Tu Mayor Tesoro


Tu Mayor tesoro 

La necesidad espiritual  en el ser humano es algo primordial e inevitablemente fundamental.  Naciste para ser feliz, naciste para triunfar, tu vida tiene un propósito sublime, no estas vivo por casualidad.  hay un significado precioso y profundo  en tu ser cuando comiences a comprender el valor que tienes, comenzaras a ver el mundo de otra manera, podrás disfrutar de muchos cosas tan sencillas y gloriosas que nos brinda el día a día seras mas feliz y podrás sentirte más pleno y satisfecho.
Comienza hoy a descubrir la gran trascendencia del tesoro más preciado que te fue entregado. Tu propia vida.   La ciencia ha estado investigando el origen de la vida y este ha sido tema de interminables discusiones e investigaciones. Y todas las pruebas por crear o simular como comenzó la vida han llegado a la
siguiente conclusión: que ningún experimento del hombre nunca ha podido crear vida donde no hay vida. En otras palabras “la vida sola sale de la vida”. Todo en el mundo tiene un origen y toda la creación tiene un propósito de ser, todo tiene un principio y toda vida tiene un inicio desde otra vida. 
La vida no se inicio en este planeta al azar, ni la vida es un producto  de una fantasiosa sucesión de casualidades aleatorias que la produjeron de forma “mágica y misteriosa”. La vida ya estaba antes de aparecer en este planeta, la esencia de la vida no tiene principio ni fin, la vida siempre existió, puesto que la
vida en si es eterna. La vida existe en Dios y nos fue dada por medio de él. Dios es el autor, es el dador de la vida y es quién permitió que tu vida se gestara y existiera. 

Dios es el origen de toda especie de vida, quién creo todas las cosas, el es el grande y único creador y toda su creación tiene un propósito maravilloso. Tú naciste para amar y ser amado, naciste para sentirte 
es triunfar, ser feliz, desarrollarte, disfrutar, madurar, prosperar y experimentar la indescriptible alegría de comprender que cumplir con nuestro precioso destino personal es el sueño de Dios.
Lo que muchos se preguntan es porque tantas cosas malas suceden, porque si Dios existe y es bueno permite tanto sufrimiento. En verdad Dios jamás quiso que sufriéramos, pero fue inevitable porque nos
creo como personas libres, se ocupo de advertir a la humanidad una y otra vez que habría cosas que por consecuencia traerían dolor y  sufrimiento. Es tan sencillo comprender que podemos optar por hacer
el mal y por esta posibilidad es que suceden tantas desgracias. Dios nos dio la conciencia para discernir entre lo bueno y lo malo, pero también podemos taparle la boca a nuestra conciencia para seguir
haciendo el mal. Esto tiene más sentido que si hubiéramos sido creados solo con la capacidad de actuar tipo “seres programados”, pero no fuimos creados “como robots”, sino que podemos elegir nuestras decisiones. 
Somos hijos de la creación de Dios, el es el gran padre de todas las cosas y como buen padre tiene planes y sorpresas diseñadas para cada uno de sus hijos. Aunque el gran problema reside en que voluntariamente podemos optar por rechazarlo y de esta forma, desgraciadamente, podríamos ignorar su plan diseñado para
nosotros. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Siguientes pasos para una vida cambiada

Generaciones de influencia e impacto

El Poder de la amistad