que cubría el cabello, de esta manera era notable la diferencia entre las mujeres de su casa y las mujeres de la calle que comerciaban con su cuerpo. Por lo tanto cuando ella se saca el pañuelo y comienza a secar los pies de Jesús con sus cabellos, está quedando de alguna manera expuesta ante la sociedad.

Muchos, después de la resurrección de Lázaro (sacerdotes y principales de la ley) estaban buscando la oportunidad de encarcelar a Cristo. El clima a no era el mejor, cada uno estaba en su mundo. Pero al llegar Jesús a aquel lugar, una joven se le acerca y derrama este perfume, lo que más ama, lo que más valora, a sus pies. Y no solo eso, sino que después los seca con sus cabellos dando a entender que a ella no le importaba lo que iban a decir los demás, sino que había descubierto que su vida tenia sentido cuando se acercaba al Señor y podía derramar todo su corazón ante Él.
Este desparramar el perfume lo podemos comparar con la consecuencia de aquello que pasa en la iglesia, cuando vienes a la iglesia, recibes la palabra, le das a Dios adoración y luego te vas con el olor y la fragancia de la gloria y la presencia de Dios en tu vida.

Dice la escritura que cuando ella derramó el perfume, el ambiente cambió. La Biblia nos habla de ejemplos como el de Pablo y Silas cuando cantaron himnos a la medianoche cambiando el clima de la cárcel; tal fue lo que produjeron con su adoración que ocurrió un gran terremoto y las cadenas se soltaron. Como consecuencia de amar a Dios, recibirás bendición, la Biblia dice que a los que aman a Dios, nada les faltará, porque Dios suplirá cada una de tus necesidades. Debemos buscar su corazón (Su presencia) y no sus manos (Sus obras).

Dios te preparó para un momento como este, Dios quiere usarte. Los mejores tiempos para tu vida y para la iglesia están por venir porque estamos enfocando nuestra atención en la adoración. Si adoramos a Dios vamos a ser llenos de su Espíritu Santo, vamos a tener un cántico nuevo, vamos a ser llenos de su paz, vamos a predicar mejor y vamos a conocer nuestro destino, cuando adoramos a Dios, los milagros comenzarán a desatarse!!!! No pierdas de vista la presencia de Dios, no la dejes a un lado. Has nacido para adorarle y para disfrutar de su presencia!

Juan Guillermo Ruiz 

viernes, 11 de febrero de 2011

El orden mental


“ Moisés, por su parte, inspeccionó la obra y, al ver que la habían hecho tal como el Señor se lo había ordenado, los bendijo. ”
Éxodo 39:43
El guardar la Palabra y meditar en ella produce en nuestra alma un orden mental. Nos trae paz y nos da claridad en los pensamientos.
Dios estableció en su Palabra bendecir todo lo que se pone bajo orden divino. Para eso, tenemos que ir paso a paso ordenando nuestro estilo de vida: espiritualmente, emocionalmente, económicamente o en cualquier otra manera, aprendiendo principios de la Palabra. Ellos no van a funcionar en forma mágica, es usted y soy yo quienes debemos alinear nuestra vida a ellos.
Recuerde: Dios nunca bendice el desorden.
Si yo hago algo que no está bien, entonces algo no funcionará en mi vida. No le puedo exigir a Dios bendición sobre algo que no quiero ordenar.
Nosotros si queremos nos podemos ordenar fácilmente cuando creemos a lo que Dios dice y vamos dando al Señor el control de nuestra vida. En la Biblia vemos que Dios le dio instrucciones específicas a Moisés acerca del tabernáculo. Le dio todos los detalles de lo que tenía que hacer, los elementos, la gente que tenía que trabajar, hasta los detalles más pequeños estaban especificados. Todo había que hacerlo de acuerdo a como Dios lo decía. Las ofrendas tenían que traerlas y presentarlas como Dios lo decía. Si había algo desordenado, no descendía la gloria de Dios. Y ninguna de las cosas que Dios le dijo las hacía al revés.
Para poder guardar y poner por obra la Palabra, lo primero que tenemos que ordenar son nuestros pensamientos. Estos los tenemos que empezar alinear de acuerdo a lo que Dios dice en su Palabra. Para esto requerimos mucha fe, la cual se irá acrecentando en la medida que vayamos meditando y guardando la Palabra.
Su vida es extraordinariamente accesible a la ministración del Espíritu Santo. Está destinado a prosperar en todas las áreas de su vida. Tome la decisión de establecer el orden divino en su vida.
Dios lo bendiga y hasta pronto 

miércoles, 9 de febrero de 2011

Conociendo la voluntad de Dios

1. La biblia es el diccionario de la voluntad de Dios

Allí figura su voluntad. Al estudiar un idioma buscamos en el diccionario las palabras que no conocemos. Yo aprendí ingles en la época de la invasión japonesa. No había profesores, escuelas ni dinero. Mi diccionario se quedo negro de tanto buscar palabras. Ahora hay computadoras, pero en ese tiempo no existían ni en sueños. Pero mirando el diccionario memorice mucho y puedo hablar bien. De igual forma para conocer la voluntad de Dios debemos leer la Biblia en todo tiempo. 

Rom.12: 2. Dice que sean renovados nuestros pensamientos y que veamos cual es la voluntad perfecta, agradable y buena de Dios. Dios tiene un plan para cada uno, y desea que estemos completos en todo. 

2° de Tim 3:16 dice que toda la biblia es inspirada por Dios y es útil para instruir, para corregir y para redarguir en justicia. Por eso hay que leer la palabra y meditarla profundamente.

Josue 1; 8 Dice que no se aparte de nuestra boca el libro de a ley y que la obedezcamos porque de esa manera nuestra vida prosperara.


Pero ¡como me ha prosperado Dios! Donde quiera que vaya tengo donde dormir y que comer.
El Salmo 119:105 Dice: “lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino. Para eso debemos tenerla cerca. 

Una vez un hombre fue a inspeccionar una mina abandonada. Llevo una antorcha, pero al llegar al fondo se apago; todo se puso oscuro. Se desespero pensando que iba a morir. Se sentó a orar y le vino una idea. Si hay un túnel es porque hay una salida. Porque si alguien lo cabo debió hacer una salido. Al poco sintió bajo sus pies un camino de hierro. Y aunque por delante era todo oscuro, siguió el camino de hierro y llego a la salida. Por más que estén encerrados en una cueva oscura siempre tenemos el camino de hierro que es la biblia, el problema se resolverá y llegaremos a la salida.

Toda la voluntad de Dios esta escrita en ella. Si confiamos en su palabra y obedecemos, tendremos una vida abundante en salud y prosperados en todas las cosas.

 El Salmo 91:14 -16dice: Yo lo libraré, porque él se acoge ami; lo protegeré, porque reconoce mi *nombre. El me invocará y yo le responderé; estaré con él en el momento de angustia; lo libraré y lo llenaré de honores. Lo colmaré con muchos años de vida y le haré gozar de mi * salvación.

Si una persona o una nación quieren vivir bien debe volver al Señor. Dios dice que será cabeza y no cola. Que siempre estará arriba y nunca debajo. Por eso el diablo pelea para que no creamos.

La salvación no es solo para el cielo, la salvación que nos ha dado Dios es asombrosa. Entonces para saber su voluntad también debemos tener la ayuda de un pastor. A veces ocurre que no interpretamos la palabra y los líderes de la iglesia pueden ayudarnos a entender cual es la voluntad de Dios. Rom. 10:17 dice que la fe viene por el oír y el por la palabra de Dios. Al oírla a través de los líderes obtenemos fe. (1Tes. 2:13.) Dios puede hablarnos a través de sus siervos y es bueno tomarlo como la palabra de Dios.

Dios lo bendiga y hasta pronto
http://creerenjesus.blogspot.com

lunes, 7 de febrero de 2011

Orando de acuerdo a la visión de Dios


“Así dice aquel cuyo *nombre es el Señor, el que hizo la tierra, y la formó y la estableció con firmeza: "Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tu no sabes.”
Jeremías 33:2 y 3
Es bueno que pueda analizar cómo está siendo su oración hoy. Por eso lo invito a reflexionar un momento en esta palabra. Jeremías 33:3 dice: “Clama a mí y yo te responderé.”Dice Dios que tiene que clamar a él y que él le va a responder. Fíjese que le da la seguridad de que su oración va a ser respondida. No tenemos que orar de acuerdo a la visión humana y personal, debemos orar de acuerdo a lo que Dios tiene y a lo que Dios es. “SEÑOR, que hizo la tierra, que la formó para afirmarla”. Si cree en su Palabra tendrá la confianza de lo que Dios prometió.  También dice que nos enseñará cosas ocultas que no conocemos, cuando Dios le revela algo es para que lo acepte y que lo reciba, está oculto pero debe creerlo para anunciar lo que Dios dice y así verá la bendición de Dios en toda área de su vida.
¿Cree que podrá recibir algo de Dios si su mente es limitada? Debe apoyarse sobre la Palabra de Dios para desarrollar una capacidad para recibir.  ¿Por qué Dios le dio a uno un talento, a otro dos y a otro cinco?  Porque les dio conforme a su capacidad de recibir.  La capacidad de recibir se desarrolla conforme usted absorbe la revelación de la Palabra.  A veces alguien viene a la reunión y Dios le revela algo y recibe algo poderoso, mientras otros se van igual porque están acomodados como están.    Cuando se levanta a la mañana tiene que ya empezar a hacer confesiones de que va a recibir algo bueno.  La habilidad de recibir, la actitud, hace crecer lo que recibimos.  Dios nos dice que nos derramará bendiciones hasta que sobreabunden, no debemos dar el diezmo por miedo sino porque estamos ampliando nuestra capacidad de recibir y debemos ser fieles en eso.  De la misma manera usted debe orar. Si está en acuerdo a la visión, la respuesta vendrá. Si usted es fiel a Dios, será fiel a todo lo que él ordene. Dios puso líderes sobre cada uno de nosotros para que nos edifiquen y ayuden a crecer. Eso está en la visión de Dios. Ore en acuerdo junto con ellos. Reclame lo que es suyo, lo que esté en acuerdo a la Palabra vendrá.
Dios lo bendiga y hasta pronto 
Juan Guillermo Ruiz 

Seamos como el lápiz

Todos los días nos levantamos buscando ser mejores tratando de corregir nuestras imperfecciones, de reparar el daño que hicimos y procur...