Siempre Aprendemos del Pasado


Cuando me pongo a pensar en mi vida antes de Cristo, reflexiono en lo mismo ¡que lástima que no lo conocí  antes!  ¡De cuantas cosas me hubiera guardado!  Sobre todo, analizo mi juventud.  A pesar de que fui una chica sana y de que nunca experiencias con las drogas, Dios me guardó de no cometer muchas locuras. sin embargo, fui muy inquieta en lo emocional y termine cansándome sin estar enamorada siquiera.

a los ventiún años, ya tenia entre mis brazos a mi primera princesa, Naty. Aunque fue una bendición, cambio mi vida por completo.  Deje muchas cosas de mi juventud sin concluir y estudios sin terminar. De una manera drástica empecé una vida  llena de responsabilidades.

Todos estos ajustes coincidieron con mi llegada a los Estados Unidos con un bebe de 4 meses, un pais extraño y sin saber el idioma. Con todo, aprendí mucho y lo más importante, madure.

Quizás tú estás leyendo esta pequeña historia y recuerdas lo que vives hoy. 
Quiero que sepas que Dios te permite vivir cada experiencia para enseñarte muchas cosas y para que aprendamos a verlo en cada circunstancia de nuestra vida.  Recuerda que Dios  te ayuda en todo momento.... ¡si tú te lo permites!.   "Claudia Pinzón"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Siguientes pasos para una vida cambiada

Generaciones de influencia e impacto

El Poder de la amistad