jueves, 31 de marzo de 2011

Atravesando un oscuro túnel

De repente tú tranquila vida siente la sensación de que entró en un oscuro túnel que parece interminable, buscas una salida tanteando por estrechas paredes que ahogan y que solo hace que frenen tus pies.

Todo está tan oscuro que no ves ni un rayo de luz, ni tampoco encontrarás a nadie acompañándote en ese asfixiante camino, solo te topaste con el miedo y la desesperación; todo tu ser se paraliza y no te deja avanzar más. Hay tanto silencio que grita fuerte, pero hay alguien o algo más fuerte en tu interior, es la fuerza del sueño de Dios, es el Espíritu Santo que grita tu nombre con amor y te dice: "Yo estoy contigo y te ayudo, toma mi mano y no te soltaré, nada es mas fuerte que mi amor por tí, no te des por vencida/o, yo vencí la muerte, aquí estoy, ni lo oscuro ni lo imposible puede detenerme, mi sangre derramé por tu libertad y sellé Mi Palabra en tu espíritu y este el momento de declararla, mírame y verás la luz de tu salida".


"Tu palabra es una lámpara a mis pies, es una luz en mi sendero" salmo 119:105

cada vez que declaramos la palabra de dios en los momentos difíciles, la oscuridad y las tinieblas retroceden, huyen ante la presencia del señor, y automáticamente aparecen soluciones, respuestas y salidas a todas tus dudas, miedos y necesidades; por lo tanto nunca dejes de leer la biblia ni en las malas, ni en los buenos momentos, porque su palabra es viva, es vida, es luz y súper eficaz como espada de dos filos que penetra lo profundo del alma y del espíritu y sana. Hebreos 4:12

martes, 29 de marzo de 2011

El árbol y su fruto

Todo ser humano tenemos la capacidad de controlar y dominar nuestras emociones, pero dominar ese pequeño músculo llamado lengua, dice en

Santiago 3:8 es muy difícil, pero no imposible claro está.
Voy a compartirles un cuento con reflexión de "La tortuga y los gansos".

Cuando llegó el tiempo de emigrar los gansos por la sequía, vieron a la vieja tortuga que estaba en un charco del Himalaya, entonces los gansos le soltaron una invitación:

-Ven con nosotros amiga, tenemos un bonito lugar en una cueva de oro en la montaña de Cittakutta.

-No tengo alas, como podría llegar a ese lugar? contestó la tortuga.
-Puedes mantener la boca cerrada? preguntaron los gansos.
-Desde luego que sí! le respondió bien segura la tortuga,
-Pues entonces sostén este palo entre los dientes y nosotros tomaremos cada uno de los extremos con nuestros picos y te llevaremos por el aire, ok? le dijeron los gansos.

Y se fueron volando por encima de todo, con el mundo entero extendiéndose bajo ellos, y con una visión expectacular. Después de un tiempo de vuelo pasaron por sobre los tejados de una hermosa ciudad...
-Oh! que extraño, y ridículo! unos gansos llevan por el aire una tortuga! exclamaron unos niños que los veían pasar.

Doña tortuga, oyendo esas palabras de burlas, se puso muy agitada y un pequeño fuego de ira empezó a arder en su corazón.

-Que les importa si me llevan por el aire!? gritó la tortuga.
Naturalmente no pudo mantener la boca cerrada, sus dientes dejaron de agarrar la rama y la pobre cayó al vacío.

*Esta es la suerte que les está reservada a los que no pueden refrenar su lengua. Prov. 13:3.

Muchas veces opinamos o hablamos en el momento que debemos callar, porque cuando nuestras emociones están a flor de piel podemos meter la pata.

No solo debemos usar el corazón sino el cerebro o sea nuestra inteligencia emocional, para controlar esas emociones negativas que surgen cuando hay críticas, opiniones, o algún comentario sobre nuestra persona, por lo tanto piensa antes de actuar apresuradamente porque puedes caer muy bajo, y no solo te lastimarías vos sino todo aquel que recibe tu mala respuesta. 

Todos podemos controlar la ira, el enojo y las broncas; aún cuando creas tener toda la razón del mundo, mantén la boca cerrada o muerde una ramita como lo hizo la tortuga pero sostenla para no hablar mas de la cuenta y para que no pierdas amigos, familias, trabajos, etc. Porque respondiendo alocadamente no solucionarás nada, ni llegarás muy lejos. Saber callar en el momento preciso es una de las mejores respuestas y es saludable para todos.

sábado, 26 de marzo de 2011

La memoria no es frágil

Prefiero recordar las hazañas del SEÑOR, traer a la memoria sus milagros de antaño 
 Sal 77:11

Quien ha tenido problemas y aflicciones en su vida, podrá coincidir que lo más tormentoso de los momentos difíciles y tribulaciones, es el tener que pensar en ellos. Pasamos horas y en ocasiones días, reflexionando en el problema mismo. Damos vuelta sin encontrar una salida viable y es allí cuando nuestra fe en Dios se debilita. Nuestra mente se satura de argumentos pesimistas y empezamos a proyectar un lamentable final.

Todos, sin excepciones, tenemos la autoridad para decidir lo que vamos a pensar, lo que vamos a recordar. Así como podemos pensar y recordar experiencias desagradables, o recordar experiencias placenteras. Como en una reunión familiar o de amigos donde se recuerdan con agrado eventos y situaciones pasadas.

David debió apelar a este recurso, de recordar las obras de Dios, cuando dijo:” Prefiero recordar las hazañas del SEÑOR, traer a la memoria sus milagros de antaño.” (Salmos 77:11). Esta decisión lo llevo a levantarse de la situación en la que se encontraba.

Ante cualquier circunstancia, trae a tu memoria lo que Dios ha hecho en tu vida. La misericordia que tuvo contigo. Recuerda cuando te sanó, cuando te hizo libre, cuando te protegió, cuando hizo un milagro a tu favor. Y ese recuerdo traerá la fe y la esperanza que necesitas para los momentos difíciles.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Atravesando la crisis


“Nos vemos atribulados en todo, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados, perseguidos,  pero no abandonados; derribados, pero no destruidos.”
2 Corintios 4:8-9
El éxito está asegurado con Dios. Él ya transformó la maldición en bendición. Ahora, nosotros debemos caminar en su voluntad, en el camino que nos conduce a su propósito.
Muchas veces, pasamos aflicciones por meternos en cosas que son buenas, pero no las que tenemos que hacer en ese momento.
Es necesario buscar la dirección de Dios en las decisiones que vamos a tomar para que ellas nos conduzcan al destino espiritual que Él tiene preparado para nuestras vidas. José así lo hizo y a pesar de los obstáculos llegó al destino preparado por Dios.
Para_atravesar_con_éxito_cualquier_crisis_debemos_saber_que:
_1-_La crisis termina pronto. No es un estado de su vida, es sólo una circunstancia.
_2-_Debemos mantener nuestros ojos en Dios. La crisis no debe controlar nuestra mente.
_3-_El Espíritu Santo ha puesto un sueño de Dios en nuestro espíritu que nos indica en qué dirección debemos movernos. Debemos dar pasos de fe y obediencia cada día en dirección a nuestro_destino.
_4-_No será fácil, demanda que nos esforcemos con Dios. Recuerde que lo que usted tolera, no_lo_puede_cambiar.
_5-_Necesitaremos luchar, pero el sueño se cumplirá si seguimos adelante.
No se resigne a la adversidad, no pierda el rumbo enfocándose en el diablo. Con Dios, nosotros prevalecemos; no la deuda, no la enfermedad, no el problema. Fortaleza y sabiduría viene de Dios a nuestras vidas. No se enoje, ni amargue por nada. De la crisis tiene que salir saludable y sin heridas. No pierda su destino por las malas memorias.
Dios está a su favor y hay un ejército angelical ayudándolo. Dios lo ha provisto de armas. Úselas. Use la palabra con la autoridad que Dios le dio y avance hacia su destino de bendición.
“Bendito sea el SEÑOR, mi Roca, que adiestra mis manos para la guerra, 
 mis dedos para la batalla”
Salmo 144:1

lunes, 21 de marzo de 2011

No permitas que el fuego se apague

Texto: Mateo 6:6 En los tiempos bíblicos donde se establecía una batalla, una lucha, la recompensa se llamaba botín. El ganador tenía derecho de recoger el botín, el cual podía consistir en oro, riquezas, tierras o esclavos. Para poder tener una recompensa hay que pasar primero por una batalla, un desafío y ganar, entonces la comunión tiene recompensa.

La Biblia nos cuenta que Jesús al irse de esta tierra, dijo que iba a enviar a uno como Él, el llamado paracletos (al Espíritu Santo). Jesús subió a los cielos sabiendo que volvería a buscar a su pueblo, pero mientras tanto dejó al paracletos, para que cada vez que clames a Él, cada vez que lo busque de una manera especial, se haga real en tu habitación.

Es importante que entendamos que el Espíritu Santo no es una persona física, sino espiritual, y al encontrarnos con él estamos teniendo comunión con una persona que siente, una persona que piensa, una persona que tiene voluntad, una persona que quiere hacernos bien y que nunca nos va a fallar. Él es nuestro mejor amigo.

En Mateo 6:6 dice: “Pero tu, cuando te pongas a orar, entra en su cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre,que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.”.
Esto quiere decir que hay recompensa a la comunión.

¿Cómo viene la recompensa? Viene cuando me encierro y me dispongo a orar.

En el libro de Malaquías 1:10a. (Leer) 

Esto nos lleva a reflexionar sobre los vientos, Jesús se tuvo que enfrentar a una tormenta y reprendió los vientos. El Señor nos dice: “Cierra la puerta porque hay corriente y se está apagando el fuego”. 

Los vientos tipifican a las modas, las tendencias y las tentaciones que vienen a apagar lo que Dios encendió. Él está llamando a sus sacerdotes, a su iglesia, a cada uno de nosotros para decirnos: “En estos días el viento está soplando más que nunca sobre este mundo, la frialdad, la apostasía y la rebeldía se han instalado. 

Una forma tibia e irreverente delante de Dios se ha instalado y sabemos según la Biblia que todo esto irá de mal en peor. Pero mientras esto suceda en el mundo, en la iglesia se deben cerrar las puertas y se debe cuidar el fuego. 

Esto es para nuestro corazón y también para la iglesia; no debemos permitir que las corrientes de este mundo ingresen a la iglesia diciendo: “Bueno, si en el mundo se hace, ¿porque no acá?”. Entonces sucede como dice la Biblia, que comenzamos a llamar bueno a lo malo y malo a lo bueno. No permitamos que los vientos apaguen el fuego. No hay nada más frustrante que haber recibido algo de Dios, una fuerte pasión por su presencia y haberlo perdido, dejando que el viento frío del mundo entre a nuestro corazón.

Cierra la puerta

En el libro de Nehemías capitulo uno, nos habla del pueblo que salió cautivo de Jerusalén. Nehemías 1:3(Leer).
Las puertas en la Biblia nos indican acerca de la autoridad y de la influencia. Los sabios, los profetas, las personas de autoridad, aquellas personas que tenían algo para hacer o para decir se sentaban a las puertas. Las puertas cerradas establecían un marco de protección para las naciones. Cuando vinieron los enemigos de Israel a atacarlos, lo primero que hicieron fue derribar los muros y quemar las puertas y cuando esto aconteció, entraron y tomaron cautivos al pueblo de Dios. Pero hay una gran noticia: “Jesús reconstruye puertas”, esta palabra es para que nuestra vida espiritual sea reconstruida y para comenzar a vivir en victoria.

En  Mateo 6:6 nos dice que debemos cerrar la puerta cuando oremos.
Este es el tiempo donde nosotros tenemos que definirnos y pararnos firmes diciendo: “Este es el año donde voy a tomar la victoria, donde voy a vivir una nueva realidad espiritual, donde voy a tomar lo que he estado esperando por años”.

¿Cuál es el secreto, o la clave para que esto ocurra?

Cuando el Señor habla de cerrar la puerta está haciendo referencia a la privacidad, lo cual significa que no hay nada más importante que Él y que debe ser el centro de atención. El Señor está queriendo decir que al cerrar la puerta debemos establecer un marco donde lo que voy a hablar con él, no debe compartirse con los pensamientos y la preocupaciones ya que lo único que provocan es distracción que me impide llegar a una buena comunión con el Señor. Debemos aprender que al cerrar la puerta, estamos entrando en un tiempo exclusivo con Dios, dejando de lado todo tipo de distracción.

También la Biblia dice que debemos orar en nuestro cuarto. No dice que lo hagamos en la cocina, o mirando televisión, mientras caminamos, donde podemos distraernos, sino que nos dice que cuando oremos en nuestro cuarto, Él se manifestará y nos recompensará en público. Dios quiere un lugar exclusivo para estar con Él.

Cuando el Señor hace referencia al cuarto, en realidad está hablando de intimidad, donde somos nosotros mismos, donde nos sinceramos, donde somos transparentes y auténticos, donde no mostramos una imagen, una apariencia, donde no tenemos un prestigio o un nombre que cuidar, donde somos simplemente una persona necesitada, hambrienta y desesperada por Dios.

Es en ese cuarto donde vas a tener acceso exclusivo hacia Dios. Él y tu persona se unirán en un encuentro espiritual que cambiará y renovará tu vida para siempre.

El Lugar secreto

Cuando el Señor dice en su palabra: “Ora a tu Padre que está en lo secreto”
Aquí podemos encontrar otra clave importante. Cuando el Señor dice en su palabra “Buscad y me hallareis, llamad y se os abrirá”

Cuando habla del secreto, pareciera que el Padre nos deja ver en su palabra que Él tiene como un lugar exclusivo, un escondite que para el mundo está cerrado pero para sus hijos está abierto. Quiero animarte a frecuentar ese escondite, como lo hizo Moisés cuando le dijo: “Señor si tu gloria, si tu presencia que yo frecuento cada día no ha de ir conmigo, entonces no me saques de aquí”

David dijo: “El que habita al abrigo del altísimo, se acoge a la sombra del Todopoderoso ”, ese es el lugar secreto, el abrigo del altísimo. El que habita en el lugar secreto morará bajo la sombra del omnipotente, David continuó diciendo: “ Yo le digo al Señor Tu eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confió. Solo él puede librarte de las trampas del cazador y de mortíferas plagas, pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio”. Dios quiere que descubramos nosotros también ese lugar secreto en el cual David habitaba.

En 2 de Reyes 4:1-5 (Leer)
¿Que ocurrió cuando ella se tuvo que encerrar?
Ella al encontrarse con Eliseo le dijo que no tenía nada, que iba a perder a sus hijos, quienes serían llevados como esclavos. Y el hombre de Dios le respondió en otras palabras: “La solución está detrás de la puerta, cuando te encierres, Dios cancelará todas tus deudas, él se comenzará a glorificar en tu vida y el aceite del Espíritu Santo no va a cesar de fluir”.

¿Qué tuvo que hacer esta mujer para recibir el milagro de parte de Dios?

Tuvo que encerrarse y creer; eso es lo que nosotros debemos hacer para ver la gloria de Dios fluir en nuestra vida, porque hay recompensa a la comunión.

Las vasijas fueron llenas del aceite. Si en tu vida hay un vacío, Dios lo llenará con su aceite fresco!!
Podemos encontrar otro ejemplo en la historia de la mujer sunamita. Esta historia hace referencia a una mujer que invitaba insistentemente a Eliseo para que comiera en su casa y cuando él pasaba por aquella ciudad, venía a comer a su casa, hasta que esta mujer terminó preparándole un cuarto en su casa para él. Luego Eliseo le declaró que ella tendría un hijo, este nació, se crió y siendo ya más grande se descompuso y murió. Ella fue y lo acostó en el cuarto donde años atrás había dormido el profeta, en la misma cama. Y luego fue a buscar a Eliseo, lo convenció al profeta para que volviera a aquel cuarto.

Dice la escritura en 2 de Reyes 4:32-36 (Leer) que Eliseo cerró la puerta y oró. ¿Qué pasó luego?
Dios lo resucitó. Volvieron a la vida los proyectos que representaba ese niño, cuando él cerró la puerta y oró, el calor del Espíritu Santo vino sobre ese niño y revivió.

La recompensa viene detrás de la comunión, cuando nos encerramos con Dios y oramos algo pasa. Dios resucitará tus sueños y proyectos cuando te encierres a buscarlo detrás de la puerta y a solas!


viernes, 18 de marzo de 2011

“No olvidaré mi pacto, Ni me retractaré de mis palabras.”

Salmos 89:34

Aunque viva en medio de un mundo negativo usted puede vivir una vida positiva, de fe, de bendición y de gloria, porque no se está alimentando interiormente con las cosas que se alimenta el mundo y la gente de las estadísticas de lo que no funciona. Para usted eso no existe, porque está con Dios y la palabra. Entonces a ese tipo de gente le puede decir que con Dios hay esperanza, con Dios puede ser tremendamente feliz y bendecido. Porque esa es la vida que usted eligió. 

Cuando vienen las influencias destructoras para causar división en su vida, recuerde que hay algo firme y fuerte adentro suyo. Resista firme en la fe y va a ver al diablo y a toda cosa mala y perversa huir de su vida. Tiene garantía de bendiciones por mil generaciones después de la suya. La garantía de que mañana esté mejor que hoy, que su futuro esté lleno de sabiduría de bendición de prosperidad, de victoria por la palabra. 

Cuando la gente comienza a hablar que las cosas no le salen bien, y dicen: fracasé voy a intentar de vuelta. Se están declarando fracasados y no se están apoyando en Dios y confiando en Dios. Quizá eso podamos oírlo de una persona que no conoce todavía a Dios, pero de un cristiano jamás. Porque eso querría decir que está quebrando leyes espirituales que lo están conectando con el fracaso. Por eso tenga cuidado.

Usted hoy puede decidir vivir de acuerdo a la Palabra o no. Si decide vivir por la Palabra, disfrute de hoy porque mañana será mejor. 

Hay personas que vinieron quebradas a la iglesia y hoy están súper prósperas, no es el lugar, es la palabra que cree y recibe. A lo mejor al lado de ese prosperado hay alguno que se cansó de quebrarse y le pregunto ¿No tiene el mismo apóstol, o pastor, los mismos líderes? ¿Cuál es su problema entonces? Si la palabra es la misma, es usted quién decide cuál es su futuro y su destino ¿Entiende?

Cuando usted se decide caminar en la Palabra va a encontrarse con sorpresas en el camino, de cosas contradictorias, porque el enemigo no se va a quedar en el molde. Pero usted sabe que tiene un respaldo de poder, de autoridad y todo lo que está haciendo en línea y acuerdo a la Palabra, respetando las leyes espirituales le van a producir un mañana mejor. Dios no hace acepción de personas. Todo nacido de nuevo que cree en el Señor tiene la provisión de la palabra de Dios para vivir una vida extraordinaria, fuera de lo común, con cosas grandes. 

Cuando Dios dice algo, se convierte en algo legal, en un contrato y pacto que hay que cumplir. Dios cumple, usted tiene que cumplir con su parte también. Usted recibe la palabra, la dirección y va creciendo, yendo en ascenso cuando hace la parte del pacto que le corresponde: poner en práctica la palabra que creyó.

Ahora, no se olvide que es usted, y nada más que usted quien decide, Dios no decide por usted qué futuro quiere tener. Él le ofrece lo mejor, usted decide si lo quiere o no. Hay un pacto para cumplir. 

Cuando elige la palabra y la aplica con fe hará fluir esa bendición extraordinaria para que Dios lo sorprenda.

Lo bendigo en este día y animo a que tome la mejor elección guiado por la sabiduría de Dios.


http://creerenjesus.blogspot.com

miércoles, 16 de marzo de 2011

El orden trae paz


“En todo caso. cada uno de ustedes ame también a su esposa como a sí mismo, y que la esposa respete a su marido.  Hijos, Obedezcan en el Señor a sus padres. porque esto es justo Honra a tu Padre y a tu madre que es el primer mandamiento con promesa - para que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra.Y ustedes,  padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor. ”
Efesios 5:33, 6:1-4
Muchas familias hoy en día no tienen paz los unos con los otros.
El esposo y la esposa se hablan a los gritos y gritan también a sus hijos. Sus hijos toman actitudes rebeldes y causan más disgustos al círculo familiar. Este tipo de casas es un completo caos, nadie quiere vivir en ellas y llega un punto donde los que conviven simplemente se soportan.
Dios, en su divina sabiduría, estableció un orden para todas las cosas y este orden trae paz y facilita las relaciones interpersonales. Este orden se establece cuando cada miembro cumple las funciones por Él establecidas. El esposo debe someterse a Dios y amar a su esposa como a sí mismo. La esposa debe sujetarse al esposo, honrarlo y respetarlo. Los hijos deben obedecer a sus padres y los padres no abusar de su autoridad con sus hijos. Todo este orden está basado en el amor y en cumplir con la función otorgada. Cuando este orden se altera vemos a padres comportándose como niños, a niños asumiendo el rol de sus padres, a esposas asumiendo el rol de sus maridos y viceversa.
Por más modernos que sean los tiempos, ninguna familia funciona en perfecta armonía y amor cuando no está en el orden de Dios.
Si en su familia todos los roles están invertidos, no se entristezca pero tome la decisión de establecer el orden de Dios. Comience sujetándose y buscando a Dios y luego si es hombre, sepa que Dios lo ha establecido como cabeza de su hogar. Ese es su rol y no se sentirá bien hasta que lo desempeñe. Ser cabeza no es ser tirano, pero sí mantener el empuje de su hogar. Si usted es mujer honre a su marido, usted es su ayuda idónea Y solamente juntos llegarán a cumplir el propósito de Dios. Si usted es hijo/a, honre a sus padres y no desestime sus indicaciones.
Hacer todo esto puede costarle pero en definitiva, si está buscando de Dios esto le llevará a tener grande galardón.

lunes, 14 de marzo de 2011

No crea las mentiras, oiga la voz de Dios


"Si obedeces al Señor tu Dios todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañaran siempre."
 Deuteronomio 28:2
No Compre Mentiras
-“Bueno,al final estoy seguro de que estos problemas financieros son realmente bendiciones disfrazadas.”
 ¿Ha oído a alguien decir esto a otra persona que estaba sufriendo problemas financieros? Es probable que sí. Es una idea popular. Esta mentira es usada por el diablo para mantener en fracaso a los creyentes.
Como resultado, muchos creyentes, hoy están sufriendo una derrota financiera tras otra. Pero vayamos a la Palabra de Dios para ver lo que dice sobre el tema de la prosperidad y la pobreza directamente.
Descubramos, de una vez y para siempre, qué cosas son bendiciones y cuáles maldiciones. La respuesta la encontramos en Deuteronomio 28.
Lo que Dios describe en los versículos 1 al 14 son bendiciones: la prosperidad. En los versículos 15 al 31, Dios describe la pobreza, y Él la ha llamado maldición.

Oiga la voz de Dios

La maldición está para destruir. No está para enseñarle a la gente una lección. No está para hacerlos más espirituales. Sino para destruirlos.
Satanás se ha esforzado mucho en convencer al pueblo de Dios que la pobreza es una bendición disfrazada. Pero la pobreza es algo que el diablo ha ideado para mantener a los cristianos limitados, inactivos y concentrados en sus propias necesidades.
Recuerde siempre, que pasarán nuestros gobernantes, pasarán todas las cosas que nos rodean, pero la palabra de Dios permanece y la Iglesia de Dios tomará posesión del lugar que le corresponde en estos últimos tiempos.
No compre mentiras. Ponga su pensamiento en línea con la Palabra de Dios. Si usted es un hijo de Dios nacido de nuevo, no tiene que vivir más bajo la maldición de la pobreza ni bajo ninguna otra maldición. ¡Usted ha sido redimido! ¡Oiga la voz de Dios! ¡Él lo ha destinado a la prosperidad!
Dios lo bendiga y hasta pronto 
Juan Guillermo Ruiz 

viernes, 11 de marzo de 2011

La mirada del hombre y la mirada de Dios Parte 2

6- El hombre mira sus posibilidades humanas, Dios ve su poder infinito. Dios busca hombres y mujeres que estén dispuestos a poner su fe en Dios, pero muchas veces miramos con nuestros ojos y decimos “no se puede”, “no hay recursos”, “no tengo la capacidad”. No confíes en tu análisis, déjaselo al experto para que saque sus conclusiones: Dios. 

Tenemos el caso de David cuando se enfrentó al gigante (1 Samuel 17). Era imposible derrotarlo pero David lo miró con los ojos del Señor y venció. 

7- Los hombres miramos lo poco que tenemos, Dios mira que hacemos con ello. Él está esperando que pongamos lo poco en sus manos. Aunque creas que no conoces tanto la Palabra, que no tienes tanta fe; hoy el Señor te dice que lo coloques en sus manos y que lo uses. Tal como en la multiplicación de los panes y los peces, pon lo que tienes en sus manos y espera el milagro. Él ya te ha dado mucho más de lo que te imaginas!

8- Los hombres miramos la belleza física, Dios ve la belleza interna. Este mundo ha puesto a la belleza en un punto de idolatría. No dejemos que los complejos marquen nuestra vida y tampoco resaltemos los defectos de otros, pues esto lastima mucho. Démosle paso a la belleza interna que es la que verdaderamente perdura. Dios te acepta como eres y te ama, ha hecho una obra maravillosa en tu vida, por lo cual valórate y bendice tu vida, tu cuerpo, tu familia y verás que tu belleza interior es más valiosa que la cáscara.

9- El hombre busca la aprobación de los hombres, Dios espera que busques su opinión. Aunque todos necesitamos la sana aprobación, el cariño, algo muy diferente es depender de la opinión de los demás y buscar desesperadamente agradar a los otros en todo. 
Si tu prioridad es agradar a todos, te puedes llevar varias desilusiones. En cambio si tu prioridad es agradarle al Señor, es justamente lo que Él espera de ti. Todo lo que hagas, hazlo para el Señor y tu alma será reconfortada. 

10- El hombre mira los pecados visibles, Dios ve los pecados del espíritu. Hay pecados invisibles pero muy presentes en el corazón, tales como la codicia, la envidia, los celos, el resentimiento y la amargura, entre otros. Estos son pecados del espíritu que los hombres no los alcanzan a ver pero Dios sí los reconoce. 
Por tanto, no te guíes por lo que ven tus ojos sino más bien deja que el Espíritu Santo te guíe a ver tal como Dios ve. Aléjate de la murmuración que tanto lastima y del juzgar a otros por lo que uno alcanza a ver. Intenta siempre perdonar, dar amor y verás como el Señor es quien saca todo a luz. 

No te detengas o te atemorices si ves que tu realidad te supera, más bien aférrate más que nunca de tu Creador y confía porque seguramente Él está viendo la solución acercándose! 


http://creerenjesus.blogspot.com

miércoles, 9 de marzo de 2011

La mirada del hombre y la mirada de Dios parte 1

Texto: 1 Samuel 16

Hoy hablaremos acerca de las dos miradas con las que podemos mirar nuestra vida. Las cuales con muy diferentes y producen también resultados distintos. 
En el versículo 7 vemos el contraste entre lo que veía el profeta en lo que debería ser el nuevo rey y lo que miraba Dios. Él no mira lo que ven los ojos del hombre sino lo que está en el corazón.

El primer hijo de Elí que aparece en escena, es Eliab, quien seguramente tendría un muy buen porte, una presencia impactante. Humanamente, Samuel al verlo creyó estar viendo al ungido de Dios, lo cual era erróneo, pues Dios, lejos de sorprenderse por su apariencia, estaba mirando su corazón.

Hay muchos aspectos donde podemos ver que la mirada de Dios es infinitamente más profunda, más completa, en otras palabras, es perfecta. Ésta abarca toda la realidad del ser humano, no solo una parte, sino también el pasado, presente y futuro.
Hoy veremos algunos ejemplos acerca de la diferencia entre la mirada humana y la de Dios:

1- El hombre mira el carácter, Dios ve su realidad. Muchas veces una persona juzga a otra de acuerdo solamente a su comportamiento, a su manera de ser y de relacionarse, mientras que Dios, además de ver eso, también ve su historia y los motivos que provocan su comportamiento.

Puede que al observar a alguien nos precipitemos a juzgarla y caratularla de acuerdo solo a lo que perciben nuestros ojos; solemos decir: “este es un amargado” o “nada le viene bien” o cosas por el estilo. Sin embargo, rara vez conocemos en profundidad su situación completa. Es importante que veamos más allá y que tratemos de acercarnos y conocer su historia, no para justificarla sino para tratar de comprender y ayudar. Dios hoy quiere darnos la sensibilidad para entender que estas personas, aunque no lo notemos, necesitan del amor de Dios a través de nuestra vida La mirada del hombre se queda en lo externo, en lo parcial, pero Dios quiere que veamos más profundamente para llegar a su corazón y poder así ser de bendición.


2- El hombre mira la frustración mientras que Dios ve las posibilidades de victoria. A menudo uno puede caer en mirar para atrás, el pasado, las derrotas o las imposibilidades que detienen la esperanza en el presente. Esto produce estancamiento y temor. Pero Dios sabe y ve lo maravilloso que está por hacer. 

Al ver los problemas de salud, en lo económico o lo familiar algo dentro nuestro nos dice que “este problema nunca se va a resolver” mientras que el Señor ya ha visto la solución. Dios quiere que te sueltes del pasado para anclarte a la fe y confiar en su poder!
El mismo profeta Habacuc (Habacuc 1:1-4) comienza su libro escribiendo acerca de una realidad dolorosa y cuestionando a Dios por la sociedad corrupta donde los impíos se llevaban (a su modo de ver) la mejor parte. A lo cual el Señor le responde diciendo: “Mirad entre las naciones y asombraos porque Yo haré una obra en vuestros días que aún cuando se os contare no la creeréis”

No te aflijas por lo que ves hoy pues Dios conoce el propósito y también la obra que está haciendo para bien. Tal como el caso de Abraham (Romanos 4:17) que lejos de su realidad, confió en la promesa y llegó a ver lo que parecía imposible! 

3- Los hombres miran las acciones externas, Dios ve las motivaciones que hay detrás de sus actos. Las motivaciones, las intenciones del corazón de los hombres no siempre están muy claras, a veces hay evidencias pero otras veces, no. Debemos guardarnos de juzgar por lo que vemos puesto que el único que conoce las motivaciones del corazón es Dios. +

En Hebreos 4:12, Dios nos da luz acerca de la palabra viva que llega mucho más profundo que cualquier otra cosa. Esto no es para condenar sino más bien para que nos santifiquemos a través de ella. 

4- Los hombres miran cuanto tiene una persona, Dios mira la fidelidad en su servicio. ¿Puede uno preferir rodearse de personas bien vestidas, con mucha educación y un buen auto estacionado en la puerta? ¿Podrá enseñarnos más una persona que logró poseer mucho antes que alguien que dedica su vida a Dios? Si bien a simple vista uno diría que eso no tiene nada que ver, la realidad es que muchas veces uno prefiere a las personas que lograron ascender en los escalones culturales más que quienes crecieron interiormente hacia Jesús y por ahí, no es tan visible. 

En Lucas 22:24-26 Jesús deja una enseñanza bien clara acerca de que los más exitosos para el reino de los cielos no son quienes logran tener cuanto desean sino quienes llevan el amor de Dios en beneficio de otros y los sirven. Dios espera que seas fiel con lo que te ha dado. El Señor va a mirar si fuiste fiel, si desarrollaste el ministerio con amor y para Él y por Él. No escondas el talento que te ha dado, se fiel en el servicio a Dios.

5- El hombre mira el pecado y lo condena, Dios ve el arrepentimiento y lo restaura. No prestemos oídos a los chismes que nos vuelven enemigos de quien se ha equivocado, sino más bien oremos y ayudemos a su restauración con amor. Recuerda siempre la regla de oro: “Hazle al otro lo que te gustaría que te hagan a ti”.


http://creerenjesus.blogspot.com


Seamos como el lápiz

Todos los días nos levantamos buscando ser mejores tratando de corregir nuestras imperfecciones, de reparar el daño que hicimos y procur...