Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

Actitud, Sentir y Pensar

ACTITUD=SENTIR=PENSAR
Debo tener el mismo ánimo que Jesús.
*Cómo se forman las actitudes:
1- por medio de las informaciones que vaya recibiendo. Si no tiene una actitud positiva, de fe, para una vida de prosperidad completa debe cambiar de actitud cambiando la información que ha recibido y lo hará a través de Su Palabra. La Palabra de Dios no cambia, pero cambia las cosas para bien. La actitud para influír a los demás es más importante que la preparación.
2- en el proceso: ira procesando lo que va recibiendo , eso que escucha ira elaborando su propio programa de vida. Usted está llamado a vivir vida en abundancia!!! Los programas son hábitos mentales que se reflejan en actitudes.
3- la consolidación: aquello que se procesa, que elabora un programa de vida…con el tiempo se arraiga, se consolida.
 Marcos 5:1/2 Vinieron al otro lado del mar, a la región de los gadarenos. Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo,
Enseguid…

¿Donde esta el problema?

Con frecuencia, le pedimos al Señor que solucione los problemas que hay a nuestro alrededor, cuando en realidad lo que Él quiere es resolver los problemas dentro de nosotros. Yo hice eso por años en cuanto a mi peso. Oré y oré a Dios para que me ayudara a adelgazar. Sin embargo, fracasé muchas veces. Perdí, literalmente, centenares de libras, sólo para aumentarlas de nuevo.
Al fin un día tome una decisión firme. Le dije: "Señor, no daré un paso más hasta que no averigüe qué hacer al respecto". Entonces hice ayuno, me aparté de todas las cosas y me propuse estar atento a lo que Dios tuviera que decirme.
Durante ese ayuno, el Señor me mostró la verdadera causa de mi problema. Me mostró que yo quería perder peso, pero no quería cambiar mis hábitos alimenticios. Yo era como el alcohólico que quiere beber constantemente sin ser afectado por el licor. Quería comer nueve veces al día y seguir pesando 75 kilos.
Entonces, me di cuenta de que Dios no solo quería librarme d…

El Lujo del Amor de Dios

Hay creyentes que esperan muy poco de Dios en cuanto a lo material. Con¬fían en que Él les dará alimento y vestido, pero no confían en que se los dará en abundancia.
Por alguna razón, se han formado la idea de que Dios es un viejo tacaño que les dará algo más que harapos para vestir y frijoles para comer. Pero eso no fue lo que el Señor dijo. En Mateo capítulo 6 Jesús dice que Dios nos vestiría mejor que a Salomón. Esas palabras son suficientes para demostrar que Dios quiere no solo darnos las cosas básicas de la vida, sino también bende¬cirnos abundantemente. Yo lo sé por experiencia personal.
Un día ¬ - hace algunos años - , llegúe a la casa y encontré dos automóviles costosos estacionados a la entrada del garaje. Me los habían regalado unos hermanos que habían sido bendecidos por el Señor por medio de mi ministerio. Me quedé estupefacto. "Señor - le dije - , no necesito estos automóviles. No te los había pedido, y no están dentro de mis planes. ¿Qué están haciendo…