Fe carnal y Fe espiritual parte 1

"Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Gracias a ella fueron aprobados los antiguos.
Por las fe entendemos que el universo fue formado por la palabra de Dios,m de modo que lo visible no provino de lo que se ve". (Hebreos 11:1-3)

La fe es el tesoro más precioso entre todos los tesoros así como la clave para resolver todos los problemas de la vida ya que el Dios Todopoderoso, el Creador, puede hacer cosas que el poder humano no puede hacer con su habilidad. Si usted tiene fe no tendrá ninguna dificultad para recibir respuesta a sus enfermedades, problemas familiares o de negocios, y una miríada de adversidades. Al hablar de fe encontramos la fe verdadera o fe espiritual reconocida por Dios, y también la fe carnal que Dios no puede reconocer.

1. ¿Qué es la Fe carnal?
En primer lugar, la fe carnal es aquella con la cual usted cree en lo que concuerda con sus pensamientos y conocimiento.
Si yo digo: "Esta toalla es de color blanco", aquellos que ven que la toalla es blanca creerán lo que estoy diciendo debido a que mi declaración está de acuerdo con su conocimiento obtenido desde el nacimiento. ¡Incluso la gente del mundo puede tener este tipo de fe!

Hay cosas en este mundo que la gente cree y acepta como verdaderas, pero también hay cosas que cambian con el pasar de los años. Asimismo, los estándares y formas de pensamiento difieren mucho entre las culturas de los diferentes países con grupos étnicos diversos e incluso entre cada individuo.


Por ejemplo, hace mucho tiempo atrás, la gente aprendió que la Tierra no era redonda sino plana, y también creían que el sol giraba alrededor de la Tierra. En aquel entonces las personas creían que aquello era verdad, pero en la actualidad nadie lo cree así. Al presente, si alguien dice la verdad, quizás los demás no la acepten como una verdad si es que no está de acuerdo con su propio conocimiento.

Debido a que muchos han sido instruidos en la teoría falsa llamada "Darwinismo" como una verdad, ya no creen en el Creacionismo, que constituye la verdad auténtica. Incluso después de que millones de años han pasado, los peces no pueden evolucionar en animales terrestres ni pueden llegar a ser simios; sin embargo, aquellos que han aprendido esa teoría creen firmemente que el evolucionismo es la verdad.

Existen también personas que dicen creer en Dios, pero no creen en la Biblia por completo. Aceptan solamente las partes que concuerdan con sus teorías y conocimiento, pero no pueden creer que los Cielos y la Tierra fueron creados de la nada por la Palabra de Dios. Ellos tampoco logran entender las poderosas obras imposibles para la habilidad humana, de modo que, cuando leen sobre milagros y señales, piensan que no pueden haberse dado en verdad sino que son simplemente parábolas o representaciones simbólicas de algo. Al escuchar que Pedro caminó sobre el agua, en su interpretación ellos dicen que él lo hizo sobre aguas poco profundas.


Una persona cree cuando se le dice que ha sido sanada por medio de una intervención quirúrgica y la medicación prescrita, pero cuando escuchan que alguien ha recibido sanidad por medio de una oración ellos dudan y piensan que hay algo más de por medio. Este tipo de creencia no constituye fe espiritual ni fe por la cual podemos recibir salvación. Este tipo de fe no tiene nada que ver con Dios. Fe verdadera es creer que todas las palabras de la Biblia son la inspiración de las palabras de Dios mismo y la verdad absoluta sin que importe el tipo de conocimiento que hayamos adquirido.
En segundo lugar, la fe carnal es voluble.

Algunas personas oran fervientemente, adoran a Dios con diligencia y viven la vida cristiana con entusiasmo para recibir la respuesta a los deseos del corazón, pero si no reciben respuestas lo suficientemente rápido, empiezan a dudar. Al empezar a dudar pierden la gracia, de modo que piensan que las respuestas recibidas o los testimonios de aquellos que han recibido una respuesta son simple coincidencia. Todas sus obras en arras de recibir respuestas no provenían de una fe verdadera (Santiago 1:6-7).

Usted debe confiar que ha recibido todas las cosas por las cuales ha orado y ha pedido (Marcos 11:24). Por lo tanto, si usted recibe una oración con fe, nunca más tendrá dolores en su vida, sino que abundará el gozo, la gratitud, y estará lleno de esperanza. Además, solamente si su fe no cambia a pesar de no tener la evidencia visible al momento podrá ser reconocida como "fe verdadera".

Para la próxima actualización la parte 2 de fe carnal y fe espiritual 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Volviendo a su Perfecta Voluntad

Siguientes pasos para una vida cambiada

Generaciones de influencia e impacto