Canalizando su vida hacia la fe de Dios

 “Abram creyó al SEÑOR, y el SEÑOR lo reconoció a él como justo.”Génesis 15:6 

Quizá usted ya se ha dado cuenta que a medida que se va moviendo en la voluntad de Dios, hay cosas que no tiene claras, pero que la Palabra de Dios se las viene a aclarar.  Por eso no hay que rendirse en el camino. Porque los planes de Dios son grandes y maravillosos.
A veces estamos apurados y queremos que ya esté listo lo que Dios ha dicho, pero Dios se va a ir moviendo para que las cosas se manifiesten a su tiempo y a su manera.  Mientras tanto, usted y yo tenemos que mantener nuestra confianza en el Señor. De esta manera, en el camino hacia su destino Él le va a ir diciendo: “Yo soy tu protección y seré tu recompensa, soy tu escudo.”  El Señor es quien lo va a cubrir de cualquier forma de ataque.  
Cuando usted va escuchando la Palabra y estudiando los mensajes comienza a tener una apertura a la visión de Dios, a sus planes y le  irá mostrando el camino. Ahora, lo importante es que usted lo tiene que creer. Tiene que canalizar su vida en la fe en la Palabra de Dios.

Cuando Dios le da la promesa a Abraham de un hijo y una descendencia incontable, él podía haber puesto un montón de excusas.  Él era ya muy mayor y su mujer más y encima estéril. A veces en la parte más importante de lo que estamos desarrollando con Dios, por algunos retrasos, hay personas que comienzan a poner excusas. Pero usted no se debe olvidar que Dios tiene planes con su vida hasta el último día en esta tierra. Entonces tiene que creer a todos los planes de Dios que vienen a ser revelados a su vida.  Abraham le creyó a Dios y le fue contado por justicia.  Abraham creyó que Dios era poderoso para todo lo que había prometido, aún estando en la edad que estaba y con la mujer que tenía.  Pudo haberse cansado de esa rutina y de los años que pasaban sin que nada apareciera. Pero con Dios hay que moverse hacia su destino y Abraham creyó a Dios.  

No se desespere porque lo que Dios ha prometido viene.  Si Dios está indicándole desde su interior que está caminando hacia su destino, tome fuerzas en el Señor y sepa que vienen cosas grandes para usted.  Canalice su vida hacia la fe de Dios. Usted la encontrará oyendo a diario su palabra. Fortalézcase en él y no desmaye. Dios prometió estar con usted siempre. Y él no falla. Créale y verá la bendición manifestarse en su vida y en su familia.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Volviendo a su Perfecta Voluntad

Siguientes pasos para una vida cambiada

Generaciones de influencia e impacto