domingo, 22 de mayo de 2016

Fuerza de Voluntad para crecer


Fuerza de voluntad por supuesto suena como algo grandioso. Somos guiados a creer que tenemos suficiente fuerza de voluntad para combatir contra cada tentación que se nos presente en el camino. Y algunas veces esto funciona. Pero déjeme contarle un pequeño secreto acerca de la fuerza de voluntad. La Fuerza de voluntad es su mejor amiga cuando las cosas van bien, pero es la primera en irse cuando usted está agotado. Descubrí que si realmente no quiero hacer algo, mi mente me da suficientes razones de por qué no tengo que hacerlo. Mis emociones incluso se unen, diciendo, “Estoy de acuerdo porque de todas maneras, no me dan ganas de hacerlo.”
A nuestra alma (mente, voluntad y emociones) le encantaría dirigir nuestras vidas, pero la Biblia dice que debemos ser guiados por el Espíritu de Dios. No se nos enseña a ser guiados por la fuerza de voluntad – se nos ordena ser guiados por el Espíritu. La fuerza de voluntad y la disciplina son importantes y vitalmente necesarias para una vida exitosa, pero sola la fuerza de voluntad no será suficiente. La determinación le ayudará a comenzar y le permitirá seguir por algún tiempo, pero nunca es suficiente para llevarlo hasta la línea de meta. Zacarías 4:6 dice, “ Así que el ángel me dijo está es la Palabra del SEÑOR   No será por la fuerza ni por ningún poder, sino por mi espíritu  dice el Señor todo poderoso".
¿Qué pasa si, en lugar de recurrir primero a la fuerza de voluntad en su momento de necesidad, recurre a Dios? Dios libera Su poder en su fuerza de voluntad y lo activa para llevarlo hasta la línea de meta. La fuerza de voluntad no recibirá el reconocimiento por nuestro éxito, sino Dios. Jesús dijo en Juan 15:5 (NTV): “Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada."    
 de Joyce Meyer

domingo, 15 de mayo de 2016

¿Vives de acuerdo a tus metas o de acuerdo a los propósitos de Dios?


¿Ya tienes las metas a lograr para este nuevo año? ¿En cuántos de tus proyectos has involucrado al Señor? ¿Son objetivos que tú has dispuesto o que Dios te ha encomendado?

Dice la Biblia que David sirvió “a su propia generación según la voluntad de Dios.” (Hechos 13.36) Él obedeció todo lo que Dios le ordenó, logrando servir a los de su tiempo según lo que Dios le había dicho.
El mundo de hoy nos enseña a trazarnos metas y perseguir objetivos que a simple vista parecen nobles y provechosos, pero como cristianos, ¿consultamos a Dios antes de hacer cualquier cosa?

Recuerda siempre que “el corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor.” Proverbios 19.21 (NVI)
Puedes hacer todos los planes que quieras, pero el propósito del Señor predominará.

Puedes vivir esta vida de acuerdo a tus metas y objetivos, o de acuerdo a los propósitos de Dios, los cuales siempre verán cumplimiento.

Espero que tu vida sirva a esta generación que tanto necesita de Dios, y que decidas no perder nada de lo que Dios te ha dado. Dentro de ti hay nuevas melodías, historias que deben ser contadas, creatividad que necesita surgir, hay poesía, palabra de Dios, profecías y respuestas a tantas oraciones. ¡Hay mucho que Dios ha puesto en tu interior!     Andrés Reina

lunes, 2 de mayo de 2016

En tiempos de angustias y sufrimiento




En uno de sus salmos, David expone sus sentimientos de esta manera:  ¿Hasta cuándo Señor me seguirás olvidando? ¿Hasta cuándo esconderás de mí tu rostro ? ¿Hasta cuándo he de estar angustiado y he  sufrir cada día en mi corazón? ¿Hasta cuándo el enemigo me seguirá dominando? Señor y Dios mío, mírame y respóndame!; ilumina mis ojos. Así no caeré en el sueño de la muerte.” Salmos 13:1-3 

Si te has sentido como David, o si estás viviendo algo parecido, Dios te dice lo siguiente en Isaías 44.21-22 

Dios ha prometido nunca dejarte ni tampoco abandonarte. Es más, Él fue quien dijo en Isaías 66.13
Hoy te animo a que hagas lo que hizo David, quien luego de expresar su dolor, terminó el salmo diciendo lo siguiente: “Pero yo confío en tu gran amor ; mi corazón se alegra en tu salvación. Canto salmos al SEÑOR. ¡EL SEÑOR ha sido bueno conmigo ” Salmos 13:5-6

ALABAMOS A DIOS EN EL SUFRIMIENTO

    ALABEMOS A DIOS EN EL SUFRIMIENTO   Job 36:17-33    ¿Puede adorar a Dios mientras atraviesas por momentos difíciles? Es te...