Me Cuesta ser feliz

2 Samuel: 6:12-23

"En cuanto le contaron al rey David que por causa del arca el Señor había bendecido a la familia de Obed Edom y toda su hacienda, David fue a la casa de Obed Edom y en medio de gran algarabía, trasladó el arca de Dios a la ciudad de David.

 Apenas habían avanzado 6 pasos, cuando David sacrificó un toro y un ternero engordado, vestido tan sólo con un efod de lino, se puso a bailar ante el Señor con gran entusiasmo, así que entre vítores y al son de cuernos de carneros David y todo el pueblo de Israel llevaban el arca del Señor. Sucedió que al entrar el arca del Señor a la ciudad de David, Mical hija Saúl, se asomó a la ventana y cuando vió que el rey David estaba saltando y bailando delante del Señor sintió por él un profundo desprecio. El arca del Señor fue llevada a la tienda de campaña que David había preparado, la instalaron en su sitio, y David ofreció holocaustos y sacrificios de comunión en presencia del Señor Después de ofrecer los holocaustos y los sacrificios de comunión, David bendijo al pueblo en el nombre del Señor todo poderoso y a cada uno los israelitas que estaban allí congregados que eran toda una multitud de hombres y mujeres. Les repartió pan, una torta de dátiles y una torta de uvas pasas y después de eso todos regresaron a sus
casas. Cuando David volvió para bendecir a su familia, Mical le salió al encuentro y le reprochó:- Qué distinguido se ha visto hoy el Rey de Israel desnudándose como un cualquiera en presencia de las esclavas y de los oficiales. Y David le respondió:- Lo hice en presencia del Señor, quien en vez de escoger a tu padre o a cualquier otro de su familia, me escogió a mí me hizo gobernante de Israel, que es el pueblo del Señor, de modo que seguiré bailando en presencia del Señor, y me rebajaré más todavía, hasta rebajarme completamente, sin embargo esas mismas esclavas de las quienes hablas me rendirás honores. Y Mical hija de Saúl, murió sin haber tenido hijos".

Hay mujeres que son felices de a ratos, y no pueden ser felices de manera constante, porque están muy pendientes de la opinión de los demás, lo que les genera un estado de tensión constante.

CAMBIAN DE OPINIÓN CONSTANTEMENTE
Cambian de opinión según lo que los demás le dicen. No pueden sostener un criterio propio, porque los demás siempre le van a estar haciendo cambiar de opinión, internamente está cargando una gran tristeza, porque no tienen las herramientas necesarias para poder expresar lo que quieren o lo que piensan. Es porque no puede ser la mujer que ella quisiera ser y esta situación la entristece, la frustra y no permite que sea manifestado su potencial.


Dios lo(a) bendiga 

hasta pronto 
Juan Guillermo Ruiz 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Siguientes pasos para una vida cambiada

Generaciones de influencia e impacto

El Poder de la amistad