Tus Triunfos están en Dios

El primer versículo que aprendí cuando conocí a Jesús fue:  "Deleítate en el Señor". Como todo lo nuevo, me tomé un tiempo para entender lo profundas que eran estas palabras.  Este ha sido un versículo que me ha seguido durante los últimos años.

Luego un día entendí que deleitarme en el Señor era estar siempre en el gozo de Dios, Feliz ante su presencia y sirviéndole a Él.  Desde entonces,  en mis oraciones ha estado presente que la clave es amar a mi Dios con todo el corazón, servirle con lo mejor que tengo, gozarme, gozarme en su amor  sin importar las situaciones por las que esté pasando y tener siempre la esperanza de que mi vida era para servirle y trabajar para Él. Así  que ahora estoy segura de que eso me da una enorme recompensa.   No sé cuándo ni cómo, pero Dios me concederá los deseos de mi corazón, ya que esa es la promesa de la segunda parte del versículo " y Él te concederá los deseos de tu corazón.  

Por eso  quiero que hoy, cuando estamos como familia llevando este libro cada día, tú puedes comprendas  comprender y aplicarlo a tu vida.  CLAUDIA PINSON

Comentarios

Entradas populares de este blog

Siguientes pasos para una vida cambiada

Generaciones de influencia e impacto

El Poder de la amistad