viernes, 29 de octubre de 2010

No dejando de Cogregarnos

 Preocupémonos los unos a los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregandonos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca.”
Hebreos 10:24-25 
Congregarse. Juntarse, reunirse. Eso tiene que ser un hábito en su vida. Pero no me refiero a un hábito que usted haya adquirido como una costumbre se asistir a un lugar, sino a un hábito bueno que tiene un buen propósito, ayudarlo a crecer y a desarrollarse en la fe.
Muchas veces usted se reúne o se junta con personas que no son de la fe y quizás reciba información del mundo puede venir en forma que asusta y atemoriza. Pero en la iglesia, usted recibe la información del cielo que todo cambia para bien. Su vida y su familia serán un luminar en este mundo de oscuridad, sus hijos serán una generación próspera y bendita en esta tierra y verán la gloria de Dios. 
El día de la manifestación de la gloria de nuestro Señor Jesucristo se acerca, por eso es muy importante que estemos juntos, que recibamos la Palabra y la trasmitamos. Porque usted en su casa espiritual recibe de la unción de la gracia bajo una unción apostólica para moverse en un mundo de oscuridad que es adverso a su vida.  Pero sabe que con Dios tiene garantía de victoria. Donde usted se mueva hágalo con confianza,  va a tener éxito en los estudios, en el trabajo y en la vida familiar en todo lo que haga. Al congregarse usted es estimulado al amor y a las buenas obras, como dice el versículo de Hebreos. Porque ¿Dónde encontrará uno de fe, a otro de la misma fe sino es en la misma casa espiritual?  
El Señor sabe por qué lo trajo a congregarse en este lugar, porque siempre va a ser desafiado a caminar en la Palabra y en sus principios para establecerlo en su vida y establecerlo en la vida de los demás. Porque es formado en la Palabra de Dios para que usted a otros pueda sacarlos de abajo y llevarlos hacia arriba.  A otros pueda discipularlos en el amor y en la unción del Señor. En la iglesia usted está recibiendo a través de la paternidad espiritual, en la familia de Dios, una formación de destino y con propósito para que tenga hijos espirituales y a esos hijos espirituales los forme y los eduque con la Palabra de Dios.   Por eso, lo animo a que no deje de congregarse. Si no sabe a dónde ir, pídale sabiduría a Dios y guía al Espíritu Santo. Busque un lugar de fe que lo ayude a crecer. Pero, no pierda el tiempo porque es muy valioso. Congréguese.  ¡Usted será bendecido!

miércoles, 27 de octubre de 2010

Cambiando su forma de pensar

La vida no es divertida cuando es controlada por los sentimientos, porque estos cambian constantemente. No se puede confiar en los sentimientos, no sólo porque cambian tan seguido, sino también porque mienten. Nuestros sentimientos influyen en nosotros, porque somos criaturas "carnales". Muy a menudo, permitimos que nuestra alma—nuestra mente, deseos y emociones—nos guíe en vez del Espíritu Santo. Aunque no podemos mantener los pensamientos negativos completamente alejados de nuestra mente, no tenemos por qué enfocarnos en ellos.

Contamos con el libre albedrío, y podemos escoger no ceder a nuestros pensamientos. Como seguidores de Cristo, debemos vivir guiados por la verdad y la sabiduría, no por nuestras emociones.
Hubo un tiempo cuando yo no resistía los malos pensamientos y, como resultado, tenía una vida inestable. Ahora, cuando esos sentimientos aparecen para causarme miedo y miseria, me detengo y digo: "¡Juan Guillermo, deja eso! ¡Tú sabes que eso no es cierto!". Así es que aunque, en ocasiones, puede que me sienta bombardeado por pensamientos no muy amorosos, no permito que esos sentimientos dicten ni estropeen mi vida. Eso es parte de ser espiritualmente maduro.

Permítame presentarle unos ejemplos. Quizás se haya encontrado en medio de una multitud y se ha sentido como que todos están hablando de usted. Eso no quiere decir que lo hacían. Quizás se sienta que nadie lo entiende, pero eso no quiere decir que no lo entiendan. Quizás se sienta malentendido, no apreciado o hasta que no lo han tratado bien, pero eso no quiere decir que así sea.
Estos son sólo sentimientos. Necesitamos ser maduros, disciplinados, controlados por el Espíritu Santo y determinados a caminar en el Espíritu.    

lunes, 25 de octubre de 2010

Escrito está


“Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.”
Efesios 2:10 

No sólo Juan el Bautista habló de sí mismo según la Palabra sino también el Señor Jesús. Él dijo: “Yo he venido a liberar a los cautivos, a predicar el año agradable del Señor… y añadió luego: “Hoy se ha cumplido esta escritura.”

En este día quiero compartirle estos ejemplos para que usted entienda que debe darle a su vida el valor que le da Dios. ¿Y cómo sabe cuál es el valor que Dios le da? Mirando lo que está escrito en su Palabra. Usted es un redimido del Señor y debe hablar que es una bendición.  Cuando le pregunten: ¿De dónde sacaste eso, si yo te conozco de chiquito?”  Responda: “Está escrito en la Palabra de Dios.”  La gente tiene su opinión, pero usted es quien Dios dice que es. 

Usted contagia el ambiente adonde va.  Usted crea una unción y produce alegría.  La gente no sabe quién usted es, así que no importa lo que digan de usted, sino importa lo que diga Dios.  La solución siempre está fundamentada en la Palabra de Dios.  Se va a revelar la verdad de Dios en su vida.  “Todo lo que haga prosperará”, dice la Palabra.  Si lo que usted cree de usted mismo no está de acuerdo con la Palabra tiene que cambiarlo.  Usted tiene el poder para hacerlo.  Aunque su pasado esté lleno de frustraciones, tiene que establecer su creencia en la Palabra. 

Somos hechura Suya.  Si somos hechura de Dios, Él no tiene algunos de primera clase y otros de segunda, no tiene cosas mal hechas o gente frustrada.  Tenemos que saber que somos hechura de Dios y estamos reflejando Su presencia para buenas obras, debe remover de su vida las creencias equivocadas.  No tiene que decir: “¿Cuando voy a dejar este vicio?  Ya en Cristo, usted es una nueva criatura, todas las cosas son hechas nuevas.  Dice la Biblia que usted es hechura de Dios, eso es lo que usted también tiene que decir.  Dios por anticipado preparó el camino del propósito para su vida, para que transite por el camino correcto según las buenas obras. 

Así que hoy declare: ¡Soy lo que Dios dice que soy! ¡Soy un bendito!
Estudie la Palabra e investigue todo lo que Dios habla de su vida. Vaya a las reuniones, escuche prédicas. Llénese de la Palabra de Dios.

Me gustaría que me dejaras un comentario 
¿Que opinas de este artículo? 
¿Cuales son tus inquietudes?

Dios lo bendiga y hasta pronto 
Juan Guillermo Ruiz  



jueves, 21 de octubre de 2010

La base firme en su Hogar


“Si el Señor no edificare la casa, en vano se esfuerzan los albañiles. Si Señor no cuida la ciudad, en vano hacen guardia los  vigilantes.”
Salmos 127:1
La familia es el diseño de Dios para el hombre y Él se encarga de edificarla.
Es imprescindible que el Señor Jesús esté primero en su hogar; de lo contrario, cualquier intento por restaurarlo o tratar de mantenerlo será en vano.
Quizás usted esté pasando por problemas familiares y tal vez intentó de todo; pero lo primero que debe hacer es hacer a Jesús señor de su vida y de su familia. Si usted le da lugar, Él comenzará a ordenar esos ladrillos que con el tiempo se cayeron. Satanás puede haber traído división, amarguras, problemas, soledad; pero es tiempo de cerrarle la puerta y comenzar a reedificar. Se puede, con Dios se puede. Con Él hay esperanza. No mire a la persona que tiene al lado y diga: “¡este no cambia más!” ¡No! todo cambia en las manos de Dios. Comience a usar las armas que Él le dio. Tome autoridad sobre todo espíritu de división, bendiga a las personas con las que usted vive y obre en amor.
Si usted quiere una casa edificada por Dios debe seguir sus instrucciones; muchas pueden no gustarle porque a nadie le gusta mucho rendir su voluntad y sus propias ideas pero no es cuestión de hacer nuestra voluntad sino la de Dios. Obedecer a la Palabra es la clave para la bendición.
Su hogar cambiará, será restaurado, y aquellos que están recién comenzando en la tarea de edificarlo, tomen el consejo de mantener siempre a Dios primero y se librarán de muchos males y dolores. Cuando Dios gobierna hay amor, hay respeto, hay libertad, hay unidad, hay prosperidad.
Determínese a glorificar a Dios con su vida. El mundo verá algo diferente y se acercará a ver qué es eso distinto que hay en su hogar. Es el amor de Dios. Su familia será el reflejo de la gloria de Dios.
Me Gustaria que me dejaras un comentario
¿Que opinas de este articulo?
¿Cuales son tus inquietudes?
Dios los bendiga 
Juan Guillermo Ruiz 

martes, 19 de octubre de 2010

Guiados por la verdad


“Luego llegaron los discípulos de Juan, recogieron el cuerpo y le dieron sepultara. Después fueron y avisaron a Jesús. Cuando Jesús recibio la noticia, se retiró él solo en una barca a un lugar solitario. Las multitudes se enteraron y lo siguieron a pie desde los poblados. Cuando Jesús desembarcó y vio tanta gente, tuvo compasión de ellos y sanó a los que estaban enfermos."     
Mateo 14:12-14

Hoy quiero decirle que ante cualquier cosa que se haya formando como algo religioso en usted, debe permitir que el discernimiento de la Palabra lo transforme. No tiene que ponerse a razonar y filosofar sobre la presencia de Dios y Su Palabra porque eso es muchas veces lo que hace que un concepto religioso se comience a establecer. Deje que la penetre hasta partir su alma, porque lo que ella le revele será lo que luego deberá poner en práctica. Eso es usar bien la palabra de verdad. Los fariseos no pensaban en edificar un reino para Dios, sino que pensaban en sus ventajas y cosas personales. Ellos se enojaron. Algunos pueden venir a manipular una situación con el enojo, hay otros que le puede decir: “¿Sabes lo que están diciendo de vos?” Pero en realidad es lo que ellos quisieran decir, pero no tienen el coraje para decir que ellos piensan así. Los fariseos son así. Hay algunos que andan diciendo: “Uh, este se enojó por esto y el otro por lo otro.”  Hay personas que no quieren salir de su zona de confort.  Hay algunos que dicen: “Me parece que me voy a quedar con el Pastor Pablo porque no me molestaba.” Déjese confrontar con la verdad de la Palabra que lo ayuda a discernir. 

Cuando usted se congrega y recibe la Verdad, no está siendo guiado por ciegos que guían a ciegos. Porque usted recibe la verdad, la examina en su casa y esa verdad penetra e ilumina dentro de su vida.  La Palabra no le pone límites y lo hará alcanzar cosas mayores que yo. No es cuestión que usted no entiende algunas cosas y las transmite en ignorancia.  


Tiene que saber que tiene una cobertura espiritual y la palabra de verdad a su disposición.  Nunca va a estar dentro de un pozo y nunca va a guiar a nadie a caerse en un pozo, sino que guiará a la gente a alcanzar los sueños.  Tal vez usted es un creyente que está preocupado porque conoció a algunos cristianos que son lobos vestidos de oveja.  ¡No se preocupe!  Sólo camine en la verdad porque lo que no plantó el Padre, será desarraigado. Debe estar tranquilo y no ponerse nervioso por los demás creyentes. Dios no es ni ciego ni tonto, ya Él se va a encargar de esa gente. Usted tiene que crecer y desarrollarse en la palabra de verdad. Si hay gente que saca de contexto la Palabra y lo quiere influenciar, usted tiene el espíritu de la verdad y sabe en quién ha creído. Lo que usted conoce y cree es lo que va a vivir todos los días de la vida.

Megustaria  que me dejaras un Comentario 
¿Que opinas de este articulo?
¿Cuales son tus inquietudes ?

Se despide Juan Guillermo 
¡Hasta pronto! 


viernes, 15 de octubre de 2010

La Misión del Hogar Cristiano

Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.”(Proverbios 22:6)

En el hogar cristiano son necesarios estos  Ingredientes:
  • El Ejemplo:

Siembra un pensamiento, cosecharás una acción, 
Siembra una acción, cosecharás un hábito, 
Siembra un hábito y cosecharás carácter”

Lecturas Salmo1:1-6 y Filipenses 4:8
  • El padre que arruina su propia alma no puede hacer mucho por el alma de su hijo: “Y el que recibe en mi nombre a un niño como éste,me recibe a mí. Pero si alguien hace pecar a uno de estos pequeños que cree en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una gran piedra de molino y lo hundieran en lo profundo del mar.” (Mateo 18:5-6)
  • La Esclavitud del Pecado: “¿Puede el etíope cambiar su piel, o el leopardo quitarse sus Manchas? ¡Pues tampoco ustedes pueden hacer el bien, acostumbrados como están a hacer el mal!” (Jeremías 13:23) "La plata la arrojaran a las calles, y el oro lo verán como basura. En el día de la ira del Señor,  ni su oro ni su plata podrán salvarlos ni le servirán  para saciar su hambre  y llenarse el estómago, porque el oro fue el causante de su caída. (Ezequiel 7:19) 
  • Las Relaciones:
  • “ Incúlcarselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés  en tu casa y cuando vallas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes." (Deuteronomio 6:7)
  • “ Enséñenselas a sus hijos y repítanselas cuando estén en su casa y cuando anden por el camino, cuando se acuesten y cuando se levanten" (Deuteronomio 11:19)
  • La Verdad:
  • “Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.” (Proverbios 3:5-6) 
Padres: ¡Cuando dan su vida física, también deben dar su vida espiritual!
“Sean, pues, aceptables ante ti mis palabras y mis pensamientos, oh Señor, roca mía y redentor mío.”
 (Salmo 19:14) 

Me gustaría que me dejaras un comentario
¿Que opinas de de este articulo?
¿Cuales son tus inquietudes?

Hasta la próxima Juan Guillermo Ruiz 




miércoles, 13 de octubre de 2010

Cinco pasos importantes para desarrollar una buena imagen interior



1 Pedro 5:7-8).
Comprender este texto es muy importante ya que la ansiedad significa distracción. Debe quitar toda distracción de su vida, porque una mente distraída es una mente dividida. La Biblia habla acerca del hombre de doble ánimo (doble pensamiento - doble imaginación). Cuando la mente está dividida hay serios problemas con la imagen interior.

La mujer que padeció por muchos años de flujo de sangre, toda su vida se vio enferma e iba de médico en médico sin solución. Su problema era tan grande que la debilidad ya se había apoderado de ella. Vivió doce años con una enfermedad incontrolable, todos los días y constantemente tenía una pérdida de sangre. Permanentemente ella veía en sí misma esa enfermedad. Pero un día, al oír acerca de Jesús despertó su fe y vio la solución para su vida. Ella oyó y luego miró sin distracción el borde del vestido del Señor, hasta tocarlo.


Todo aquel que mire atentamente la Palabra tendrá un solo pensamiento, un solo diseño. Esta mujer cambió su imagen de enfermedad por la imagen del sanidad en Jesucristo.

Primer paso: Oír la Palabra de Dios
La mujer oyó acerca del Maestro, oyó de la solución a sus problemas.

Segundo paso: Ver
Después que la mujer oyó, miró atentamente y sin distracción su meta, que era tocar el manto de Jesús.

Tercer paso: Meditar en lo que oyó y en lo que vio
El tercer paso para desarrollar la imagen de Dios está claramente expresado en el libro de Josué, capítulo 1, versículo 8:

“Recita siempre el libro de la ley medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que el él esta escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.”
Pensar, imaginar o diseñar. La imagen que otros tengan de usted, si le da importancia, pueden limitar el potencial de la imagen de Dios en su vida.
Debe entender que usted no puede diseñar si primero no ve y no puede ver si primero no oye. Mi consejo es que debe meditar o pensar constantemente en la imagen de Dios. Josué de día y de noche ocupaba su mayor tiempo en pensar la Palabra.
Como ya expresé, el hombre piensa, quiera o no quiera, y esto quiere decir que el hombre siempre tiene buenos diseños o malos diseños.
¡Diseñe en su interior los pensamientos de Dios!


Cuarto paso: Confesar
“En mi corazón se agita un bello tema mientras recito mis versos ante el rey; mi lengua es como pluma de hábil escritor. (Salmos 45:1).

Para que la imagen de Dios se complete en usted, luego de oír, ver y meditar, debe confesar.
Confesar es hablar. Hay muchos que han hablado de lo que nunca oyeron, vieron o meditaron en su vida. Mucha gente habla de Cristo sin conocerlo.
El salmista David dice que cuando hablamos somos una pluma escribiente.

Proverbios 4:24 dice:Aleja de tu boca la perversidad; aparta de tus labios las palabras corruptas”

El aspecto negativo dice que debemos apartar la perversidad de la boca. Por ejemplo, si yo digo que no se puede, eso es perverso. Si yo digo que usted todo lo puede en Cristo, ese es el aspecto positivo de la Palabra.


La perversidad dice: “No puedo, no tengo, no sé, tal vez, algún día...”. Lo primero que debe hacer es dejar de hablar lo negativo.
A veces hablamos tantas cosas negativas y tan rápido, que no nos damos cuenta que eso es perverso. Toda palabra negativa que va en contra de la Palabra de Dios es perversa, porque no predica la verdad de la Palabra.
Toda palabra negativa que salga de mi boca que se levante contra la Palabra de Dios, me convierte en un perverso.
Si usted dice que es injusto y la Biblia dice que, por medio de Cristo, usted es justificado, eso sería perversidad. Escribimos con la lengua, con las palabras y la única forma de escribir es confesando.


Quinto paso: Hacer
“No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévela a la práctica.” (Santiago. 1:22).

Para hacer debo tener bien en claro los cuatro primeros puntos. Recuerde: Usted y yo nos convertimos en lo que hacemos. Usted es lo que hace, porque hace lo que diseña, diseña lo que ve y ve lo que oyó.
La televisión y la radio tiene acceso al poder. Porque la comunicación es importante y esencial. Es importante que los cristianos entiendan que los medios de comunicación son imprescindibles para establecer el Reino de Dios.
Este quinto punto es mortal para el diablo, porque a él no le interesa que usted sepa, lo que no le conviene es que usted haga.
Aplique los puntos detallados anteriormente y no olvide que el diablo no quiere que usted ejecute  la verdad, que es la Palabra de Dios.
Muchos cristianos creen tener la imagen de Dios, pero no es así. Porque no hacen lo que confesaron, lo que diseñaron, lo que vieron y lo que oyeron.
La mujer del flujo de sangre oyó, cuando oyó miró fijamente a la Palabra (Jesús) y luego confesó: “Si tan solo tocare su manto seré sanada”.

Cuando la mujer confesó, actuó y tocó el manto, salió poder y virtud de Jesús, y la mujer, que durante doce años sufrió, fue libre de ese tormento.
El que tiene la imagen no es sólo el que habla, sino el que hace lo que habla. Dios nos está preparando para ser buenos administradores de Su gracia, y si usted aprende a administrar todo lo que Dios le dio, nunca lo perderá. El mal administrador hace que se pierdan las cosas y Dios no nos llamó a perder, sino a ganar. Dentro suyo hay una imagen de ganador y tales no pierden, ni empatan, siempre ganan.

Debemos captar la onda de cómo Dios nos está viendo. Si nos miramos en un espejo natural podremos ver nuestros defectos e imperfecciones, pero si lo hacemos en el espejo de Dios, que es Su Palabra, Él nos mostrará claramente quienes somos en realidad, nuestra imagen interior.

lunes, 11 de octubre de 2010

Todo puede cambiar


“Así que no se preocupen diciendo:”¿Qué comeremos?” O “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Mateo 6:31
Debemos esforzarnos por entrar al reposo de Dios, un lugar lleno de paz, de confianza y de gozo en medio de cualquier tentación. Únicamente en Su reposo podemos fluir en la habilidad sobrenatural de Dios.
Si nosotros estamos preocupados es porque no estamos en Su reposo. En el versículo 25, la Palabra dice que no nos preocupemos por la vida, qué vamos a comer, o qué vamos a beber, o qué vamos a vestir; porque la vida es mucho más que esas cosas. El versículo 27 amplía “¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?”.
En otras palabras, lo que está diciendo Jesús es que la preocupación en estas cosas no ha de mejorar nada, ni cambiará la situación para mejor. Sí, la cambiará para peor. Los versículos del 28 al 30 dicen: “¿por que se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan; sin embargo les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana esta arrojada al horno, ¿no hará mucho mas por ustedes, gente de poca fe?, “Asi que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras lo que no se ve es eterno.” (2 Corintios 4:18) quiere decir que están sujetas a cambios. La situación que usted está tratando está sujeta a cambio. Si confía en Dios en el tiempo de la espera, Él hará lo mejor y le dará la más grande bendición. Pero confié en Dios, no en su propio entendimiento. No se preocupe, Dios sabe cómo hacerlo y lo hará. Todo va a cambiar.

Me gustaría que me dejaras un comentario y que opinas de este artículo 
¿Cuales son tus inquietudes ?

jueves, 7 de octubre de 2010

Actitud de fe en todo

Ser renovados en Actitud de su mente; y ponerse el ropaje de la nueva  naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y sanidad”.
Efesios 4:23-24

Seguramente habrá escuchado alguna vez a algún entrenador físico diciéndole a su equipo que pongan “actitud” frente al rival en un partido muy importante. ¿Sabe qué quiere decir “actitud”? Actitud es la preparación mental para interpretar el ambiente para responder con una actitud de fe.  No debo responder según cómo me trataron. Imagínese a un arquero de fútbol enojándose con un jugador contrario por patear hacia su arco. Esa no sería una buena actitud. Él debería estar interpretando el ambiente para poder responder correctamente.
Observemos ahora a Josué y Caleb. Ellos fueron junto a otros espías a ver la misma tierra. Pero hubo una gran diferencia entre ellos y los otros espías. Ellos dijeron que si Dios estaba con ellos iban a triunfar. En cambio, los demás interpretaron el ambiente con una mentalidad negativa.  Dijeron que había gigantes y que ellos eran como langostas. En el ejemplo del arquero sería como si éste cuando le meten un gol ya diera el partido por perdido. La actitud de los diez los llevó a perder todo hasta su propia vida.  Sin embargo, Josué y Caleb tuvieron la actitud para recibir más.  No sólo iban a entrar a la tierra prometida sino que la iban a administrar y conquistar.   
¿Cómo debemos interpretar entonces el ambiente? Lo debemos interpretar a la manera de Dios. Renovar la mente para tener la actitud correcta.  La actitud es importante frente a todo, por eso se tiene que ir renovando su mentalidad.  Alimente su fe día a día con la Palabra de Dios. Póngase de acuerdo con él. Usted ya está en el reino de Dios y es imposible que tenga una mentalidad de derrotado ¡Tenga una actitud de fe!.


Me gustaría que me  dejaran un comentario, que opinas de este artículo y cuales son tus inquietudes. Dios los bendiga y que tengan una feliz reflexión des estos artículos.   

miércoles, 6 de octubre de 2010

No hable su problema

No hable su problema
“En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto
Proverbios 18:21
Cuando usted habla mucho de los problemas, lo que hace es engrandecerlos y darle una oportunidad al enemigo a que tenga acceso para llevarlo al fracaso. Los hijos de Dios tenemos que hablar lo que es la Palabra de Dios, lo que es una bendición y creerle al Señor. Usted no se puede rendir ante una adversidad aunque parezca incambiable. La última palabra siempre la tiene Dios. Cuando usted tiene que enfrentar situaciones que a veces no son de lo mejor recuerde a la mujer sunamita. Ella le creyó a Dios y cuando le preguntaron cómo le iba ella, estando en medio de una gran prueba, respondió: bien. Hay personas que cuando se le pregunta ¿como esta todo?  Largan un rollo de problemas.  Eso no quiere decir que no los tenga y que no es bueno compartir una oración. Pero cuando usted habla demasiado acerca del problema no está hablando de la salida victoriosa que tiene que tener. Usted tiene que llenar su corazón y sus pensamientos de la Palabra de Dios y creerle a Dios que con la Palabra se va a mover con autoridad sobre las cosas que vengan en contra. Donde los demás ven un problema, usted ve una salida victoriosa. Donde los demás ven un horno de fuego, usted ve al ángel que camina al lado suyo. La sunamita decidió poner la Palabra de Dios en su boca.

Usted tiene que confiar que todo está provisto de parte de Dios. Es un hijo de Dios y tiene que tener la confianza todo el tiempo que tiene protección divina y provisión. Pero para que la provisión se manifieste tiene que estar la declaración de fe. Cuando la mujer dijo: bien, soltó la fe. La palabra principal en la Biblia sobre la confesión se encuentra en el libro de los Proverbios: “En la lengua esta el poder de la vida y de la muerte”. Si la mujer decía está todo mal, me dio un hijo y ahora se muere, si protestaba, se quejaba iba a arruinar todo lo que Dios iba a hacer. Pero ella lo hizo participar a Dios.  Por eso hoy le pregunto ¿Usted de que va hablar? Porque usted tiene que traer los cielos a la tierra, tiene que reinar sobre las circunstancias. Si decide hablar de lo malo, lo engrandece y libera el poder de la muerte. Lo que usted tiene que hacer es traer la vida, manifestar la vida, liberar la vida. Y esto se logra hablando la Palabra de Dios.  Ella tiene el poder para crear otra realidad cuando usted habla palabras de fe. Levántese y acuéstese hablando bendición.   Recuerde que en su lengua está el poder de la vida y de la muerte.   Hable sólo la verdad de la Palabra de Dios.

lunes, 4 de octubre de 2010

Un Corazón Dispuestos


El asunto principal en la vida del creyente debe ser la condición de su corazón.

Nuestro Dios es el Dios de los corazones. Él no se fija en lo exterior del hombre o en lo que hace una persona. El hombre juzga según la razón, pero Dios juzga según el corazón. Dios usará con más facilidad a una persona con unos cuantos problemas, pero con un corazón recto que a una persona que aparenta estar bien y tiene un corazón malo. 
Para ser usados por Dios necesitamos tener un corazón dispuesto. Éxodo 25:1, 2 dice: "El Señor habló con Moisés, y le dijo: Ordénales a los israelitas que me traigan una ofrenda. La deben presentar todos los que sientan deseo de traérmela." 

A través de los años, he tenido que superar muchas experiencias negativas. Sí, tenía un llamado de Dios, pero en conjunto tuve que tener mucho el "deseo" de hacer las cosas. Tras observar a las personas y a mí mismo, he llegado a la conclusión de que si tenemos suficientes ganas de hacer algo, casi siempre buscamos la manera de llevarlo a cabo. 

Eso de "desear" es algo poderoso, ya que con ello logramos mantener limpia la casa, ahorrar dinero, pagar las deudas y alcanzar cualquier meta que nos propongamos. No nos gusta reconocer que la razón principal de nuestro fracaso o éxito depende de cuanto empeño ponemos en alcanzarlo. Nos gusta echarle la culpa a cualquier persona o situación, pero creo que sería bueno sentarnos a calcular cuanto "deseo" tenemos. Es preciso ser sinceros y decir: "Señor, no gané la victoria porque en realidad no la deseé suficiente. No oré ni leí la Biblia porque no quería. No pasé tiempo meditando sobre tu Palabra y hablando contigo porque no tenía ganas, no quería. Pasé toda la noche viendo la televisión porque quería". 
No tienen nada de malo el descanso y la diversión, siempre y cuando estén bien nuestras prioridades. Culpamos al diablo, a otras personas, al pasado y la lista sigue, pero muchas veces la verdad es que nos faltó el "deseo". Si tú y yo queremos servir a Dios, es necesario tener un corazón dispuesto, ya que a Él no le interesan nuestras buenas obras si no las hacemos de corazón. 

Años  atrás  Dios tuvo que tratar conmigo a causa de la inseguridad. Vivía bajo la duda  hacía todas las cosas indicadas sólo porque temía que Dios se enojaría conmigo de no hacerlas. 
En muchas ocasiones oré porque me sentía obligado, pero mi corazón no estaba allí. Leía la Palabra de Dios, mas por obligación  porque así lograba sentir que había cumplido. 

No desprecio la disciplina, pero aun así, debemos hacerlo porque queremos, no porque tenemos que hacerlo. Nos vemos obligados a disciplinar la carne para hacer lo que nuestro corazón desea, ya que la carne siempre está en conflicto con el Espíritu. No siempre sentimos hacer lo que hacemos, pero no es necesario sentir hacerlo, sólo desear hacerlo. Quizá tengamos que orar en ocasiones de esta manera: "Señor, dame disposición para estar dispuesto--¡porque en este momento no tengo disposición!". 

Él examinará la actitud de nuestro corazón: "Yo sé, mi Dios, que tú pruebas los corazones, y amas la rectitud. Por eso, con rectitud de corazón te he ofrecido voluntariamente todas estas cosas y he visto con júbilo  que tu pueblo, aquí presente, te ha traído  sus ofrendas. “  (1 Crónicas 29:17).

Estoy convencida que el asunto principal en la vida del creyente debe ser la actitud o condición de su corazón. No importa lo que mostremos por fuera; la verdad que se encuentra dentro de nosotros es lo que no podemos esconder de Dios, eso es lo que a Él le importa.

Me gustaría  que me dejaras un comentario ¿Que opinas de este articulo?
¿Cuales son tus inquietudes ?

viernes, 1 de octubre de 2010

¿Perdiendo el control?


Cuantas veces nos ponemos a mirar por la ventana como llueve y llueve y decimos ¡uh! Qué día Señor! Pero cuando el día comienza con algunas gotas de problemas y al rato se desata una lluvia de problemas ¿qué decimos...? ¡Qué día espantoso que esta pasando hoy!
Hay situaciones que no hacen perder el control y actuamos impulsivamente sin haber siquiera "contado hasta diez". Muchas reacciones que tuve en la vida me trajeron consecuencias negativas porque tome decisiones sin consultar a Dios, hasta que un día le pregunté al Señor: ¿Porqué me paso esto? Y me dijo: "Te levantaste antes de tiempo y respondiste antes que Yo".
A veces pareciera que los problemas se ponen de acuerdo y vienen todos juntos "en un combo" y nosotros en vez de reaccionar con serenidad e inteligencia nos ponemos en víctima, nos volvemos susceptibles y perdemos el equilibrio.

Hace unos días atrás  estaba  preocupado, por la salud de mis hijas una de ellas con varicela y la otra con dolores fuertes de cabeza y fiebre, las personas que las vieron así, me comentaban que si le dio a una a la otra le dará también la varicela. Sentí que el estado anímico se bajo Ya que una de ellas semanas atrás presento dolores fuertes de estomago y mes dije Esto no puede estar pasando! Por que se están enfermando? ¡QUÉ DÍA SEÑOR!. Al final de todo esto, todo estaba bien, pero eso si, había un grave problema en mi cabeza, que fue el diagnóstico de Dios: “mi manera de pensar y reaccionar”.
Cuando pensamos siempre negativo esperamos lo peor. Pero aunque no se puede hacer "transplante de cerebro" si podemos cambiar nuestra manera de pensar. Todo está en la reacción mental que tenemos frente a los problemas.
Tenemos la capacidad de imaginar cosas buenas y malas, fantasías, exageraciones extremas y a esto se lo llama: “el síndrome del juicio final”. Son personas que viven la vida en forma catastrófica. Pero ni el especialista, ni todos los que pronostiquen la enfermedad"  pueden solucionarte el problema que tienes porque todo depende de uno. Dios se encargó de la salud de mis hijas, sin dejar de hacer lo correcto, pero mi reacción frente a las diferentes situaciones fue de tristeza y duda... por eso; si cambio mi manera de pensar, cambio mi manera de reaccionar.
Esa reacción que tuve le puse: “la reacción del sapo”. Porque no supe esperar en Él, de su respuesta. SALTÉ ANTES DE TIEMPO.

Todos somos algo impacientes, queremos todo ¡yá! Y la impaciencia es uno de los mas grandes deboradores de sueños, cuando mostramos la falta de tolerancia para la espera, es como decirle a Dios “no confío en tu tiempo para hacer las cosas, yo lo hago más rápido”. Si nos adelantamos a Dios, huimos de su voz, de la razón y de la prudencia, condenandonos a un fracaso y nuestro día se torna gris, ahora bien ¿Se tornó gris tu día? Es un día espectacular con un sol radiante, una temperatura ideal… Pero de repente una nube se asoma y como no es uno de tus mejores días te parece que el cielo se nubló con el intento de estropearte la vida, pero no es asi. Si nuestra vida no está el 100% en las manos de Dios, seguro que en una gran parte del cuerpo está cansado, la mente agotada y con las emociones por el piso, con tristeza y amargura que termina con una suma del 100% de desastre total La llave de la impaciencia



 

ALABAMOS A DIOS EN EL SUFRIMIENTO

    ALABEMOS A DIOS EN EL SUFRIMIENTO   Job 36:17-33    ¿Puede adorar a Dios mientras atraviesas por momentos difíciles? Es te...