Fe plástica


Hay diferentes tipos de personas: Unas son las que oyen dos o tres mensajes de fe y se convierten en los super héroes de la fe: creen que se las saben todas pero aun no han logrado nada. Y los otros son los que tienen una fe plástica: son los que dicen estar bien porque todo el mundo lo dice, pero no porque lo crean. Ante cualquier dificultad esta fe plástica se derrite y cede, mas el propósito de Dios es bendecirnos.
La Biblia dice que caerán mil a un lado y diez mil al otro, pero si tenemos la fe de Dios, no la fe plástica, nada podrá alcanzarnos. Por eso hay que tener pensamientos positivos de la Palabra, o sea, los pensamientos de Dios, no los del control mental. 

La manera de proceder del hombre espiritual es tener siempre una acción para resistir cada cosa que venga en su contra. La Iglesia que va a estar en los días buenos será aquella que permanezca en la Palabra de Dios. Porque cuando el mundo atraviese el día malo, éste los tocará.
La verdad es grande y no necesita de nosotros para defenderse. Jesús dijo: “Yo soy la Verdad”, y por más que venga el día de maldición, siempre la verdad le ganará a la mentira. Nunca lo falso le ganará a lo verdadero. ¡Nunca! Porque la verdad es eterna. 

¿Cuál es la esencia? Quieran o no, todos los seres humanos tienen capacidad espiritual. Aun quienes están en el mundo. La verdad tiene un compromiso, y es con ella misma. Y Dios no va a violar ese compromiso. Es como en el matrimonio; para que siga creciendo la relación tiene que cultivarse día a día, o de lo contrario surgirán los problemas. Y la Iglesia es un matrimonio con Cristo, el esposo. Entonces tiene que cultivarse la relación con Él diariamente. 

El hombre espiritual es el que conoce la Palabra de Dios, y hace uso de ella.
El hombre espiritual no es meramente emocional, racionalista e intelectual.
En nosotros hay una parte emocional, una parte racional y otra intelectual. Pero todo eso no hace al hombre espiritual, sino la palabra de fe, que lo sostiene cuando recibe una noticia desalentadora. El hombre espiritual siempre está listo para Dios. Por eso el éxito divino exige compromiso, interrelación, fusión, unificación con el espíritu de Dios. Aunque también necesitamos la razón y las emociones. Nuestro éxito radica en fusionarnos con Cristo Jesús. Eso es ser espiritual. Hay momentos en que el diablo nos lanza tantos dardos que todo parece ponerse feo, pero si intensificamos nuestra relación con Dios, nada nos pasará.
,
Romanos 8:1 

“Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, pues por medio de El la ley del Espíritu de vida me ha liberarado de la ley del pecado y de la muerte”.

Esta es la clave para mantener una correcta espiritualidad. Aunque hay maldición en la tierra, ésta no alcanza a los que andan conforme al Espíritu. Aunque vengan días malos, para ellos serán buenos. Aunque haya catástrofes, no tocarán a los que están en Cristo. Jesús también dijo que habría persecuciones, pero a los que confían en Él no los alcanzarían.

http://creerenjesus.blogspot.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Generaciones de influencia e impacto

Siguientes pasos para una vida cambiada

Creciendo a Través de los Retos