Una voz de fe

“Tu, en cambio, predica lo que va de acuerdo con la sana doctrina. A los ancianos, enséñales que sean moderados, respetables, sensatos, e íntegros en la fe, en el amor y en la constancia ”.
Tito 2:1-2
 Usted es la voz de la fe en su hogar; por lo tanto, procure hablar lo que dice la Palabra. Usted es muy influyente en su familia, por más que sea el único cristiano,- por el momento- usted tiene en sus labios el poder de la Palabra de Dios.
No se pliegue a hablar lo que habla el mundo: derrota, fracaso, temor, enfermedad; hable lo que dice Dios. Que su vida sea un ejemplo de fe y amor para los que lo rodean. Ellos verán a Cristo en su vida y verán que el cristianismo no es una religión, sino un estilo de vida que lleva a la victoria en toda situación.
Dios lo ha escogido como canal de bendición. No se desaliente si algunos  lo rechazan o se burlan de lo que usted dice, tranquilo, aproveche esa situación para madurar en la fe, el amor, la paciencia y el dominio propio. No se salga del carril por nada. Así como Jesús enfrentó esas situaciones levantadas por el diablo y venció con la Palabra, de igual manera vencerá usted.
Ponga en práctica la paciencia y fluya en el amor. Que nada cambie su declaración de fe.
Dios los bendiga 
Que pasen una feliz navidad 
en compañía de sus seres queridos 
Juan Guillermo Ruiz 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Siguientes pasos para una vida cambiada

Generaciones de influencia e impacto

El Poder de la amistad