Caminar en obediencia nos dirige hacia la posición correcta



“Si ellos le obedecen y le sirven, pasan el resto de su vida en prosperidad, pasan felices los años que les quedan.” Job 36:11 
La obediencia es donde tenemos que estar parados por causa de la fe para recibir y trasmitir las bendiciones de Dios que van en aumento.  La obediencia abre las puertas para el incremento sobrenatural.  La única manera de manifestar la fe a través de nuestra vida es obedeciendo a la Palabra de Dios. Sin obediencia a la Palabra de Dios, la fe no tiene espacio para moverse.  Dios lo demuestra a través de su Palabra una y otra vez.  En el libro de Deuteronomio cuando Dios le habla al pueblo para que obedezca le dice que la recompensa está por venir.  Hay cosas que Dios va a hablar en su vida en lo personal.  Esto lo habilitará a caminar en esa posición donde tiene el derecho de vivir en sobreabundancia.  Dios conoce los corazones y sabe quién está disponible para obedecerle.  Cuando uno aprende a obedecer a la Palabra, entonces comienza a abrir su corazón para recibirla.  No es sólo para los predicadores, sino para todos los creyentes que caminan en humildad y que recepcionan la Palabra con fe. 
 Mire este ejemplo, como padres naturales, que vemos las cosas que pueden ocurrir,  le advertimos a nuestros hijos y ellos nos responden: “Lo voy a hacer a mi manera.”  Usted ya se da cuenta por anticipado que eso que su hijo va a hacer le traerá una frustración.  A Dios le pasa lo mismo, nos mira, nos enseña, nos habla pero le venimos después con frustración.   Cada persona tiene la libertad de elegir lo que está recibiendo.  Usted tiene que decidir estar parado en la posición correcta donde la bendición fluye.  Si va respetando lo pequeño y lo va corrigiendo, Dios lo va llevando por un camino de excelencia.  Como Dios nos conoce a todos, sabe que algunos somos lentos para la disposición mientras que otros enseguida lo ponen en práctica. Observe el pasaje de Job 36:11 y medite en él. La obediencia trae bienestar y dicha. Quiere decir que la bendición irá en aumento porque lo está haciendo a la manera de Dios.
Entonces usted va a terminar su vida en bienestar y dicha, en bendición y prosperidad.  Como eso lo trasmitió a sus herederos, ellos también van a tener casas para repartir.  Usted recibió la Palabra y estableció los principios y la sabiduría en su vida y en su familia por generaciones. Crea a la Palabra, póngala por practica  y disfrute de las bendiciones.
Dios lo bendiga y hasta pronto 
Juan Guillermo Ruiz 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Volviendo a su Perfecta Voluntad

Siguientes pasos para una vida cambiada

Generaciones de influencia e impacto