Principios y Propósito del Trabajo





El Edén era suficientemente grande para sostener a toda una familia.
Ellos no tenían necesidad de nada.

No trabajaban por necesidad. Es un problema trabajar por necesidad.
A través de la creación Dios nos enseña, que todo trabajo, toda labor, es generado por Él.
Para todo lo que hagamos tenemos que tener la perspectiva bíblica.
Trabajar es servir. La grandeza está en servir y no en ser servidos.

1- El trabajo vence la pobreza, porque cubre todas las necesidades.
2- El trabajo nos permite ser personas productivas y nos permite satisfacer nuestras necesidades en un mundo que tiene un costo económico, porque nada es gratis.
Todo lo subsidiado alguien lo está pagando.
Dios no nos hizo para mendigar.

3- Trabajar es saludable. Porque nos hace personas útiles, la utilidad favorece la buena salud.
Tengo mucho para hacer, tengo mucho para dar.
Demasiado ocio tiende a debilitar la autoestima.
Lea: Mateo 25:14-25
Dios está en todo su derecho de pedirnos cuenta de lo que nos dio.
El problema no es lo que me dan, sino que hago con lo que me dan.
El ocio es trabajar en lo que Dios no quiere que trabaje.
El ocio no es ausencia de trabajo.
El tema no es el trabajo sino de qué trabajo.
Mientras no encuentre mi vocación igual tengo que trabajar.
La vocación me la da Él que me envió a la tierra. Él me da la Razón, Propósito.
En Mateo el último recibe, cava la tierra, y lo esconde. Eso es ocio, hacer lo que no debo con lo que se me confió.
Haciendo esto pensó que se quitaba la presión de rendir cuenta.
Toda presión que venga por fuera es menor a la Presencia que tengo por dentro.

4- El trabajo es un excelente vínculo para relacionarse. Porque nos permite conocer a otras personas.
El trabajo es un agente facilitador de contactos positivos.
Génesis 41:8-12 Sucedió que por la mañana estaba agitado su espíritu, y envió e hizo llamar a todos los magos de Egipto, y a todos sus sabios; y les contó Faraón sus sueños, mas no había quien los pudiese interpretar a Faraón.
La Palabra dice: "Mas no había quien…" Esto fue entre los que Faraón llamó. Pero si había entre los que aún no llamó.
Había una diferencia entre José y los demás. Porque todo lo que José hacía Dios lo hacia prosperar.
La vinculación en el trabajo mejora la calidad de vida.
Este hombre fue el vinculo entre la vida que vivía y la que va a vivir, junto con la de esa nación y la de la misma familia de José.

5- El trabajo nos permite realizar un aporte social.
Trabajar nos permite mostrar a otros lo mejor que tenemos para ofrecer.
José hizo un extra, no solo le interpreta el sueño sino aún le añade aquello que es sabiduría para saber que hacer en los próximos 14 años de Egipto.

6- El trabajo nos permite obtener el reconocimiento.
Aquellas personas que se dedican a trabajar con entusiasmo y compromiso obtienen reconociendo de trabajar con excelencia.
En Daniel capítulo 2 vemos que el rey lo engrandeció y le dio el reconocimiento. A Daniel le llegó el momento pero primero tuvo que trabajar interiormente su vida, para que luego tenga un reconocimiento exterior.
Si trabajo con La Palabra de Dios… me voy para arriba, por trabajar con calidad y con excelencia. Esto es marcar la diferencia.

7- El trabajo me permite el uso adecuado del tiempo.
Efesios 5:15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios,
Hay que andar como sabio. El sabio anda aprovechando bien el tiempo.
Hay conversiones que son ociosas, que nos hacen perder el tiempo.
Yo soy llamado a no perder el tiempo en cosas improductivas.

8- El trabajo puede y debe ser algo placentero.
Es cuando entiendo que lo estoy haciendo para mi padre.
Se debe disfrutar del trabajo, y eso lo hacemos cuando lo vemos como Dios lo ve.
¿Qué placer puedo verle al trabajo?
El placer de lo que puedo aprender. Por lo que vinculamos, porque nos destacamos.
El trabajo no es el problema sino las creencias que tenemos sobre el.

1- tenemos que desarrollar una visión laboral correcta.
La visión solo me la puede dar la Palabra de Dios.
La visón es la causa de la voz a la que oímos.
2- Cuando hay visión la tenemos que desarrollar con nuestro mejor ánimo.
Esto es cuando decidimos no evadir nuestras responsabilidades.
Siempre habrá deberes compartidos, los de Dios y los míos.
3- La actitud mas conveniente siempre será la humildad.
Isaac se quedó cuando quería irse, la actitud de hacer lo que nadie hacía.
La humildad de Isaac fue someterse a alguién superior.
Cuando hacemos lo mejor que podemos cada día, a eso se le llama ética, gratitud.
Si el inicio del trabajo lo inició Dios, El nos dio el trabajo para nuestro beneficio.
Uno de los propósitos principales de trabajar es desarrollar carácter.

Todos podemos tener una personalidad pero no tener desarrollado el carácter.
1- Un trabajo no es solamente una tarea para ganar dinero, sino que la intención divina es producir carácter divino en nosotros.
2- El trabajo es la señal, la marca de Dios que nos distingue.
3- El trabajo Produce un estilo, la imagen de Cristo en nosotros que nos da a conocer.
Lucas 6:43-44
Cada persona se conoce por lo que hace. Por su Frutos lo conoceréis.
Identidad no es lo que hago, sino lo que soy.
Pero si soy lo que Dios dice que soy lo tengo que reflejar por lo que hago.
4- El trabajo produce un Conjunto de cualidades o circunstancias.
Nada daña más que una mentalidad de pensionado.
Yo no me retiro hasta que Dios no termine conmigo. Usted tampoco lo haga.
5- El trabajo es pura adoración a Dios.
6- El trabajo es un estilo de vida.
7- El trabajo es honroso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Generaciones de influencia e impacto

Siguientes pasos para una vida cambiada

Creciendo a Través de los Retos